Un vino para La Roja

Acabó el Mundial, pero la alegría de las pasadas fechas nos inspira reflexiones, en este caso relacionadas con nuestro querido mundo del vino. Hoy queremos plantear una pregunta, un juego de niños: si la selección española fuera un vino, ¿qué vino sería?

Bueno, si trasladamos las cualidades de la selección al terreno enológico, tendríamos que empezar seleccionando un vino español, eso sin lugar a dudas. Además, y dado que se trata de la roja, lo más coherente es que se tratara de un vino tinto. ¿O no?

Ahora los criterios de selección, como los de Del Bosque, se hacen más subjetivos. Esta selección inició su camino triunfal en el 2008, así que le pondremos esa fecha al vino. Sí, definitivamente un vino de la cosecha del 2008.

Con la denominación de origen podemos discrepar, según el criterio que utilicemos. Podemos seleccionar un Rioja, la Denominación de Origen más conocida a nivel internacional, o un Ribera del Duero, D.O. del vino tinto mejor puntuado por Peñín ese año (el Dominio de Atauta), pero en esta caso, ya que la selección ha tenido un especial protagonismo de los jugadores del Barcelona, nos vamos a decantar por una de las dos denominaciones que producen tintos en la provincia de Barcelona: Alella y Pla de Bages.

Tienen que ser vinos especiales, de gama alta, diferentes, con estilo propio, más elegantes que carnosos, con un toque autóctono pero con vocación internacional… No es fácil, ¿verdad?

En cuanto al tipo de uva, también existen dudas: si bien la uva que representa a España por excelencia es la tempranillo, hay que tener en cuenta que en la selección están Torres y Reina, ídolos internacionales que compiten en el extranjero…¿un coupage?

Violeta Dolç Mataró 2008

Al final surgen dos buenos candidatos, que podría representar lo que España ha significado en este mundial. Son el Violeta Dolç Mataró 2008 (Alella), y el Abadal Cabernet Franc-Tempranillo 2008 (Pla de Bagès).

Abadal Cabernet Franc-Tempranillo 2008

El Violeta Dolç Mataró es un vino dulce (como el juego de España), elaborado con uva autóctona Mataró. La uva se deja sobremadurar en la cepa (tal y como España hace con sus rivales durante los partidos), pero se vendimia antes de su pasificación. El resultado es un vino para disfrutar tranquilamente, con una buena conversación.

La otra opción es el Abadal Cabernet Franc-Tempranillo 2008. Es un coupage de tempranillo (la más común en España) con la Cabernet Franc, joven pero reposado, ideal para carpaccios y carnes poco hechas (como la selección alemana).Un vino reconocido internacionalmente pero con gusto por el terroir y el buen hacer.

Y si vosotros tuviérais que asociar un vino a nuestra selección, ¿cuál es vuestra elección?

Dejar un comentario Un vino para La Roja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *