Vino y arte: un matrimonio que dura desde hace siglos

El vino y el arte son parte integrante de la historia del mundo. A lo largo de los siglos, el arte y el vino se han cruzado a menudo. Frescos egipcios que hablan de la vendimia, mosaicos dedicados a la pintura Dionisíaca, Barroca, Impresionista o Cubista… realmente el vino sirve de inspiración en cada época y estilo.
He aquí algunos ejemplos de grandes obras de arte en las que aparece el vino. ¿Las conoces?

Las Bodas de Caná – Paolo Veronese

“Las bodas de Caná” es una obra colosal del pintor Paolo Caliari, conocido como el Veronés (1528-1588), que mide 6,77 m x 9,94 m. La pintura se remonta a 1562, cuando el Veronés recibió el encargo de decorar el refectorio del Monasterio de San Giorgio Maggiore en Venecia.

La pintura representa el famoso episodio bíblico de las bodas de Caná, durante las cuales Jesús transformó el agua en vino. Para admirarla, hay que ir al Louvre de París, donde fue tomado por Napoleón en 1797.

Baco – Caravaggio

El retrato del dios Baco fue pintado por Caravaggio (1571-1610) entre 1596 y 1598. El protagonista está representado según la iconografía tradicional: desnudo, con una corona de hojas de vid en la cabeza y con una copa de vino tinto en la mano, que parece ofrecer al espectador.

Se cree que Caravaggio utilizó un espejo y su propia imagen reflejada para estudiar la posición de su mano. Es por esta razón que Baco sostiene el vaso con su mano izquierda.

La pintura se conserva en la Galería de los Uffizi de Florencia.

Encuentro de bebedores – Bartolomeo Manfredi

Similar al estilo de Caravaggio es el de Bartolomeo Manfredi (1582-1622). En su “Encuentro de bebedores”, las figuras emergen de un fondo oscuro, violentamente iluminado por una luz que viene de arriba. Es una pintura que da una sensación de suspense e inquietud, bien representada por la posición de hacinamiento y las expresiones de los personajes.

Hoy en día, la pintura, que data de 1621, se encuentra en el extranjero, en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles.

Desayuno de remos – Renoir

Conservado en la Phillips Collection de Washington, el famoso “Le déjeuner des canotiers” de Pierre-Auguste Renoir (1841-1919) data de 1880-1882.

El cuadro representa la terraza del restaurante Fournaise en la isla de Chatou, frecuentada por los remeros parisinos que amaban practicar su deporte a lo largo del Sena. Es una escena festiva y alegre, con 14 personas reunidas en torno a la misma mesa para disfrutar de una tarde de domingo.

Es una pintura de tonos claros y suaves, que da una sensación de ligereza.

Café de noche – Vincent Van Gogh

Cegador, estridente, angustiado. “Café de Noche” (1888) de Vincent van Gogh (1853-1890) es un intento de representar la degeneración humana que se produce en los bares durante la noche.

En los clubes nocturnos, las más terribles pasiones humanas salen a la luz ayudadas por el alcohol. Según el pintor, los colores más adecuados para representar la inquietud y la desesperación son el rojo y el verde, que abundan en el cuadro.

Si tienes curiosidad por verlo en directo, deberías ir a la Galería de Arte de la Universidad de Yale.

Al día siguiente – Edvard Munch

Sabes, el vino es una alegría… ¡Pero no exageres! El pintor noruego Edvard Munch (1863-1944) quiso representar el drama de la resaca en el cuadro “El día después” (1895). El título ya lo dice todo.

El protagonista principal es representado en la cama, en una posición no exactamente elegante, y en primer plano se pueden ver las botellas y vasos abandonados de la noche anterior. Es una escena triste, que representa las consecuencias físicas y la soledad causadas por el abuso del alcohol.

Se puede admirar en Nasjonalgalleriet en Oslo.

Dos mujeres sentadas en un bar – Pablo Picasso

La pintura se remonta a la época azul del pintor Pablo Picasso (1881-1973). Como su nombre indica, “Dos mujeres sentadas en un bar” (1902) -también llamado “Dos prostitutas sentadas en un bar”- representa a dos chicas vestidas de azul sentadas en el mostrador de un café. Las chicas, sin embargo, no parecen divertirse.

Los hombros curvados y los rostros hacia abajo dan una sensación de tristeza y aburrimiento, una sensación resaltada aún más por los tonos fríos y apagados de la pintura. La ropa provocativa parece sugerir la profesión de los dos, que esperan en el bar al siguiente cliente.

La pintura está expuesta en el Museo de Arte de Hiroshima, Japón.

La próxima vez que entres por las puertas de un museo, afila tus ojos y trata de encontrar tantos vasos como sea posible en las pinturas de las paredes.

 

 TAGS:Follador Prosecco Valdobbiadene Brut

Follador Prosecco Valdobbiadene Brut

Follador Prosecco Valdobbiadene Brut:  Se trata de un vino espumoso de Prosecco Di Conegliano-Valdobbiadene con racimos seleccionados de glera.

 

 TAGS:Sassicaia 2015

Sassicaia 2015

Sassicaia 2015: un vino tinto de Bolgheri Sassicaia a base de cabernet sauvignon y cabernet franc de 2015 y con un grado alcohólico de 13.5º. 

Dejar un comentario Vino y arte: un matrimonio que dura desde hace siglos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *