Vinos débiles, Vinos delicados y Vinos duros

Vinos delicadosVinos débiles, vinos delicados y vinos duros son los 3 conceptos de cata sobre los que vamos a hablar hoy. Los 2 primeros, sobre todo, parecen muy relacionados, pero sin embargo tienen matices muy diferentes. En realidad veremos que, aunque se asientan sobre la misma base, el vino débil y el vino delicado son las 2 caras de una misma moneda.

En cuanto al vino duro, es una expresión que se usa con 2sentidos distintos, por lo que es necesario que expliquéisa qué sentido os referís cuando lo usáis. Nos vamos explicando:

Cuando un vino tiene poco aroma o sabor, podemos decir que se trata tanto de un vino débil o de un vino delicado. ¿Cuál es entonces la diferencia? Pues la marcará el hecho de que el resultado sea un vino al que no apreciemos aromas (vino débil), o un vino al que le notemos grandes aromas o sabores pero de forma muy ligera, casi imperceptible (delicado).

La diferencia no es cuántos (poco en los 2 casos) sino cuáles son los aromas o sabores que apreciamos. Si se trata de un vino con buenos aromas echaremos en falta algo más de potencia aromática, que nos haría disfrutar más, mientras que un vino débil no va a mejorar la calidad de su aroma aunque éste sea más potente.

Un excelente vino que resulta muy delicado de aromas es el Fray Germán Verdejo 2009.

Mientras que vinos delicados y vinos débiles son 2 términos que se refieren, con matices, a la misma cosa, cuando decimos que estamos ante un vino duro lo que podemos decir son 2 cosas diferentes.

Un vino duro puede ser un vino tánico o astrigente, y puede ser un vino con exceso de acidez. En el caso de que lo usemos porque nos parece tánico (con muchos taninos, áspero en la boca ), se trata de una característica, y como tal a algunos le gustarán los vinos duros y a otros no, si bien suele tener una connotación negativa. También se puede usar cuando se prueba un vino de larga crianza que aún no ha evolucionado suficiente en la botella (“este vino se muestra aún un poco duro”). En cambio, en la segunda acepción, la palabra se usa con un sentido claramente negativo (todos los conceptos que se refieren a un exceso lo son).

También hay quien usa la expresión “vino duro” en ambos sentidos a la vez, o cuando el vino le parece con demasiado cuerpo, o con exceso de alguna cualidad, que es lo que le hace “duro”. También, por tradición, hay zonas donde los vinos pueden ser más duros (en el sentido de tánicos) que en otras (en Extremadura o Bullas suelen hacer vinos más duros que en Pla i Llevant o Navarra, por ejemplo), por lo que se puede relativizar el uso del término (un vino navarro especialmente duro no tiene por qué ser más duro que un Bullas, por ejemplo).

Un vino especialmente duro para Pla I Llevant, por ejemplo, es el Miquel Gelabert Cabernet Sauvignon 2003, y sin embargo os aseguro que se trata de un vino excepcional.

¿Te gustan los vinos duros? ¿O los prefieres delicados? ¿Te has llevado alguna decepción con algún vino que te pareciera débil?

Comments Vinos débiles, Vinos delicados y Vinos duros

Dejar un comentario Vinos débiles, Vinos delicados y Vinos duros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *