Etiqueta: vino

Propuestas enoturísticas para la vendimia

vendimia raimat

El tiempo de vendimia ya está aquí y con él las diferentes propuestas enoturísticas que se extienden por toda la geografía. Os recomendamos algunas para conocer de cerca los vinos y los procesos que utilizan la bodega en estos meses de vendimia.

Bodegas Raimat

A principios de agosto, la bodega Raimat (Costers del Segre – Lleida) protagonizó el esperado inicio de la temporada de vendimia en Europa. De noche y con su característica recolección manual, la campaña 2018 de la bodega se caracteriza por una recolección de uvas 100% ecológicas de las variedades base de sus vinos: xarel·lo y garnacha, entre otros.

Hasta 300 hectáreas de viñedo que se han seguido, de noche y a mano, para obtener el mejor vino. Gracias a las bajas temperaturas de la recolección nocturna se favorece a preservar los aromas y evitar fermentaciones no deseadas. Prevén una cosecha de excelente calidad, que se traducirá un año más en vinos de calidad superior. La recolección prosigue en Raimat con la vendimia de cepas destinadas a la elaboración de vinos blancos que se alargará hasta mediados del mes de septiembre y que finalizará con la recolección de las uvas tintas en octubre. Pueden visitarse sus bodegas durante estos meses.

Codorniu

Las bodegas Codorniu abren al público para conectarlo directamente con la vendimia. Entre otras actividades está la vendimia más refrescante, que se organiza el 22 y 30 de septiembre por la mañana y consiste en visitar los orígenes del cava y la historia de la bodega. Al finalizar, la la bodega ofrece la degustación de un cóctel refrescante elaborado con Anna Ice Rosé y un Anna Rocks, un helado elaborado por Jordi Roca, chef de El Celler de Can Roca y uno de los mejores reposteros del mundo y Rocambolesc, su marca de helados.

enoturismo codorniu

Fiestas de la vendimia en Jerez

Del norte al sur, porque durante estos días, muchas zonas vinícolas aprovechan para hacer sus fiestas. Del 1 al 16 de septiembre, turismo de Jerez organiza estas fiestas, concretamente, en Rota, en el que destacan documentales, coloquios y una cata de tintilla en el Consejo Regulador. Tanto jerezanos como visitantes podrán disfrutar de un variado programa de actividades en el que protagonista es el vino, pero también conciertos, rutas patrimoniales, actividades infantiles y visitas a bodegas.

Los vinos de Calatayud

Entre las propuestas enoturísticas para la vendimia, la Guía Peñín Vinos de España 2019 considera a la Denominación de Origen Calatayud la octava mejor de España, y la primera de Aragón, tal y como se ha publicado recientemente en el avance telemático de lo que será su guía impresa. En los últimos años, la Ruta del Vino D.O. Calatayud, de la que el Monasterio de Piedra forma parte, se ha convertido en un importante reclamo turístico. Sobre estas fechas, además, hay el atractivo de la vendimia, donde cabe la posibilidad de visitar viñedos con más de 50 años de edad, conocidas por los lugareños como “Viñas Viejas”. En la Comarca de Calatayud se tiene constancia de bodegas con más de 250 años de antigüedad, excavadas a mano y orientadas al norte para conservar temperatura y humedad.

Vendimia calatayud

En ellas se pueden catar los deliciosos caldos de la tierra. En nuestro restaurante contamos con una amplia selección de los mejores vinos con la Denominación de Origen. Las excelentes comunicaciones viarias y ferroviarias como el AVE. Pues a tan solo 25 minutos de Zaragoza y a 55 de Madrid, ha propiciado el impulso de la región como destino para el turismo enológico.

El vino tinto y el té verde podrían ayudar a prevenir enfermedades metabólicas y neurodegenerativas

vino tinto

Beneficios del vino tinto en enfermedades metabólicas

Tanto el vino tinto como el té verde ofrecen gran cantidad de beneficios para nuestro organismo, en parte, por los antioxidantes que poseen. Ahora, y gracias a un estudio, también se establece que ambas bebidas podrían tratar enfermedades metabólicas hereditarias.

Beneficios para prevenir enfermedades metabólicas

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Tel Aviv, concluye que el galato de epigalocatequina (EGCG), que se produce naturalmente en el té verde, y el ácido tánico, que podemos encontrar en el vino tinto, pueden llegar a bloquear la formación de metabolitos tóxicos. Se trata de sustancias que no directamente nocivas para el cuerpo, pero que pueden volverse tóxicas después de que hayan sido metabolizadas en el hígado.

La mayoría de las personas con trastornos metabólicos hereditarios nacen con un gen defectuoso que resulta en una deficiencia enzimática clave. Y en, este caso, los pacientes deben seguir una dieta estricta durante toda su vida.

El vino tinto y el ácido tánico

Los investigadores creen que el ácido tánico del vino tinto podría ayudar a tratar enfermedades metabólicas congénitas. Explicaron que los metabolitos, sustancias que son, entre otras cosas, los componentes básicos del ADN y las proteínas, se acumulan en el cuerpo. Y esta acumulación incontrolada es tóxica, llegando a causar trastornos mentales y de desarrollo severos.

En este caso, el ácido tánico es conocido por prevenir la formación de estructuras amiloides tóxicas que causan trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson. Así, previene las estructuras proteicas de tipo almidón que pueden causar tales enfermedades neurodegenerativas.

El vino tinto en enfermedades metabólicas

Conoce los beneficios del vino tinto

En el estudio, las dos sustancias se probaron en tres metabolitos vinculados a tres enfermedades metabólicas hereditarias: adenina, tirosina acumulativa y fenilalanina. Y se comprobó que, tanto el ácido tánico como el EGCG, fueron efectivos para bloquear la formación de estructuras amiloides tóxicas.

Resultados prometedores

Los protagonistas del estudio explican que las herramientas que han desarrollado son pioneras y tienen un enorme potencial para ayudar a una amplia cantidad de pacientes en el futuro. Los autores comentan que la investigación demuestra, una vez más, la capacidad de la naturaleza para producir el mejor candidato de medicamentos con el fin de tratar algunas de las peores enfermedades humanas. De manera que este enfoque podría facilitar el desarrollo de nuevos medicamentos para el tratamiento de este tipo trastornos.

El estudio, publicado en el diario del grupo Nature Communications Chemistry, todavía se encuentra en las fases preliminares. Los resultados prometen y son importantes para el desarrollo de nuevas terapias farmacológicas para las enfermedades metabólicas. Está visto que tanto el té verde como el vino tinto, además de protegernos de enfermedades relacionadas con el corazón, aumentan la salud cerebral.

 TAGS:Semele 2015Semele 2015

Semele 2015:  un vino tinto de la DO Ribera del Duero con los mejores racimos de merlot y tempranillo de 2015 y cuyo grado alcohólico es de 14º.

 TAGS:Azpilicueta Crianza 2014Azpilicueta Crianza 2014

Azpilicueta Crianza 2014: un vino tinto con DO Rioja a base de una selección de graciano, cariñena, tempranillo y mazuelo de 2014 y cuya graduación alcohólica es de 13.5º.

¿De dónde es el vino?

El vino es una de las bebidas fermentadas más antiguas. La historia del vino es apasionante.

Rusia es la cuna del vodka. Méjico lo es del tequila. Cuba, del ron. Escocia, del whisky. Pero … ¿de dónde es el vino? ¿Qué país tiene el honor de haber creado el vino? La atribución es dudosa y no está exenta de políticas, puesto que es un galardón bien hermoso, el hecho de haber descubierto tan divina bebida. Sin embargo, la aparición del vino no es un hecho que puede aislarse de la historia, más bien al contrario: es indisociable de la evolución histórica de la agricultura y de la gastronomía.

La historia del vino nace en el neolítico

Todo apunta que el vino nació durante el neolítico (edad de piedra). Los primeros vestigios de lo que podría ser vino se hallaron en los  Montes Zagros (en la región que hoy ocupa Armenia, Georgia e Irán), en concreto en el poblado neolítico de Hajji Firuz Tepe.

Fue en este asentamiento donde se encontró por primera vez una vasija datada de 5400 a.C. que contenía ácido tartárico, presente en la piel de las uvas, lo que parece indicar que contuvo vino. Este vino, además, procedencia de la variedad vitis vinifera sylvestris.

La aparición de rutas comerciales

Con la progresión, conversión de sociedades nómadas a sociedades sedentarias se iría mejorando el dominio de las técnicas agrícolas y, además, aparecerían nuevos oficios, y con ellos el intercambio de mercaderías y el comercio. Y, con el comercio, la expansión del vino desde Europa oriental hasta la India y China.

El vino en el Antiguo Egipto

Durante el reinado de Udimo, quinto Faraón de la dinastía I de Egipto (entre el 2914 a.C. y el 2867 a. C.), se llevaron a cabo representaciones pictóricas que mostraban a egipcios vendimiando. En un inicio el vino, que también podía provenir de zumo de granadas, se empleaba en ceremonias religiosas y se llamaba shedeh. A pesar de que el vino era algo reservado para las clases nobles y el sacerdocio, en los periodos festivos los egipcios de clases bajas también tenían acceso a él.

En cuanto a su conservación, el vino se guardaba en ánforas selladas . Algunas de ellas incluso llegaron a formar parte del ajuar funerario de los faraones, como en el caso de Tutankamón, donde se hallaron treinta grandes jarras de vino.

En el Antiguo Egipto el vino también se usó para limpiar los cuerpos antes y después de vaciarlos en el proceso de momificación.

De Egipto a Grecia

Dada la proximidad geográfica de Creta con Egipto y Fenicia respecto a la península Griega, se cree que el vino llegó a la cuna de la civilización moderna a través de la mítica isla del mediterráneo oriental.

Alrededor del 700 a.C. el vino era una bebida habitual y alcanzó unas cotas de popularidad tan importantes que incluso le asignaron un dios propio: Dioniso. Lo habitual era beberlo mezclado con agua por ser vinos de alta graduación alcohólica, y solo se bebían puros en rituales y celebraciones religiosas.

De la mano de la cultura griega se expandió el cultivo de la vid por los países mediterráneos. Y también procede de la antigua Grecia la primera documentación sobre el vino: bajo el título Los trabajos y los días, el poeta griego Hesíodo (siglo VIII a. C.) describió la cosecha y prensado de las uvas, cómo se consumía el vino -con agua- y su conservación -en pellejos de cabra-. 

El vino en el Imperio Romano

Hacia el 200 a.C. el vino llegó a la península de Italia e incluso las tierras del sur empezaron a ser llamadas Oenotria (“tierra de uva”), dada la facilidad del cultivo de la vid. El Imperio Romano tuvo un papel fundamental en la divulgación de vino y en la propagación del cultivo de la uva en Europa, llegando incluso a plantar vides en latitudes como Normandia, Flandes o los países bálticos. Fue, por así decirlo, una época de esplendor del vino a la que debemos agradecer, entre otros, la técnica del injerto en las cepas de las vides.

Los romanos también empezaron a utilizar cubas de madera para almacenar y transportar el vino, método que procedía del norte de Europa para el almacenaje de otras bebidas.

Con la caída del imperio romano, recogerían el testimonio los monasterios cristianos, donde durante la Edad Media se seguiría con el cultivo de la vid para obtener vinos destinados a la consagración de la misa.

El vino en el Nuevo Mundo

La introducción de la vid y del vino en lo que llamamos Nuevo Mundo fue de la mano de los jesuitas y los conquistadores. Se debía garantizar el suministro de vino en los oficios religiosos, así que poco a poco fueron llevando y plantando vides, proceso que se aceleró con los portainjertos. En poco menos de 100 años, durante el siglo XVI, el vino llegó a México y Baja California hasta alcanzar Perú, Chile y Argentina.

