Etiqueta: penedés

El Penedès reconocerá la singularidad de sus tierra con ocho subzonas

 TAGS:undefined
Una de las DO de España más destacadas es la del Penedès. Tiene una larga tradición, varias zonas de producción y vinos de altura que son exportados a muchos países.

Y ahora es noticia porque la propia DO y su consejo regulador han aprobado que se va a dividir en ocho subzonas vinícolas, y no siete como se especificaba en la propuesta presentada anteriormente.

Esta resolución pone fin a 15 años de debate sobre la necesidad de un reconocimiento de los diferentes territorios y zonas que forman la DO Penedès. Lo que todavía está pendiente de aprobación es el nombre de cada una de las subzonas que se espera que sea más adelante. 

El consejo regulador de la DO también ha informado sobre el etiquetaje del vino con las nuevas subzonas que será algo voluntario, aunque puede dar un valor añadido a los vinos de tales zonas. Esta nueva clasificacion es similar a la que ya se ha establecido en otros países, como la Borgoña francesa. 

Las siete subzonas ya aprobadas el pasado año eran: Conca del riu Anoia, Valls del Bitlles Anoia, Conca del riu Foix, Serra d’Ancosa, Massís del Garraf i Costers de l’Ordal, Marina del Garraf i Costers del Montmell.

Uno de los objetivos de estas nuevas zonas y sus nombres es dar más prestigio a toda la zona, para que sean más conocidos mundialmente y se sepa de dónde procede cada vino elaborado. En todo caso, desde la Denominación de Origen anuncian que, a partir de ahora, las posibilidades son mayores y mejores.  

Habrá que esperar… Entretanto, aquí te proponemos algunos vinos del Penedès que te gustarán:

 

 TAGS:Cap de Trons 2013Cap de Trons 2013

Cap de Trons 2013: un vino tinto de la DO Penedés con racimos de syrah, merlot y cabernet sauvignon de la añada 2013 y con 13.5º de alcohol en volumen.

 

 

 TAGS:Terral 2011Terral 2011

Terral 2011: un vino tinto de la DO Penedés con racimos seleccionados de syrah, merlot, cabernet sauvignon y cabernet franc de 2011.

 

 

Angela Llop

Bodegas y vinos del Penedès

 TAGS:undefined

La zona vitivinícola del Penedès es probablemente una de las más características y reconocidas de Catalunya, especialmente por ser el principal lugar de producción del cava, el vino espumoso catalán por antonomasia.

Pero en esta Denominación de Origen podemos encontrar mucho más que cava, ya que en sus más de 27.000 ha de viñedos se producen uvas destinadas a la elaboración de vinos blancos, rosados y, en menor media, tintos. La extensión de viñedos del Penedès incluye 47 municipios de la provincia de Barcelona y 16 de la demarcación de Tarragona, con sede en Vilafranca del Penedès, y es destacable su gran variedad de microclimas, que hacen que la producción de uva presente infinidad de características distintivas, según el entorno.

Las variedades cultivadas incluyen las más internacionales Cabernet Sauvignon y Merlot, pero también encontramos uvas más específicas de la Península Ibérica, como Cariñena, Tempranillo y Garnacha Tinta, y algunas locales (Monastrell, Samsó, Xarel·lo y Macabeu).

Entre las bodegas más destacadas de la región, encontramos nombres tan reconocidos como los de Agustí Torelló i Mata, Blancher, Caves Hill, Gramona, Jaume Serra, Juvé y Camps, Pinord, Raventós i Blanc, René Barbier, Sumarroca, además de multitud de pequeños productores que, sin embargo, son capaces de ofrecer verdaderas joyas gracias a un saber hacer que nace de su experiencia de generaciones de viticultores y enólogos.

Vinos de renombre internacional

Si nos atenemos a los resultados del último Concurso Mundial de Bruselas, uno de los galardones más prestigiosos del mundo internacional del vino, entre sus premiados encontraremos varias referencias procedentes de la DO Penedès, como el Gran Clot dels Oms Negre 2011 y Xarel·lo 2013 (Bodegues Ca N’Estella).

Una pequeña muestra de lo que la tradición vinícola del Penedès puede conseguir y que os recomendamos probar si aún no lo habéis hecho.

 TAGS:Aloers 2012Aloers 2012

Aloers 2012: un vino blanco de la DO Penedés cuyo coupage contiene xarel·lo y parellada de 2012 y tiene un grado alcohólico de 12º.

 

 

 TAGS:Recaredo Brut Nature Reserva 2008Recaredo Brut Nature Reserva 2008

Recaredo Brut Nature Reserva 2008: es un vino espumoso con DO Penedés de bodegas Recaredo con xarel·lo y chardonnay de 2008. 

