Etiqueta: dieta

Beber vino ayuda a las mujeres a mantener la línea

Vinos saludablesSegún un equipo de investigadores estadounidenses, las mujeres que beben vino tinto tienen menos posibilidades de subir peso que las mujeres abstemias.

Aunque el vino tiene calorías, según estos científicos éstas sustituyen a las de otros alimentos que no se consumen, ya que el vino saciaría parte del hambre.

La investigación, publicada en Archives of Internal Medicine (Archivos de Medicina Interna) siguió a más de 19.000 mujeres durante 13 años. En el momento de iniciar el estudio, todas tenían 39 años o más y eran de peso normal. Las participantes informaron cuántas bebidas alcohólicas consumían al día, y durante los 13 años del estudio, todas aumentaron de peso de forma progresiva.

En el estudio, llevado a cabo en el Hospital de Mujeres Brigham en Boston, se analizó el consumo de 4 bebidas alcohólicas: vino tinto, vino blanco, cerveza y licor.

Los científicos descubrieron que las participantes que no bebían alcohol fueron las que aumentaron más de peso y encontraron una relación inversa entre el aumento de peso y el consumo de alcohol.

Las mujeres que consumían menos de 40gr. de alcohol al día fueron las que mostraron menos probabilidades de llegar al sobrepeso o la obesidad.

La mejor asociación entre consumo de alcohol y menor riesgo de aumentar de peso, se encontró con las mujeres que bebían vinto tinto, seguido del vino blanco.

Con respecto a las explicaciones probables, se puede deber a que las mujeres que consumen vino consumen menos calorías de otros alimentos, por lo que el vino podría actuar de sustitutivo de parte de la comida; esta sustitución no funciona en los hombres, por lo que las conclusiones no se pudieron aplicar también a ellos. Y esta diferencia hace que los investigadores se pregunten si, además de los hábitos, hay alguna diferencia entre hombres y mujeres a la hora de metabolizar el alcohol en el hígado, además de otras diferencias.

Los expertos afirman, sin embargo, que la gente no debe concluir con estos resultados que si quiere perder peso debe beber más. Tal como señalan los investigadores “dados los problemas potenciales tanto médicos como psicosociales relacionados al consumo de alcohol, se deben considerar sus efectos adversos y beneficiosos para cada individuo antes de hacer una recomendación”.

No se trata de hacer apología del alcoholismo, sino de fomentar un consumo responsable, tanto del vino como de la dieta en general, aderezada con hábitos saludables.

Vino en las dietas

Todos alguna vez en nuestras vidas hemos seguido alguna dieta, quizá impuesta por el doctor o simplemente por iniciativa propia, la mayoría de ellas para reducir peso. Y casi siempre estas dietas suelen ser austeras y un poco complicadas de seguir, hecho que casi siempre nos empuja a abandonarlas.

Bueno, hoy veremos una manera más llevadera y sencilla de llevar una complicada dieta. Si nuestra dieta es para reducir peso, usted debe saber que el vino puede ser el acompañante ideal para estos regímenes que pueden llegar a ser tediosos y aburridos.

Calorías y vinos

Vino y dietas

Como vemos nuestra tabla de calorías y vinos, donde implica que 100 ml de vino está por debajo de las 85 calorías, el vino se convierte en una de las bebidas con contenido de alcohol que mejor acompaña una dieta para bajar de peso, si toma en cuenta otras bebidas como la cerveza o whisky que está por encima de 240 calorías por cada 100 ml.

Dieta Mediterránea

El vino además de ser una de las bebidas más sanas con contenido de alcohol, es una de las más “dietéticas” de todas, tiene un poder comprobado para evitar el concentrar de colesterol en el cuerpo. Una prueba en lo que se denomina una “Dieta mediterránea”, en la que se incluye 2 copas de vino al día, el resultado fue contundente y claro, las personas que consumían esta dosis diaria tenían una menor concentración de colesterol a los que no la seguían.

Pero no sólo este era el resultado de la dieta mediterránea, también se encontró más bajo nivel de grasas saturadas y grasas poli-insaturadas, hecho que la convierte en más atractiva aún. Esto hace que favorezca un perfil hemostático de menor riesgo.

Básicamente la dieta mediterránea consiste en incluir 2 copas de vino al día, una en el almuerzo y la otra en la cena (además de seguir ciertos patrones dietéticos de los países mediterráneos: España, Francia, Italia, Grecia…), y seguirla religiosamente. Recuerde que toda dieta o régimen debe ser supervisado bajo observación médica, no todas las dietas pueden ser seguidas por todos. Aconsejamos a su que proponga a su nutricionista o dietista la inclusión del vino en sus distintos regímenes o dietas, los resultados pueden ser muy favorables y hacen mucho más llevadera aquella dieta.

Fuente sobre la Dieta Mediterránea : Mezzano y col. PCVS