Más historia y curiosidades sobre el vino

En el Blog de Uvinum nos encanta escribir, aprender y divulgar sobre vino. Si quieres seguir leyendo artículos sobre historia y curiosidades del vino, te compartimos algunos enlaces que seguro que te interesarán. ¡Salud!

4 consejos para maridar vinos y helados

Cómo maridar vinos y helados

Aunque parezca mentira, el vino y los helados se llevan bien, mejor de lo que muchos pensamos. De hecho, es un interesante ejercicio sensorial gracias al contraste entre el punto cálido que siempre ofrecen las bebidas con alcohol y lo frío del helado. ¡Qué diferencia hay entre un sorbo de vino tras haber probado una porción de queso cremoso y entre un sorbo de vino tras una cucharada de helado de fresa!

Si piensas en ampliar tu propuesta para maridar vino y postres, te proponemos varios consejos para elegir bien los vinos para tomar con helados. Apunta y prepárate para disfrutar de nuevas sensaciones gastronómicas.

1. Taninos, ¿para qué os quiero?

Los principales perjudicados del frío son los taninos. Por lo tanto, es mejor evitar los vinos tintos y maridar los helados con vinos blancos o rosados. El maridaje de vino y helados supera casi todas las barreras excepto la de los taninos, que quedan excluidos de este nuevo abanico de sensaciones.

2. Blanco y en botella…

Muchos de los helados que tomamos son elaborados a partir de leche, y la mayoría de preparaciones lácteas se adaptan mejor al vino blanco. Así, pues, escoge vinos blancos para los helados que lleven leche.

3. Los polos opuestos no se atraen

Los helados con leche son también más dulces (tienen mucho azúcar). ¿Cómo neutralizamos el exceso de azúcar? Con más azúcar. Los mejores vinos para maridar con helados dulces son los vinos dulces tipo Jurançon o Sauternes, o del Loira, o incluso los Tokaj de Hungría. Suelen ofrecer una bella vivacidad sin quedar anulados.

4. Sorbetes que tan bien nos hacéis

Es probable que, después de una copiosa comida en el chiringuito, prefieras un sorbete a un helado cremoso. En tal caso, disfruta doblemente de él maridándolo con un vino rosado, ya que aportará la vivacidad necesaria para equilibrar la suavidad del sorbete. Además, sus aromas frutales amplificarán los del sorbete, ofreciéndonos una explosión de frescura y suavidad encantadora.

 TAGS:Tokaj Oremus Aszù 3 Puttonyos 50cl 2011Tokaj Oremus Aszù 3 Puttonyos 50cl 2011

Tokaj Oremus Aszù 3 Puttonyos 50cl 2011:  un vino dulce de Tokaj con uvas de las cosecha de 2011 y con un grado alcohólico de 12.5º.

Cavas ‘Ice Friendly’ (o cómo celebrar el verano con hielo en el vino)

Vinos para beber con hielo

Calor. Lo de estos días se llama calor. Así que si pensamos en vinos… Bueno, es probable que los tintos así con más cuerpo y más madera se queden esperando en la bodega a tiempos mejores. O, en todo caso, a tiempos más frescos. Ahora es tiempo de blancos, rosados, tintos ligeros y espumosos. Pero, sobre todo, es momento de dar salida a esa nueva tendencia en cavas elaborados para tomar con hielo.

Para algunos es un sacrilegio. Para otros una auténtica sensación. Como no vamos servidos de polémicas, añadimos otra más al saco. La cuestión es ver si gustan o no, y hablar con conocimiento de causa (es decir, habiéndolos probado). Así que aquí te dejamos un lista con algunos de los vinos para beber con hielo más destacados de Uvinum.

Ahora es momento de que te sumes a la moda de los vinos con hielo… O, al menos, a opinar sobre ella con conocimiento de causa. ¡Salud!

 

 

 TAGS:Freixenet Ice RoséFreixenet Ice Rosé

Freixenet Ice Rosé es un cava con assemblage creado especialmente para disfrutarlo con hielo en copa de balón. Tiene aromas intensos a frutas del bosque, frambuesas, endrinas y fresas. En boca también hay notas anisadas y especiadas. En el final se muestra fresco, elegante y goloso. Ideal para tomar con postres de masa de hojaldre, helados de frutas o quesos cremosos.