 

 

Penedès vuelve a liderar las rutas del vino en España

 TAGS:undefinedDe las rutas que se realizan en enoturismo en España, que son muchas, cabe mencionar la de la comarca del Penedès. Y es de vital importancia, porque vuelve a liderar las rutas del país, según ACEVIN (Asociación Española de Ciudades del Vino) que lo demuestra en un informe de 2014.

La ruta del vino y cava más visitada ha vuelto a ser la del Penedès, con unas 500.000 personas, 60.000 más que el año anterior 2013. De hecho, el número de visitantes ha aumentado en un 25% del año 2013 al 2014. Tras las rutas de la zona del Penedès, la segunda con más afluencia de visitantes es la Ruta del Vino y del Brandy del Marco de Jerez, con un total de 450.000 visitantes en sus viñedos. 

El número de visitantes que se sienten atraídos por el vino dentro del Penedès crece gracias, en parte, a que la oferta ha crecido y que cada vez hay mayores propuestas alternativas que ofrecen experiencias gastronómicas a los interesados. También hay que pensar que una gran parte de las bodegas más potentes de todo el país se encuentran aquí, desde Torres a Codorniu y muchas más.

En esta zona encontramos también museos dedicados al vino, las visitas a las viñas, maridajes no sólo en las bodegas, sino también en los restaurantes, y fiestas donde el vino y el cava están siempre presentes. 

 TAGS:Hisenda Miret 2011Hisenda Miret 2011

Hisenda Miret 2011: un vino tinto de la DO Penedés a base de las castas garnacha de la añada 2011 y posee un grado alcohólico de 14.5º.

 

 

 TAGS:Recaredo Brut Nature Reserva 2008Recaredo Brut Nature Reserva 2008

Recaredo Brut Nature Reserva 2008: un vino espumoso con xarel·lo y chardonnay de 2008.

 

 

La lista de deseos para 2012

 TAGS:Efectivamente, si hacemos caso a los mayas y a unos cuantos más, el año que viene se acaba el mundo. ¿Y te vas a quedar sin probar tanto buen vino como hay? Veamos… queda poco tiempo, así que es fundamental aprovechar el momento para hacer todas esas cosas que queremos antes de empezar a sufrir los efectos del fin del mundo.

¿Eres de los que hace una lista con las intenciones para el nuevo año? Yo este año voy a hacer la mía, 10 deseos relacionados con el vino y las bebidas a ver si alguien se anima y me invita a alguno. Ahí va:

  1. Trabajo para todo el mundo. Ya que esto se acaba, que acabemos contentos, ¿no?
  2. Esa Primitiva que lleva tanto tiempo con ganas de tocarme, ya podría animarse…
  3. Me gustaría conocer alguna bodega de Ribera del Duero como Bodegas Valdaya, o Bierzo como Bodegas y Viñedos Raúl Pérez, que son las zonas en las que todavía no he visitado ninguna. Y si no, la de Lamarca Wines, que promete ser una visita divertida.
  4. Participar en una vendimia (y si puede ser, pisando uva)
  5. Que me inviten a una cata vertical de Pétrus o de Château d’Yquem.
  6. Una cenita en el Celler de Can Roca, o en Mugaritz no estaría mal, que no todo va a ser beber, ¿verdad?
  7. Darme una vueltecita por alguna zona de vinos interesante por ahí fuera, como Napa Valley, Brunello o Champagne, sin ir más lejos.
  8. Ponerme las pilas y hacer cerveza casera, que la cerveza no parece tan difícil y promete darme un rato de diversión.
  9. Aprovechando que anoche salió Gordon Ramsay en Escocia, no estaría mal una ruta por las destilerías escocesas, a aprender de whisky (sobre todo en las Highlands), a ver si nos encontramos al monstruo del Loch Ness, ¿no?
  10. Aprender a preparar de una vez el gin tonic perfecto, que por más que lo intento siempre hay alguien que me dice: yo lo hago mejor… ¡A este paso voy a parecer el tonto del gin tonic!

¡Vaya! He terminado con los 10 deseos y no me ha dado tiempo a prometer dejar de fumar, ni empezar a hacer deporte,… en fin, que va a tener que ser otro año.

Bueno, como hay que ir animando el ambiente festivo para la noche de fin de año, aquí te dejo una canción para después de las uvas. Es Año nuevo, de Vetusta Morla. Espero que te guste ¡y te llene de energía para el Año Nuevo!

