Etiqueta: cata

China, potencia mundial en catadores de vinos

 TAGS:undefined

El pasado mes de octubre tuvo lugar la cuarta edición del campeonato anual de “degustación a ciegas” organizado por la revista francesa La Revue du vin de France. La sorpresa de este año fue China, cuyo equipo de catadores de vino venció a los representantes de los otros 20 países participantes de este premio internacional.

Con un total de 108 puntos, la delegación del gigante asiático se coronó ganadora por delante de países con una amplia tradición vitivinícola como Francia (2º con 102 puntos), Estados Unidos (3º con 100 puntos), España (10º con 76 puntos), Argentina (17º con 49 puntos) o Italia (18º con 48 puntos). Para obtener dichos puntos, los participantes de esta cata a ciegas debían identificar el país de origen, las variedades de uva, denominación de origen y año de cosecha de seis vinos tintos y seis blancos de diversas regiones del mundo.

La victoria de China fue descrita como “una bomba” dentro del mundo del vino, especialmente para aquellos países europeos con una fuerte industria vinícola como Francia, España e Italia. Brice Leboucq, el entrenador del equipo chino atribuyó esta victoria a la elevada competencia, dando acceso únicamente a profesionales del máximo nivel.

Esta no es la primera vez que este país asiático sorprende al vencer a las potencias mundiales del vino. En el año 2011, el vino Jia Bei Lan 2009 elaborado por Helan Qing Xue recibió el Trofeo Internacional de la Variedad Bordeaux Rojo en los Premios Mundiales del Vino Decanter. Todo ello es reflejo del crecimiento y fortalecimiento de la industria vitivinícola en China. De hecho, actualmente ocupa el segundo lugar mundial en superficie ocupada por viñedos (más de 800.000 hectáreas); superado únicamente por España.

No hay lugar a dudas que la industria del vino de este país asiático van por buen camino para convertirse en un potencia mundial del vino; así lo respaldan estos importantes reconocimientos internacionales. Sin embargo, China aún se enfrenta a un gran reto: librarse de la imagen de ser un fabricante de productos masivos y baratos, algo que será muy difícil dentro del círculo de amantes del vino.

 TAGS:Pétalos del Bierzo 2015Pétalos del Bierzo 2015

Pétalos del Bierzo 2015: un vino tinto con DO Bierzo a base de alicante bouschet y mencía de 2015 y con un grado alcohólico de 14º.

 

 

 TAGS:Pruno 2015Pruno 2015

Pruno 2015: un vino tinto con DO Ribera del Duero con racimos de cabernet sauvignon y tinta fina de la añada 2015 y con 14º de alcohol en volumen. 

Imagen: toyohara

10 vinos ecológicos que hemos probado (y que nos han gustado mucho)

 TAGS:undefinedEl lunes estuvimos en Vinum Nature, el Salón Internacional de los vinos ecológicos, naturales y biodinámicos. Y, como no podía ser de otra manera, el Personal Shopper de Uvinum y experto en vinos, Juan Manuel Gonzalvo, cató algunos de los vinos presentes en el evento para poder compartirlos con todos nosotros a través de las redes sociales. 

Aprovechando su conocimiento, queremos compartir contigo diez de los vinos que cató y que estamos seguros de que te gustarán. ¡A ver qué te parecen!

1. Menade Verdejo 2015

Fresco, ligero y amable, Menade Verdejo 2015 es un vino ecológico de Rueda muy recomendable. Hará que tus veladas fluyan con la misma naturalidad con la que fluye él.

 

Menade Verdejo 2015 (Rueda) #organicwine #ecologico #vino #videocata #uvinum #vnbcn

Un vídeo publicado por Uvinum (@uvinum) el 20 de Jun de 2016 a la(s) 9:41 PDT

 

2. Nosso 2015

Nos recuerda a tierra húmeda, a uva natural… Nosso 2015 es pura naturaleza, sin maquillajes, un verdejo que nos recuerda a los vinos de antes, los de toda la vida.

 

Nosso Verdejo Natural 2015 (VT Castilla y León) #organicwine #ecologico #vino #videocata #uvinum #vnbcn

Un vídeo publicado por Uvinum (@uvinum) el 20 de Jun de 2016 a la(s) 9:48 PDT

 

3. Eixaders 2014

Amplio, con cuerpo, aromático… Eixaders 2014 Un vino que hace gala (y honor) al valor del trabajo pensado por y para las personas y por y para la tierra. 

 

4. Naltres 2014

Primer vino tinto que la cooperativa L’Olivera elabora en Costers del Segre, Naltres 2014 es un tinto intenso, goloso, equilibrado, de tanino dulce y fresco.

 

5. Albet i Noya 3 Macabeus 2015

El secreto de este Albet i Noya 3 Macabeus 2015 reside en la transparencia de su proceso de elaboración. Intenso y floral, con él redescubrirás la variedad Macabeu.

 

Albet i Noya 3 Macabeus (Penedès) #organicwine #ecologico #vino #videocata #uvinum #vnbcn @albetinoya ????????

Un vídeo publicado por Uvinum (@uvinum) el 20 de Jun de 2016 a la(s) 10:45 PDT

 

6. Albet i Noya Brut 21

Albet i Noya Brut 21 destaca por su originalidad y frescura, cualidades que le han valido el reconocimiento de certámenes y críticos, que ven en él la calidad de Classic Penedès.