 TAGS:Freixenet IceFreixenet Ice

Freixenet Ice en este caso, el hermano blanco del rosé es un perfecto acompañante de otras bebidas para conformar cócteles de categoría. En él destacan los aromas de melocotón, pera madura, flores y un toque de frutas tropicales. En boca es cremoso, dulce y muy largo. Ideal para cócteles o para tomar simplemente con fruta en una deliciosa tisana.

 TAGS:Anna Ice Edition RoséAnna Ice Edition Rosé

Anna Ice Edition Rosé es un cava semiseco que se elabora a partir de Pinot Noir y Chardonnay. Tiene una enorme intensidad aromática donde predominan los frutos rojos, la fresa y la cereza. En boca es delicado y expresivo, con una buena acidez que aporta frescura y largo final. Para disfrutarlo al máximo, puedes acompañarlo de tarta Sacher o, en el aperitivo, con un poco de hielo.

 TAGS:Anna de Codorniu IceAnna de Codorniu Ice

Anna de Codorniu Ice es perfecto para tomar en cualquier momento del día… o de la noche. Despuntan sus aromas a primavera y a flores blancas, frutas de hueso y almendro. En boca es denso, fresco y vital. A diferencia del rosé, que quizá sea mejor opción para aperitivos y postres dulces, esta versión puede acompañar perfectamente toda la comida

India, un mercado con mucho futuro para el vino

La India es un país emergente con un gran futuro prometedor en muchos sentidos. Y para el vino también. Así lo vaticina un informe reciente sobre el mercado del vino en India, realizado por Wine Intelligence en colaboración con Sonal Holland, la única Master of Wine de este país. El estudio lo equipara a China.

Potencia económica mundial

Una de las razones es que la India hace años que emerge como una fuerte potencia económica mundial y esto la hace atractiva para el mercado de exportación del vino. A eso le hemos de sumar que en el país viven 1.300 millones de personas, siendo el segundo más poblado del mundo.

Importaciones

India importó alrededor de 475.000 cajas de vino en los últimos 12 meses hasta marzo de 2017. Mientras que el país cuenta con más de 300 importadores de vino. Y todo esto a pesar de los impuestos elevados a los vinos importados, con aranceles de importación de vinos superiores al 152%.

Mucha gente joven

Otro síntoma de optimismo es que la población del país es relativamente joven, puesto que tiene más de 800 millones de personas menores de 35 años. Esto hace entrever que van a ser consumidores exponenciales en unos años.

Más vino producido

Aunque otras bebidas ocupan realmente las gran parte de las ventas de la India, no hace mucho que se está produciendo vino de manera local. Este hecho despierta el interés de los habitantes por el consumo de vino. Es más, el estudio manifiesta que, entre 2010 y 2017, la industria india del vino registró una tasa de crecimiento anual compuesto de dos dígitos de más del 14%, por lo que es la bebida alcohólica de más rápido crecimiento en la India.

Mumbai, ciudad de vino

El estudio también pone de manifiesto que las ciudades es donde más vino se bebe. Concretamente, Mumbai representa el 32% del consumo total de vino en la India, seguido por Delhi NCR y su suburbio tecnológico Gurugram con un 25%; Bangalore 20%; y Pune e Hyderabad con 5% y 3% respectivamente.

Más estudios sobre el tema

Tales investigaciones están demostrando el interés creciente por el mundo del vino en la India. Pero hay más porque durante este año 2018 se prevé un análisis más exhaustivo y en profundidad del consumidor de vinos de la India.

 

 TAGS:Semele 2015Semele 2015

Semele 2015

 

 

 TAGS:Juan Gil Etiqueta Plata 2015Juan Gil Etiqueta Plata 2015

Juan Gil Etiqueta Plata 2015

Las mejores terrazas de verano de Barcelona

Con el calor encima a todos nos gusta relajarnos, comer o cenar, y por supuesto tomar ricos cócteles y vinos en las terrazas. Barcelona ya hace algunas semanas que ha abierto su temporada de terrazas, que combinan actividades con música y el buen comer.