¿Qué planes tienes para mañana por la noche? ¿Te irás de cotillón o cenarás en casa con la familia? Bueno, si todavía tienes vino por comprar, aquí van 2 clásicos para la cena de fin de año:

 TAGS:Marqués de Cáceres Crianza 2007Marqués de Cáceres Crianza 2007

Un clásico que nunca defrauda, perfecto para la noche en la que todos beben.

 TAGS:comprar Marqués de Cáceres Crianza 2007 7,96?



 TAGS:Habla del Silencio 2010Habla del Silencio 2010

Habla del Silencio es otro de los vinos imprescindibles. Un proyecto relativamente nuevo que se ha hecho un hueco entre los principales de España.

Comprar Habla del Silencio 2010 8,73?

Nino y Bea nos explican su estancia enológica con PlanB

Es sábado por la mañana y el día se despierta con un sol espectacular y un cielo especialmente despejado. Escogemos la mañana para subir a Montserrat, ¿por qué no? Un soleado sábado cualquiera de marzo, nos parece una muy buena elección. Desde arriba, Cataluña a los pies, de Collserola hasta los Pirineos con sólo cambiar el ángulo de visión, y a los pies, esa basta extensión de tierra que da origen a la D.O. Penedès, una curiosa área que posee una inexplicable diversidad de microclimas.

Descendemos al ritmo del cremallera, y ya con hambre, escogemos un restaurante al azar, en Monistrol, acertamos con una carta que ofrece no sólo platos del lugar, sino también vinos. Nos lanzamos a la piscina, y sin referencias previas, pedimos un vino hecho a las faldas de Montserrat. Es así como descubrimos el Ca Nestruc Idoia Crianza 2005 que nos resulta ideal para acompañar las berenjenas y la contundente butifarra que nos sirven.

Can Bonastre

Con el estómago lleno y la botella vacía, llega el momento de iniciar nuestro PLAN B, así que nos dirigimos al otro lado de Montserrat, escogemos esta vez salirnos del camino convencional y coger unas precarias carreteras a los pies de la montaña.  Un complicado pero motivador camino completamente envuelto entre viñedos y bodegas, y allí está, al final de nuestro camino esa imponente Masia que es Can Bonastre. Aparcados entre viñedos y antiguas prensadoras nos sorprende un carrito de golf para llevarnos hasta el interior: este PLAN pinta bien.

A la entrada nos reciben con un cava rosado de producción propia, es fresco y joven, e invita a sentirse a gusto, y hasta se hace curioso el hecho de que sea la única variedad de la casa que no se comercializa fuera de su propiedad. El hotel, corrijo, el Wine Resort Can Bonastre, respira adoración por el vino y el buen hacer. Ya en la habitación nos espera un Can Bonastre Crianza 2005 para darnos una calurosa bienvenida. Pasamos la tarde paseando entre las 5.000 Ha de viñedos de la propiedad, viendo como Montserrat va cambiando de tonalidad mientras el sol cae y llegamos al mejor momento: la cena degustación.
Iniciamos de nuevo con su fresco cava rosado, para despertar las papilas gustativas ante el desfile de platos que nos espera. Se suceden platos combinando en sus ingredientes aceites y vinos de la casa, y empezamos el maridaje con un Can Bonastre Blanco 2008, para proseguir con un Nara 2006, y tras, no lo sé, creo que hemos perdido la cuenta, aparece un creativo carquiñoli con helado de avellana que acompañan con un particular vino dulce exclusividad del Tribia que nos hace terminar con un más que buen sabor de boca.

PlanBEl domingo Can Bonastre, despierta tranquilo, entre el silencio del lugar y sus tan sólo 12 habitaciones, el desayuno (esta vez sin vinos) se sirve relajado con vistas a Montserrat, y uno piensa que no puede existir mejor manera de empezar el día y despertar los sentidos.
Tras el desayuno nos espera Pablo, un joven y simpático somelier, dispuesto a descubrirnos los secretos de la casa.  Un curioso paseo entre barricas e historia nos lleva a conocer el Alma Mater de Can Bonastre de primera mano, invitándonos, una vez más, a probar sus vinos, y nos abandonamos a la cata, esta vez de la mano de un profesional, que bajo su guía, nos permite apreciar matices que podían habernos pasado por alto.

Y así, copa en mano, se inicia el fin de un más que estupendo PLAN B que ha dejado un sabor de boca redondo, amplio y persistente. Dar las gracias por este regalo, sería una expresión demasiado banal, pero como pequeño regalo os descubrimos la pequeña joya del lugar, que acumula premios allí donde va: el Maurel 2007.

Bea y Nino.