Etiqueta: cata

Catando virtualmente la ginebra Martin Miller’s

Hace unas semanas recibí una propuesta para participar a una cata virtual. Aunque lleve muchos años en el entorno digital y Uvinum sea un servicio enfocado a la venta de vinos y otros alcoholes como la ginebra jamás había podido asistir a una cata virtual (ellos la llamaron la Martin Miller’s Fin e-Cata). Y lo reconozco, tenía curiosidad. 

Para esta 1a experiencia, el equipo de Martin Miller’s me había invitado enviandome previamente todo un lote a las oficinas para estar listo para la cata. 

Y hace unos días, llegó el momento esperado. Estaba delante de mi ordenador, listo para que a las 20h30 empezara la cata. En mi mesa, estaba todo bien preparado para ello. 

Cata virtual Martin Millers. ¡Todo preparado! TAGS:

Aparece una joven presentadora, que da paso a nuestro catador oficial y experto en gintonics. Al principio, inicia una breve charla sobre lo que es la Martin Miller’s y su procedencia. Dejo algunos de los principales temas comentados: 

  • Esta ginebra es una destiller gin , alcohol redestilado. Se aromatizan con botánicos y eneldo.
  • El objetivo de su fundador era crear la mejor ginebra del mundo. ¡Buen objetivo este! Para ello, se proponía una combinación de 3 elementos clave:  buscar la mejor materia prima (granos seleccionados en los mejores campos de inglaterra. Alambique de más de 100 años (1903)); encontrar la mejor agua (en ginebra hay 40% alcohol, 60% agua. Proviene de los glaciares de Islandia); y tener el mejor proceso de elaboracion.
equipo de expertos para catar la maritn miller's TAGS:
 
Pasados unos minutos, pasamos a lo realmente importante. La cata de la ginebra. Rápidamente uno se da cuenta lo poco que saben los camareros y bares en servir un buen gintonic. No siguen los pasos clave, ponen demasiada ginebra y no toman el tiempo para servirla en su punto clave. 
 
Os dejo las 5 etapas clave: 
1.- Tener muchos hielos y muy grandes (allí reconozco que fallé un poco). Si puede ser tener también la ginebra fría.
2.- Coger la copa balón y meter 3 hielos y moverlos para que la copa se enfríe.
3.- Servir únicamente 1/4 de ginebra (1/4 de ginebra, 3/4 de tónica). Mejor tomarse 2 gintonics en su punto que uno cargado y no placentero…
4.- Añadir los elementos adicionales que se adecúan a cada ginebra. En este caso, enebro ( y dejar que macere un poco) y piel de lima. 
5.- Servir la tónica muy a poco a poco y sobre una pajita que no haga que el gas se evapore demasiado rápidamente.
 
Haciendo las cosas bien para catar cómo se merece la Martin Miller's TAGS:
 
En lo que respecta a la Martin Miller’s, allí van mis sensaciones :
  • fase visual: transparente, brillante. se aprecia la pureza el agua, cristalina.
  • fase olfativa: aromas citricos muy marcado (quizás algo exagerados en mi gustos de gienbras) y tonos florales (jazmin) . 
  • y para la fase gustativa…. ¡Tú mismo! No te lo voy a contar todo.. 
 Gracias al equipo de Martin Miller’s por descubrir estas nuevas sensaciones. Y ya sabes, si estás intrigado y queres tú también probarla , la tenemos ahora en oferta a 21,95? en Uvinum. 
 

 

Primeras impresiones en Fenavin

Ayer empezó Fenavin y, como os anunciamos, nos hemos presentado en Ciudad Real para estar al día de lo que a vinos se refiere.

Hoy os podemos contar poco, y no por falta de ganas, sino porque el día se nos hizo muy corto. Llegamos al aeropuerto de Ciudad Real a eso de las 16:00h. y entre registrarnos en el hotel, colocar las cosas y acercarnos al recinto, casi se nos consumió el día.

Aún así hemos podido abrir boca contactando físicamente con algunas bodegas a las que teníamos ganas 🙂

En primer lugar nos encontramos con el stand de Lamarca Wines y sus vinos divertidos, entre los que figuran el Cojón de Gato Gewürztraminer 2010 y el Teta de Vaca 2010. Nos presentaron la novedad para este año, una línea de vinos que se presentará ¡en una botella de aluminio! Son 3 vinos, un tinto de Rioja, un rosado de Aragón y un blanco de Rueda, en este envase para mantenerse frescos y atraer a un público joven. Pudimos probar tanto el tinto como el blanco y, efectivamente, son vinos donde predomina la fruta.