En Plaza España, el hotel Catalonia Plaza ofrece su terraza The Clock, que en la octava planta, y abierta a todos, conjuga música y también una gran piscina para deleitarse de los días calurosos. Si deseáis desayunar también podéis hacerlo con un completo desayuno a base de jamón del país, salmón, panes, galleta, frutas, queso… cova de café, café y zumo… Vamos, super completo.

No cambiamos demasido de zona, porque en el mismo barrio de Sants, se encuentra la plaza Osca, repleta de terrazas para tomar algo, hacer unos vinos en sus vermuterías y cenar. Es el mejor lugar para relajarse; eso sí hay que ir a buscar sitio pronto y no moverse.

En el eixample hay terrazas para ir sin prisas. Es el caso de Patio, la zona al aire libre del hotel Alexandra, que en la calle Mallorca y en pleno centro permite alejarte del ruido de la urbe. Su oferta gastronómica, supervisada por el chef y restaurador Enrique Valentí, permite degustar desde la amplia propuesta de carnes del restaurante Solomillo, una carta de selectas tablas de quesos, embutidos y productos de temporada de La Charcutería, hasta creativos cócteles de autor. Destaca, en su decoración, un cuidado paisajismo de exuberante vegetación junto a la presencia de madera y piedra en su interiorismo, obra de Borrell Jover Arquitectura.

La terraza del Marea Alta, al final de Drassanes, es una magnífica propuesta para ver Barcelona desde lo alto. Además aconsejamos sus brasas y ahumados en pescados, y los cócteles de su bar Marea Baja.

En la terraza superior del Maremágnum, en el Moll d’Espanya, muy cerca de la plaza de Colón y del Port Vell está Barítimo. Ofrece una propuesta gastronómica global e ininterrumpida de 11h a 24h en tres áreas diferenciadas: su inmensa terraza, un lugar espectacular para ver el atardecer o cenar en verano; sus elegantes salones interiores, y la coctelería un lugar único a la hora del atardecer o para tomar una copa después de cenar.

 TAGS:Freixenet IceFreixenet Ice

Freixenet Ice

 

 

 TAGS:Freixenet Ice RoséFreixenet Ice Rosé

Freixenet Ice Rosé

Consejos para pedir vino en un restaurante

 TAGS:undefinedAunque parezca una tarea sencilla, no siempre se acierta pidiendo vino en el restaurante. Todo depende del tipo de persona con la que vamos acompañados y del vino que queramos. Para que no te pierdas, te ofrecemos algunos consejos:

Haz caso al sumiller

La primera regla y más fácil es dejarse aconsejar por el sumiller del restaurante en caso de que haya. Es el que entiende de vinos y sabrá a la perfección cuál va bien, según la ocasión, el plato y nuestros gustos. Así que no te compliques, ante la duda, pregunta al sumiller que sabrá dar las indicaciones adecuadas.

Depende de la comida

Está claro que, según lo que comamos, pediremos uno u otro vino. Lo de los arroces y el pescado con el blanco y la carne con los vinos tintos, puede ser una guía, pero no siempre resulta. Porque depende del tipo de carne y de si el vino es joven o no. Entre las normas básicas del maridaje destacamos que es mejor no servir vinos de mayor cuerpo antes que otros más ligeros. El mundo del maridaje es muy extenso así que hay sabores que quedan mejor con un blanco mientras que otros serán fantásticos con un rosado.

Por orden

Otra manera de elegir los vinos en una comida y cena algo larga, es según el orden. La norma básica es primero los vinos espumosos, que suelen casar bien con los aperitivos, mientras que luego irían los blancos con los primeros platos más ligeros, los rosados, los tintos jóvenes y tintos crianzas para carnes de caza o algo más fuertes.

Dependiendo de la cita o compañía

Cuando tenemos una comida de empresa y queremos quedar bien con nuestros comensales, entonces podemos elegir un vino ya sobradamente conocido, tipo Rioja o Toro, porque no habrá riesgos a que no guste. Mientras que si se trata de una cita, quizás podemos experimentar y preguntar los gustos de nuestra pareja.

 

 TAGS:Muga Blanco Fermentado en Barrica 2017Muga Blanco Fermentado en Barrica 2017

Muga Blanco Fermentado en Barrica 2017

 

 TAGS:Mar de Frades 2017Mar de Frades 2017

Mar de Frades 2017

Dos copas de vino al día reducen enfermedades cardiovasculares y el Alzheimer

 TAGS:undefinedYa sabemos los múltiples beneficios para la salud que ofrece el vino. Muchas investigaciones demuestran las consecuencias beneficiosas para el organismo que tiene el consumo de vino.

Por ello, desde Corporación Vinoloa, nos recuerdan, a modo de recopilación, los beneficios en la salud de esta bebida. 

Previene las enfermedades cardiovasculares. Ello siempre y cuando se consuma la cantidad de 150 ml diarios. Los antioxidantes que lo componen aumentan los niveles de colesterol ‘bueno’ o HDL y esto evita la formación de coágulos.

Como tratamiento para las encías. Los beneficios del consumo de vino para la boca son increíbles. Es bueno para el tratamiento de encías y la limpieza del paladar. La composición de las uvas fermentadas evita la aparición de los estreptococos y bacterias relacionadas con las caries mientras que también es muy eficaz contra la gingivitis y los dolores de garganta.

Reduce el riesgo de demencia. Nuevos estudios ratifican que beber dos copas de vino al día disminuye la inflamación y las toxinas del cerebro, incluso aquellas que están asociadas con el Alzheimer.

Uno se siente más feliz. Se ha demostrado que la ingesta de vino tiene también beneficios en el estado de ánimo. Al tomar una copa se liberan endorfinas, aumenta la relajación y estamos más felices. 

Excelente para mantener la línea. Seguro que no sabías que el vino puede ser el aliado perfecto para cumplir con tu operación bikini. El vino tinto está compuesto de un gen que impide la formación de células de grasa y permite estimular las ya existentes para depurarlas e irlas eliminando.

Vinoterapia para la piel. Cada vez son más los beneficios que aporta el vino en la piel. Por ejemplo, la hidrata profundamente, dotándola de mayor elasticidad, luminosidad y lucha contra los radicales libres.

Mejora la circulación periférica de la dermis. Hay más, puesto que el vino favorece la descongestión de las piernas cansadas y reduce la aparición de las varices. 

 

 

 TAGS:La Planta 2016La Planta 2016

La Planta 2016

 

 

 TAGS:Pazo das Bruxas 2017Pazo das Bruxas 2017

Pazo das Bruxas 2017

Beber vino durante el embarazo

 TAGS:undefinedHa habido muchos artículos escritos sobre el consumo de vino (o alcohol en general) durante el embarazo. Y es que se trata de una cuestión que genera muchos debates e investigaciones, dado que tradicionalmente se ha dicho que “una copita de vino” muy de tanto en tanto no hace daño a pesar de que la lógica recomendación de la comunidad médica es de CERO alcohol durante el embarzo. 

De hecho, en 2012 un conjunto de estudios liderados por Ulrik Schiøle, catedrático de Ginecología del Hospital Universitario Aarhus (Dinamarca), indicaban que una ingesta de alcohol baja o (de una a cuatro bebidas a la semana) o moderada (de cinco a ocho) durante el embarazo no parecía tener consecuencias negativas en la salud de los niños. En concreto, en ninguno de los estudios –donde participaron más de 1.600 mujeres danesas–, se observó diferencias entre el desarrollo de los hijos de las madres totalmente abstemia y el de los hijos de madres que bebieron poco o de manera moderada.

Aún así, los propios autores de los estudios señalaron que lo más recomendable era no consumir bebidas alcohólicas bajo ningún concepto, ya que a pesar de los resultados de esos estudios en concreto los expertos coinciden: no hay un mínimo seguro en el consumo de alcohol durante el embarazo.

Lo que las mujeres comen o beben durante el embarazo pasa directamente a través de su torrente sanguíneo a la placenta para, literalmente, ser digerido por el feto. Si una mujer embarazada toma un vaso de vino, una cerveza o un cóctel, el bebé nonato ingiere la misma cantidad de alcohol, con el agravante de que su metabolismo procesa el alcohol más lentamente y, en consecuencia, le afecta más.

El alcohol interfiere con su capacidad para obtener suficiente oxígeno y alimento para el desarrollo normal de las células en el cerebro y los otros órganos del cuerpo. El bebé en desarrollo tiene muy poca tolerancia al alcohol, y los nacidos de madres que beben durante el embarazo pueden tener graves problemas.

Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal y Síndrome Alcohólico Fetal

Los problemas derivados del consumo de alcohol durante el embarazo se recogen bajo los Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF). Según el Centro estadounidense de Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), estos trastornos pueden traducirse en las siguientes afecciones:

  • Características faciales anormales como, por ejemplo, surco menos marcado entre la nariz y el labio superior (este pliegue se llama filtro o surco subnasal).
  • Cabeza de tamaño pequeño.
  • Estatura más baja de la estatura promedio.
  • Bajo peso corporal.
  • Mala coordinación.
  • Conducta hiperactiva.
  • Dificultad para prestar atención.
  • Mala memoria.
  • Dificultades en la escuela (especialmente en matemáticas).
  • Discapacidades del aprendizaje.
  • Retrasos en el habla y el lenguaje.
  • Discapacidad intelectual o coeficiente intelectual bajo.
  • Capacidad de razonamiento y juicio deficientes.
  • Problemas de succión y dificultades para dormir en los bebés.
  • Problemas de audición y de visión.
  • Problemas del corazón, los riñones o los huesos.

Cuando un niño presenta alguna de estas alteraciones se habla de TEAF, si bien en los casos más graves, tal y como indica la Asociación de Pediatría Española, se habla de el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF). Un bebé que nace con el SAF, o con cualquiera de los trastornos incluidos en la lista, requerirá cuidados especiales de por vida, con lo que ello implica para el niño, las familias y, en última instancia, los sistemas de salud públicos. 

¿Un poco o nada?

Por todo ello, ahora el debate planteado trata de discernir entre cuánto es demasiado y qué límite puede ser seguro y cuándo el consumo de vino y demás bebidas alcohólicas se convierten en un riesgo para el futuro bebé.

Sin embargo –y considerando que los TEAF y el SAF son enfermedades 100% prevenibles– la mayoría de los expertos que se muestran totalmente contrarios a que las mujeres embarazadas beban alcohol durante el periodo de gestación y hacen un llamamiento para abandonar el consumo de alcohol por completo. Hay literatura cada vez mayor de evidencias que sugieren que desde las borracheras hasta las dosis bajas de alcohol pueden causar daños.

De hecho, la experta Sveltana Popova, en una entrevista publicada en la web de la Organización Mundial de la Salud, afirmaba que “una de cada 67 embarazadas que consumen alcohol darán a luz a un niño con síndrome alcohólico fetal, lo que se traduce en unos 119.000 niños que nacen cada año con dicho síndrome en todo el mundo”.

Por tanto, y dado que no se conoce el límite del consumo seguro y que el riesgo de que el consumo de alcohol pueda afectar al futuro bebé, lo mejor es no tomar vino durante el embarazo. Y, sobre todo: consultar con médicos y especialistas tanto si hay dudas como si hay problemas a la hora de dejar de beber durante el embarazo o si se está planeando un embarazo.

Más artículos sobre vino y salud

Cada vez son más los estudios que se realizan sobre los efectos del vino sobre la salud de las personas. En el blog de Uvinum es un tema recurrente y por ello queremos ofrecerte una selección de artículos sobre vino y salud para que puedas ampliar tu información. ¿Te animas a leerlos?

Imagen: Adrian Gonzalez