• El mayor catálogo de Europa + de 90.000 productos en venta

  • Mejor tienda online de vinos 2016 Más de 100.000 clientes satisfechos

  • Comprar vino online es rápido Tienda de vinos y licores con envío a partir de 48h

Tequila

Ver todos los productos en Tequila »
Tequila es el nombre que se le da al mezcal o destilado de ágave que tiene su propia Denominación de Origen, en México.
El origen del tequila, más allá de que se sitúa en México, es prácticamente desconocido. Se sabe que es un invento colonial, porque fueron los colonos españoles los que introdujeron el proceso de destilación en México, pero la autoría del tequila aún se la disputan entre las poblaciones de Tequila y Amatitán.

Hay 3 tipos de tequila:

  • Tequila blanco (o tequila silver): Es el tequila que no ha sido envejecido en barricas de roble. Sólo pasan por barrica tras la destilación, mientras espera a ser embotellado.


  • Tequila reposado: Es el tequila que ha pasado un periodo en barrica de entre 2 meses y 1 año, en barrica de encino o roble. Tiene un color avainillado, y un cierto sabor a madera.


  • Tequila añejo: Es el teuila que ha sido envejecido más de 1 año en barrica. Su color es el más oscuro, como sus sabores y aromas están más marcados por la madera.


El tequila es un aguardiente elaborado en una pequeña región de México, mediante la destilación del "mosto" fermentado que se obtiene del corazón de una planta conocida como el "Agave tequilana Weber variedad azul". A este corazón de la planta, semejante a una gigantesca piña, se le denomina también "mezcal", que en náhuatls quiere decir "la casa de la luna".
En México, existen doscientas variedades de agaves diferentes, pero no cabe duda que el más famoso de todos es el mezcal de Tequila, cuyo apelativo se debe a una antigua y dinámica población que se encuentra a unas quince leguas al norte de Guadalajara y camino a San Blas en Nayarit en las costas del Pacífico mexicano.
En sus alrededores, y por todo el terreno que correspondía durante la época colonial al Corregimiento de Tequila, crece noble y saludable el Agave tequilana Weber variedad Azul, y en muchas partes se yerguen grandes y pequeñas fábricas del prestigiado licor conocido antes como "vino de mezcal de Tequila".
En otros tiempos el Tequila se consideraba la bebida alcohólica "mexicana por excelencia".

Fue a mitad del siglo XVI cuando algún español, empezó a producir Tequila. Las hojas del agave eran aprovechadas para construir techumbres, fabricar agujas, punzones, alfileres y clavos, entre otros objetos de uso cotidiano; además de utilizar las pencas secas como combustible, sus cenizas se usaban como jabón y su savia para la curación de heridas.
Fue la Revolución mexicana la que, a fin de cuentas, predijo una nueva actitud que redundó en favor del tequila.
Beber Tequila en vez de otros aguardientes importados representó una actitud nacionalista en México, incluso el mismo gobierno favoreció la imagen del Tequila, casi como un símbolo del Estado Nacional. También en los años treinta y cuarenta, la cinematografía mexicana contribuyó de sobremanera a este fin, creando un estereotipo errado del ser y quehacer de los mexicanos.
A partir de 1940 la industria Tequilera estaba lista para subir al whisky, el cual dejaría de llegar a Estados Unidos debido a la segunda guerra mundial; la exportación de tequila alcanzó entonces niveles insospechados.
A partir de 1950 la producción de Tequila inició mejoras técnicas considerables. Muchas fábricas, sin detrimento de la calidad, alcanzaron índices de alto rendimiento e higiene. Por otro lado, se descubrió que la región óptima para cosechar el Agave tequilana Weber Var Azul podía ser mayor, sin perjuicio del producto, de forma que la creciente demanda del mercado pudiera ser atendida debidamente.

Actualmente los campos agaveros, con su fisonomía tan característica, comprenden una gran franja central del paisaje jaliciense; en tanto que, de una manera directa o indirecta, la industria involucra a un considerable número de personas, orgullosas todas ellas de participar en la producción de un producto implicado de manera profunda en la vida de la región occidental de México, y satisfecha de ofrecer una bebida cabalmente mexicana a los demás habitantes del mundo.

El agave es un cultivo que a lo largo de dos siglos ha sido sostén importante de la agroindustria tequilera y de la economía agrícola de la región de Tequila, Jalisco, y de casi 100 años a la fecha, también de la región de Los Altos.
Para la cultura náhuatl, el maguey representa una creación divina que se presenta en Mayahuel, Diosa que tenía cuatrocientos pechos para alimentar a sus cuatrocientos hijos. Por eso los antiguos Náhualts consideraban que dicha planta era un nutriente principal. Mayahuel estaba casada con Petácatl, quien representaba a ciertas plantas que ayudaban a la fermentación del pulque, y que hacían que la bebida adquiriera más y mejores poderes mágicos.
El agave azul tiene su propia historia, el origen del agave azul y del tequila según los historiadores, es una mezcla de muchas que se dieron después de la conquista. Los criollos, los mestizos y las haciendas, generaron el nuevo prototipo de lo mexicano.

Proceso de elaboración:

  • Jima: una vez maduro el agave, se Jima y consiste en eliminar la parte foliar de las hojas dejando únicamente la base de las mismas junto con el tallo obteniendo como resultado la piña.


  • Hidrólisis o cocimiento: posterior a la Jima, las piñas son llevadas a las fábricas, en donde son hidrolizadas a través de la aplicación de calor a alta presión con el propósito de desdoblar los polímeros de insulina y obtener azúcares simples, en este caso fructosa y glucosa, aptos para ser fermentados.


  • Extracción: previa o posterior a la hidrólisis, los carbohidratos o azúcares contenidos en las piñas de agave deben ser separados de la fibra, esta extracción se realiza comúnmente con una combinación de desgarradora y un tren de molinos de rodillos.


  • Formulación: de conformidad con la Norma Oficial Mexicana del Tequila en vigor, el fabricante de tequila puede elaborar 2 categorías de Tequila, las cuales son Tequila 100% de agave y Tequila respectivamente.


  • Fermentación: en esta fase de proceso, los azúcares presentes en los mostos son transformados, por la acción de las levaduras, en alcohol etílico, el principal componente del Tequila. Factores críticos en esta fase son, la temperatura, el pH y la contaminación por organismos que representan una competencia para las levaduras.


  • Destilación: una vez concluida la fase de fermentación, los mostos contienen cantidades mínimas de azucares y a su vez, contienen cantidades representativas de alcohol, estas cantidades pueden variar de 4 a 10% alc. vol. La destilación se lleva generalmente en dos fases y consiste en la separación y purificación del alcohol ya mencionado, eliminando los componentes no deseables como son; los restos de lavaduras, las sales nutritivas, sólidos, algunos alcoholes secundarios como el Metanol y un grupo de compuestos conocidos como alcoholes superiores y en última instancia, el agua. Por su parte el alcohol deberá cumplir con ciertos requisitos fisicoquímicos para poder ser considerado como Tequila.


  • Maduración: durante la maduración, el tequila sufre cambios que determinan su característica final entre ellas la madera y su proceso de secado, iluminación, temperatura, humedad de las bodegas de maduración, contenido alcohólico del producto de maduración así como el numero de ciclos de uso que se les da a las barricas, determinan el perfil definitivo del tequila en cuanto al sabor y aroma.

Comprar Tequilas online.
Ver más

Uvinum te recomienda