Después estuvimos con nuestro amigo @zaurin y su exportadora de vinos “Vinicom”, que estaba tratando con clientes de Hong Kong. Los vinos de los que se encarga tienen alma y, como él dice, una historia detrás. Tuvimos la suerte de probar un vino blanco elaborado por él del que se han producido tan sólo 250 botellas -aún no tiene nombre- y que nos dejó perplejos. Gran vino, gran profesional. A ver si recopilamos algunos datos más sobre este vino y os contamos la historia, que nos pareció muy interesante.

Después, una visita a Vinos Jeromín, y otra a Castillo Monte la Reina, 2 bodegas que están creciendo con cada nueva añada que presentan, para comprobar que las bodegas están muy preocupadas por internet, y sobre todo porque haya juego limpio entre los distibuidores y no se produzcan guerras de precios que minusvaloren el producto.

Poco más dio de sí la Feria en esta primera tarde, porque como ya he comentado se nos quedó corta, pero como Ciudad Real está literalmente tomada al asalto por las “hordas” de enófilos, tuvimos algún encuentro agradable después de salir del recinto: compartimos cena y charla con @zaurin, conocimos a la gente que está detrás de Bodegas Iniesta-Luján en la recepción del hotel, saludamos en una terraza a Luis Oliván y, cuando nos retirábamos a la habitación, compartimos ascensor con Andrea Alonso, la Nariz de Oro 2010 y creadora del blog Tannat CienxCien, cansada pero aun así encantadora, que nos emplazó a su cata de mañana sobre vinos de Grandes Pagos de España.

También hablará nuestro cofundador y CCO Albert López en la mesa redonda de Fenavin 2.0, y visitaremos todas las bodegas que podamos, para contaros lo que ocurra. ¿Nos seguís?

Las profesiones y oficios del vino

Oficios del vino

En el mundo  del vino existen más de una profesión u oficio, que se dedica directa e indirectamente a la elaboración, producción y venta del vino.

El vino que tenemos frente a nuestra mesa no es responsabilidad solo del vinicultor y del comerciante que nos vendió la botella, tras de ella existen muchas personas que hacen posible que esta mágica bebida llegue a nuestras manos y nos ensalce la vida.

Acompáñanos a descubrirlos, estamos seguros que después de saberlo valoraremos más aún el vino.

  • El agrónomo – Este podría calificarse como el asesor científico del viticultor, quien estudia a las vides, sus mejoras y su producción.
  • El ampelógrafo – Este es el científico especializado en el estudio e identificación de la vid y  sus distintas clases.
  • El ampelólogo – Científico biólogo que estudia la vid desde su cultivo,  su origen geográfico, además de la adaptación de las cepas a los distintos suelos y climas, sus patologías y los tratamientos especiales que deben tener.
  • El viticultor – Persona encargada en el cultivo de las vides desde su concepción hasta la cosecha final. Se podría decir que es uno de los pilares de la elaboración del vino.
  • El recolector – Persona que se encarga de la vendimia (recolección) de las cepas, esta persona decide el momento exacto y propicio de la recolección, basándose en la maduración y contenidos de azúcar de las mismas.
  • El vinicultor – Otro de los pilares de la elaboración del vino, para muchos el más importante. Esta persona se encarga de la elaboración del vino.
  • El tonelero – Persona que vuelca su experiencia en este noble oficio de elaborar las barricas (barriles o botas) que son utilizadas en el añejamiento del vino.
  • El enólogo – Persona estudiosa del vino y su elaboración, se encarga en la supervisión y asesoramiento en la elaboración del vino.
  • El catador – Experto en la cata del vino, este profesional del vino nos guiará el reconocimiento de un buen vino, resaltando sus cualidades y defectos, dándonos una mejor idea del vino en cuestión.
  • El Sumiller o sommelier  Gran conocedor de vinos que nos ayudará a la elección del vino perfecto para cada ocasión y nos guiará a un buen fin para un maridaje perfecto.
  • El bodeguero – Persona propietaria de una bodega que elabora, almacena  o expende vinos.  Nexo final del vino con el consumidor y/o comerciante.
  • El ABC de la cata de vinos

    ABC de la cataSe ha hablado mucho sobre la manera correcta de catar un buen vino, somos conscientes que se trata de un tema muy extenso que cuenta con opiniones encontradas, y que entra muy a fondo en el campo de lo relativo y circunstancial.

    Un buen vino es un buen vino donde sea  y no hay que llegar a ser un gran enólogo o experto  sumiller para llegar a saberlo, claro que tampoco vamos a pretender a dar una conclusión exacta ni técnica del vino en cuestión, pero sí podemos llegar a tener un grado muy elevado de conocimientos del vino si sabemos algunos detalles importantes, o como hemos titulado el artículo, el ?ABC de la cata?.

    Para empezar a tener una idea clara de un buen vino, debemos saber al menos tres partes importantes de la cata de un vino: apariencia o forma, aroma y sabor, o como se dice en el mundo del vino: vista, nariz y boca.  Tres sentidos fundamentales para determinar la calidad de un buen vino.

    Cata de vinos

    • Apariencia o forma: Aquí la vista es nuestra mejor aliada, debemos fijarnos para empezar en el brillo que pueda tener el vino.

    Si la brillantez es buena, es que estamos frente a un vino interesante, si lo notamos opaco debemos sospechar. Para lograr esta primera prueba debemos levantar la copa a la altura de nuestra vista. Así, con un ligero movimiento en su propio eje descubriremos el color, brillo y limpieza del vino. También podremos descubrir el grado de alcohol con las famosas “lágrimas del vino” o “piernas”.

    • Aroma:  Para esta segunda fase de la cata, debemos introducir ligeramente nuestra nariz en la copa, con ello lograremos inhalar los llamados “aromas primarios” los cuales están marcados por el tipo o tipos de uva con que está hecho el vino en cuestión.

    Catando vino

    Después distinguiremos los “aromas secundarios”. Estos son logrados por la fermentación del vino.

    Y por último percibiremos los “aromas terciarios” los cuales son expandidos por la guarda del vino. Para lograr percibir estos aromas, antes de introducir la nariz en la copa, debemos agitarla ligeramente para despertar tan bellos olores.

    • Sabor: Para muchos la parte más importante de la cata del vino. Para empezar sólo debemos tomar un pequeño sorbo de vino, el cual pasearemos por las papilas gustativas de nuestra boca, para descubrir los cuatros sabores que suele tener un vino: dulce, salado, ácido y amargo. Un buen vino logra el equilibrio perfecto entre estos sabores.

    El Champagne más viejo del mundo

    Bodega antiguaProbar un champagne es, en ocasiones, más que un placer. En ocasiones se convierte en una experiencia única. Hoy os contamos una historia ciertamente curiosa: la de la cata del Champagne más viejo del mundo del que se tenga noticia.

    En Marzo del 2009 se reunieron 12 expertos catadores en Epernay, centro de la región de Champagne, para celebrar una particular cata de Perrier-Jouët. Como invitado especial, los jueces del “Guinness World Record”. El motivo: degustar la botella de Champagne más antigua del mundo. 

    Es extraordinario pensar que este vino se embotelló 10 años después de la batalla de Waterloo. Jorge IV era Rey de Inglaterra y Carlos X, último rey de Francia, era coronado en la Catedral de Reims ese mismo año. En España ni siquiera había alumbrado público, que se estrenaría en Barcelona al año siguiente. Estamos hablando de 1825.

    La botella a catar era un champagne de 1825 de la casa Perrier-Jouët, en excelente estado de conservación (incluso el corcho era el original, y parecía en buen estado). ¿Estaría bebible?

    Hay 2 botellas más de la misma añada que no se abrieron -“ni se abrirán en un futuro próximo”, como aseguró Oliver Cavil, jefe de la bodega-. Estas antiguas botellas de Champagne se han almacenado 70 metros bajo tierra en las bodegas de Perrier-Jouët, a una temperatura constante de 11ºC.

    A medida que Oliver Cavil fue sacando el corcho se hizo el silencio, y una vez que se sirvió el champagne hubo un estallido de aplausos. “Fue muy estresante”, dijo. “Me preocupaba que el corcho se rompiera, ya que nunca había sido cambiado. Y que el champagne no fuera potable. Pero, por suerte, lo fue.”

    La mayor parte de la presión y burbuja había desaparecido, aunque había todavía subía un diminuto rosario de burbujas. Fue bastante sorprendente ver cómo este espumoso recuperaba la vida, después de tantísimos años.

    ¿Y a qué sabía?

    Según el jefe de la bodega, la descripción de este espumoso fue: “Aunque no tenía más que un pequeño rastro de burbujas, era perfectamente fresco, el color estaba bien y se asemejaba a uno de los más grandes Chablis, con aromas con notas de trufa blanca y de chocolate.”

    El veredicto general entre los privilegiados asistentes fue que el champagne, de 184 años de edad, sabía mucho mejor que sus compañeros más jóvenes. Uno encontró aromas “de trufa y caramelo”, otro “sabores de setas, bosques y un poco de miel”, y un tercero “pastel de carne de Navidad”.

    Sí coincidieron en que era un champagne con mucho carácter -no en vano todos los vinos tienden a oxidarse con el tiempo-, y que conservaba cierto dulzor, algo que no es de extrañar porque en aquellos días gustaban los vinos mucho más dulces que en la actualidad. De hecho, se piensa que ése es precisamente el secreto para que el champagne se haya conservado en condiciones durante casi 2 siglos, además de la presión especial de las botellas de espumoso, de entre 5 y 6 atmósferas.

    Serena Sutcliffe, jefa del Departamento Internacional de Vinos de Sotheby’s, que ayudó a organizar el evento, admiró su “sabor adictivo a higos”, e incluso “sus suaves notas salinas” Sutcliffe valoró este Perrier-Jouët por encima de las otras 3 cosechas de las que se tiene noticia, las de 1846, 1848 y 1874. “Imagínese si se hubiera vendido” comentó, “cada sorbo habría costado cientos de libras“.

    En 1985 Christie’s de Londres vendió una botella de Château Lafite por 105.000 libras, uno de los precios más altos de la historia para una botella de vino, así que ¿quién sabe qué precio habría alcanzado esta?

    Perrier-Jouët asumió un auténtico riesgo, porque la experiencia habría terminado en fracaso si el corcho no hubiera hecho su trabajo correctamente. Pero fue un triunfo que aún hoy supone un récord. ¡Y aún quedan otras 2 botellas! ¡Brindemos por ellas!

    Cómo organizar una cata

    Cata de vinosUna cata puede ser un evento agradable para disfrutar con la familia o los amigos, y resulta fácil de organizar. Da igual si quieres que sea algo íntimo, o si tienes algún propósito comercial, porque en esencia debes seguir los mismos pasos.

    Empieza planificando cuidadosamente. Una cata es un evento para disfrutar de los sentidos, y cada detalle debe contribuir a ello. Si quieres puedes preparar invitaciones para darle un carácter más relevante, que tus invitados noten que te has esmerado, y se den cuenta de que te has tomado el trabajo de prepararles una experiencia especial:

    1. Piensa qué tipo de evento estás organizando. Prepara una cena, un cóctel o un aperitivo después de la cata inicial en función de la hora del día y de los asistentes que esperas, así podéis aprovechar la experiencia para disfrutar de unos buenos maridajes. Esto permitirá a tus invitados ampliar el placer de la cata y darse cuenta de cómo los vinos saben distinto con diferentes comidas.
    2.  Si la cata pretende ser profesional, cuenta con la ayuda de un profesional. Para tus amigos puede ser suficiente disfrutar del vino en buena compañía, e incluso puedes pedirles que te ayuden con la elección de los vinos, o el maridaje. Pero un profesional difícilmente querrá  volver a perder el tiempo contigo si no le ofreces una experiencia más pro. Elige cuidadosamente el lugar, la decoración, los vinos y la comida, las invitaciones y, como ya hemos dicho, cada uno de los detalles
    3. Prepara las cosas que necesitarás para la cata: copas adecuadas, sacacorchos y, por supuesto, los vinos que vayáis a catar. Facilita a los invitados un kit de cata (copas, servilletas, lápiz y hojas para anotaciones, para facilitarles la cata. Además, sería interesante que este kit incluyese una guía de cata con las características de los vinos que estáis catando, indicaciones sobre los aromas presentes en los vinos y su origen, y algún pequeño truco sobre la cata (cómo catar, como distinguir el color, temperaturas,…).
    4. Deberías disponer de los vinos de la cata, por lo menos, 48 horas antes, en posición horizontal, para que reposen, y a la temperatura adecuada, para que estén listos. Durante la cata, asegúrate de que cada invitado tiene una copa para cada vino, o busca la forma de aclarar la copa con agua y envinar antes de servir, para que no resulte pesada la espera entre vino y vino. La mejor opción sería disponer de una copa para cada vino, de manera que una vez catado un vino la copa quedara a disposición del invitado para luego poder comparar con los vinos siguientes.
    5. Guía a tus invitados durante la cata. Empieza por el vino más ligero y acaba con el más fuerte, para que los aromas no se solapen, y coméntales los motivos por los que has ido eligiendo cada vino. Sería aconsejable que existiera un hilo conductor entre los vinos (vinos de la misma región, de la misma uva, de la misma añada). Eso suele resultar interesante para los invitados porque así pueden tener una perspectiva más amplia sobre el tema de la cata.
    6. Termina la cata con el maridaje. Deja que los invitados comenten, y que la conversación fluya. Una cata tiene que terminar como una fiesta y, como en las fiestas, el anfitrión tiene que saber cuándo dejar de ser protagonista para ser uno más. ¡Qué disfrutéis!

    Vinos florales, finos y francos

    Vinos florales¿Un vino floral tiene flores dentro? ¿Un vino fino es siempre de Jerez? ¿El vino franco desapareció en 1975? Hoy vamos a seguir explorando las expresiones más habituales que podéis encontrar al leer una nota de cata, para que podamos llegar a entender cómo es el vino que nos están tratando de explicar.

    En esta ocasión le toca el turno a 3 expresiones relacionadas, fundamentalmente, con la nariz: vino floral, vino fino y vino franco.

    ¿Qué es un vino floral? Cuando definimos el vino refiriéndonos a otros objetos o frutas, hay quien puede pensar si esos objetos se le han añadido al vino, pero no es así. Se trata simplemente de recuerdos de aromas. Igual que al oler una pera nos recordará antes a un plátano que a una sandía, el aroma de un vino nos puede recordar a otras frutas o flores. Así, cuando decimos que un vino tiene aromas florales, queremos decir que su olor nos recuerda a pétalos de flores, que pueden ir desde el jazmín (flor blanca, olor propio de algunos blancos) hasta la violeta (que puede percibirse en algunos tintos).

    Un vino con matices florales muy acusado puede ser el Petrea Chardonnay 2005, un blanco que, a pesar de tener crianza en barrica (con la consiguiente suma de aromas), no ha perdido nada de la esencia aromática de la Chardonnay y sus matices florales. ¿Lo habéis entendido?
    Quiere decir que es un vino hecho con uva Chardonnay (y como los Chardonnay, con bastantes recuerdos en su aroma a flores), pero que además tiene aromas a vainilla, madera, canela,… que ha cogido al estar un tiempo criándose en una barrica de roble. Un vino muy completo y tremendamente bueno.

    El vino fino, además de ser un tipo de vino propio de la DO Jerez, es aquel que tiene aromas nobles y elegantes de óptima intensidad, que recuerdan levemente a maderas perfumadas. Como aromas nobles se suelen entender los aromas de crianza, que se deben reconocer fácilmente pero resultar perfumado y bien conjugado con el resto de los aromas del vino. Eso sería un vino fino en nariz, como por ejemplo el Sumarroca Boria.

    Vino franco es una expresión que se puede decir perfectamente sin parecer autoritario. Porque se refiere al vino que no parece tener defectos ni en su aroma ni en su sabor. Es franco, es lo que es, y te puede gustar o no, pero no tiene ningún defecto.

    Vino elegante, vino equilibrado, vino evolucionado y vino estable

    Vino equilibrado

    Seguimos explicando las expresiones de cata más comunes, y hoy toca el turno a 4 expresiones de uso muy común: Vino elegante, vino equilibrado, vino evolucionado y vino estable.

    Como siempre, los criterios para calificar un vino son subjetivos (y de ahí el gusto por catar y descubrir el vino por nosotros mismos, independientemente de lo que digan los demás), así que lo que para algunos puede ser un vino estable, para otros puede ser un vino evolucionado.

    Y es que vamos a empezar por estos 2 últimos términos, que podemos usar como antónimos: Vino evolucionado y Vino estable. La pregunta a la que responden es si el vino sigue sabiendo igual que la última vez que lo probamos (si no es la primera vez que catamos una botella de este vino), y normalmente se refiere a catas realmente alejadas en el tiempo (más de un año).

    Un vino estable es aquel que no cambia en sus características con el paso del tiempo. Compramos 2 botellas de un vino, probamos 1 hace 2 años y otra hoy, y saben igual o, al menos, el vino no ha empeorado significativamente. El vino es estable.

    Lo contrario sería un vino evolucionado, es decir, un vino que sí ha cambiado significativamente a lo largo del tiempo. En principio, lo normal es que todos los vinos evolucionen, por lo que si se indica en la nota de cata suele ser porque el vino ha evolucionado para mal.

    En cualquier caso, todos los vinos tienen una curva de evolución (en función de cómo se haya elaborado), en la que primero mejoran hasta alcanza su momento óptimo de consumo y luego empiezan a empeorar. Cuando se habla de un vino evolucionado, lo más probable es que se refieran a vinos que ya no están en su mejor momento.

    También queremos hablar de los vinos elegantes y los vinos equilibrados. La elegancia de un vino se puede decir de los aromas y de los sabores, pero normalmente se usa más para los aromas, y se refiere a los vinos en los que determinados aromas (fundamentalmente los aromas a madera en los vinos con crianza) se aprecian con claridad pero sin llegar a tapar otros aromas secundarios. Es decir, que permiten apreciar toda la diversidad de aromas del vino. Es un término relacionado pero no idéntico al de delicadeza de un vino, porque un vino delicado siempre es elegante, aunque no siempre un vino elegante es delicado. La diferencia la marca la intensidad de los aromas. En cualquier caso, suele ser un término positivo, a no ser que te gusten los vinos que sólo muestran un aroma principal.

    Cuando hablamos de un vino elegante en boca, queremos decir que se aprecian todos los sabores de forma más o menos armónica. Aunque cuando se aprecian muchos sabores sería más acertado decir que se trata de un vino amplio, y si queremos hablar de la armonía de sabores en realidad de lo que estamos hablando es de un vino equilibrado, un vino cuyos caracteres gustativos y olfativos se presentan bien conjuntados y sin defectos.

    Si estos días vais a comprar vino online y queréis probar un vino elegante podemos sugeriros el Sumarroca Boria, un ejemplo de cómo la madera armoniza con los aromas propios de la buena tierra y la buena uva.

    Los vinos equilibrados son aquellos que huelen y saben de forma coordinada, que no sorprende con sabores que no te imaginas al olor, por lo que resulta armonioso. Es un adjetivo elogioso, así que no lo uséis cuando un vino sólo huele y sabe a una sola cosa. Ya hay una palabra para eso, que explicaremos pronto. El equilibrio de un vino habla de la cantidad de aromas y olores, sino, precisamente, de su equilibrio, de su conjunción ante nuestros sentidos.

    Como vino equilibrado, un buen ejemplo sería el Oda 2006, bastante interesante de aromas y que luego en la boca confirma su buena nariz. Excelente. ¿Y vosotros? ¿Podríais darme un ejemplo de cata donde se usen algunos de estos términos?

     

    Vinos débiles, Vinos delicados y Vinos duros

    Vinos delicadosVinos débiles, vinos delicados y vinos duros son los 3 conceptos de cata sobre los que vamos a hablar hoy. Los 2 primeros, sobre todo, parecen muy relacionados, pero sin embargo tienen matices muy diferentes. En realidad veremos que, aunque se asientan sobre la misma base, el vino débil y el vino delicado son las 2 caras de una misma moneda.

    En cuanto al vino duro, es una expresión que se usa con 2sentidos distintos, por lo que es necesario que expliquéisa qué sentido os referís cuando lo usáis. Nos vamos explicando:

    Cuando un vino tiene poco aroma o sabor, podemos decir que se trata tanto de un vino débil o de un vino delicado. ¿Cuál es entonces la diferencia? Pues la marcará el hecho de que el resultado sea un vino al que no apreciemos aromas (vino débil), o un vino al que le notemos grandes aromas o sabores pero de forma muy ligera, casi imperceptible (delicado).

    La diferencia no es cuántos (poco en los 2 casos) sino cuáles son los aromas o sabores que apreciamos. Si se trata de un vino con buenos aromas echaremos en falta algo más de potencia aromática, que nos haría disfrutar más, mientras que un vino débil no va a mejorar la calidad de su aroma aunque éste sea más potente.

    Un excelente vino que resulta muy delicado de aromas es el Fray Germán Verdejo 2009.

    Mientras que vinos delicados y vinos débiles son 2 términos que se refieren, con matices, a la misma cosa, cuando decimos que estamos ante un vino duro lo que podemos decir son 2 cosas diferentes.

    Un vino duro puede ser un vino tánico o astrigente, y puede ser un vino con exceso de acidez. En el caso de que lo usemos porque nos parece tánico (con muchos taninos, áspero en la boca ), se trata de una característica, y como tal a algunos le gustarán los vinos duros y a otros no, si bien suele tener una connotación negativa. También se puede usar cuando se prueba un vino de larga crianza que aún no ha evolucionado suficiente en la botella (“este vino se muestra aún un poco duro”). En cambio, en la segunda acepción, la palabra se usa con un sentido claramente negativo (todos los conceptos que se refieren a un exceso lo son).

    También hay quien usa la expresión “vino duro” en ambos sentidos a la vez, o cuando el vino le parece con demasiado cuerpo, o con exceso de alguna cualidad, que es lo que le hace “duro”. También, por tradición, hay zonas donde los vinos pueden ser más duros (en el sentido de tánicos) que en otras (en Extremadura o Bullas suelen hacer vinos más duros que en Pla i Llevant o Navarra, por ejemplo), por lo que se puede relativizar el uso del término (un vino navarro especialmente duro no tiene por qué ser más duro que un Bullas, por ejemplo).

    Un vino especialmente duro para Pla I Llevant, por ejemplo, es el Miquel Gelabert Cabernet Sauvignon 2003, y sin embargo os aseguro que se trata de un vino excepcional.

    ¿Te gustan los vinos duros? ¿O los prefieres delicados? ¿Te has llevado alguna decepción con algún vino que te pareciera débil?

    Vinos blandos, brillantes, bouquet

    Vinos brillantesAyer empezamos a hablar de las expresiones usadas en una nota de cata. El objetivo es poder descifrar el, a veces, inexplicable lenguaje del mundo de las catas, porque eso nos permitirá entender cómo son los vinos que nos intentan explicar, y podremos acertar al elegirlos o no para nuestra bodega particular

    Hoy vamos a continuar con otras 3 expresiones: Vinos blandos, Vinos brillantes, Vinos con bouquet.

    Como siempre, lo primero es entender a qué característica concreta de un vino nos referimos, y luego pondremos algún ejemplo, según la humilde opinión de este aún más humilde blogger. Pero en el mundo de los sabores, tan subjetiva, como siempre, la decisión última es la tuya, que tendrás que decidir qué cualidades de un vino te gustan y qué vino, a tu entender, tiene esas cualidades. Empezamos con los vinos blandos:

    Los vinos blandos son aquellos que poseen una acidez demasiado baja y carecen de frescura. Es decir, que se trata de una característica de sabor del vino. Puede ser una característica positiva en un vino dulce, su ausencia de acidez, pero en un vino normal el sabor parecerá el de una bebida “desbravada”, sin carácter alguno. Como muchas de las características del vino, admite una valoración subjetiva. Por ejemplo, un vino que me pareció algo blando fue el Blasón del Turra Rosado 2005.

    El Bouquet, el famoso bouquet (o buqué, como se admite en castellano), es un término que se refiere a los aromas procedentes de las crianzas del vino. Es el aroma terciario. Los aromas primarios son los frutales, que vienen de la uva, el secundario son los procedentes del proceso de fermentación, y los terciarios son los que vienen del envejecimiento.

    Normalmente es un lugar común decir que los vinos conservados en barricas americanas acumulan aromas a vainilla, y que los conservados en barricas francesas, en cambio, tienen aromas a cuero y tabaco. Todos esos aromas serían parte del bouquet de un vino y nunca los tendrán los vinos jóvenes, puesto que no han pasado proceso de envejecimiento alguno.

    Un vino que conserva un excelente bouquet es el Marboré 2004, de Somontano.

    En cambio, cuando hablamos del brillo de un vino estamos hablando de su aspecto. Un vino brillante es un vino que presenta un aspecto visual esplendoroso y limpio, con reflejos luminosos. Son esos vinos que parecen salidos de una fotografía publicitaria. El último que probé con esta característica perfectamente desarrollada fue el Gran Feudo Chivite Chardonnay 2009. Aunque un vino brillante no tiene porqué estar mejor o peor que uno con menos brillo, en este caso os puedo asegurar que este vino estaba espectacular. 

    Con estos datos, ¿podríais poner ejemplos de vinos blandos, brillantes o con un buen bouquet?