 

Albet i Noya Brut 21 (Clàssic Penedès) #organicwine #ecologico #vino #espumoso #videocata #uvinum #vnbcn @albetinoya

Un vídeo publicado por Uvinum (@uvinum) el 20 de Jun de 2016 a la(s) 10:51 PDT

 

7. Albet i Noya Curiosa Rosat 2015

Profundamente aromático, en Albet i Noya Curiosa Rosat 2015 los aromas genuinos de Pinot Noir y de Merlot están muy presentes. Un rosado a tomar bien fresco.

 

Curiosa Rosat 2015 (Penedès) #organicwine #ecologico #vino #rosado #videocata #uvinum #vnbcn @albetinoya ????

Un vídeo publicado por Uvinum (@uvinum) el 20 de Jun de 2016 a la(s) 10:56 PDT

 

8. Habitat Blanco 2014

Con Habitat Blanco 2014, Torres nos propone un vino en armonía con la naturaleza y que muestra la exquisitez de la Xarel·lo y la originalidad de la Garnacha Blanca.

 

Habitat Blanco 2014 (Garnacha y Xarel·lo, Catalunya) #organicwine #ecologico #vino #videocata #uvinum #vnbcn @bodegastorres

Un vídeo publicado por Uvinum (@uvinum) el 20 de Jun de 2016 a la(s) 11:07 PDT

 

 

9. Jean Leon 3055 Chardonnay 2015

Jean Leon 3055 Chardonnay 2015 es un vino ecológico muy aromático, fresco y placentero. Además, tiene una gran historia de superación tras él. ¿La quieres descubrir? 

 

Jean Leon 3055 Chardonnay (Penedès) #organicwine #ecologico #vino #videocata #uvinum #vnbcn @jeanleon1963 ????????

Un vídeo publicado por Uvinum (@uvinum) el 20 de Jun de 2016 a la(s) 11:17 PDT

 

10. Can Credo 2013

Este exquisito Can Credo 2013 es un vino blanco biodinámico que se caracteriza por un carácter equilibrado, profundo y largo. Está destinado a cosechar fans.

 

Can Credo 2013 (Xarel·lo, Penedès) #organicwine #ecologico #vino #videocata #uvinum #vnbcn

Un vídeo publicado por Uvinum (@uvinum) el 20 de Jun de 2016 a la(s) 11:29 PDT

 Imágenes: Uvinum y Sonja Pieper

5 claves para disfrutar de una cata hedonista

 TAGS:undefinedEl placer sensorial está tomando máximo protagonismo en el mundo del turismo o de la gastronomía. Se busca dar placer a través de la comida o la bebida, para llegar a una máxima sensación de bienestar. Por ello, cuando hablamos de catas hedonistas son aquellas que aportan este placer a la hora de beber, por ejemplo, vino.

  1. Bien rodeados. Para que se dé una cata hedonista debemos estar bien rodeados, ya sea del mejor ambiente, de amigos, de familiares, de personas que nos hagan disfrutar, al mismo tiempo que degustamos buen vino. Todo va unido. Vivir situaciones de relax, dentro de un ambiente distendido.
  2. Divertimento. Más allá de las catas profesionales, la hedonista busca una diversión, que es beber vino por puro placer. Porque nos gusta, encanta, entusiasma y vemos que es una acción divertida, para nada una obligación.
  3. Disfrutar de los sentidos sensoriales. En este tipo de cata entran en juego la vista, el olfato y el gusto a la máxima expresión. Necesitamos condicionar esta cata a aquellos estímulos sensoriales para aprender a buscar nuevos sabores y aromas que nos permitan, posteriormente, distinguir un vino de otro, pero siempre por puro placer de diferenciarlos.
  4. Vinos para fascinar. Se cree, según los entendidos en vinos, que las catas hedonistas se realizan con vinos que aportan alegría y euforia; es decir destinados a fascinar y cautivar placer en su mejor momento.
  5. Puede practicarse en cualquier lugar. Este tipo de cata, a diferencia de la más profesional (y algo encorsetada), es que puede realizarse donde el comensal quiera, desde su casa, un jardín, el bar… o también en un curso. Puede también hacerse entre amigos, pero a la vez con una persona que entienda sobre el tema, enólogo o summiller, que guíe a los comensales y les ayude a desarrollar nuevos conocimientos para el paladar.

 TAGS:Matsu El Pícaro 2015Matsu El Pícaro 2015

Matsu El Pícaro 2015: un vino tinto de la DO Toro elaborado con tempranillo y tinta de toro de 2015 y 14º de grado alcohólico.

 

 

 TAGS:Les Cousins L'Inconscient 2014Les Cousins L’Inconscient 2014

Les Cousins L’Inconscient 2014: un vino tinto de DO Priorat de bodegas Marc & Adria realizado con syrah y merlot de la añada 2014 y con una graduación alcohólica de 14º.

Vinos florales, finos y francos

Vinos florales¿Un vino floral tiene flores dentro? ¿Un vino fino es siempre de Jerez? ¿El vino franco desapareció en 1975? Hoy vamos a seguir explorando las expresiones más habituales que podéis encontrar al leer una nota de cata, para que podamos llegar a entender cómo es el vino que nos están tratando de explicar.

En esta ocasión le toca el turno a 3 expresiones relacionadas, fundamentalmente, con la nariz: vino floral, vino fino y vino franco.

¿Qué es un vino floral? Cuando definimos el vino refiriéndonos a otros objetos o frutas, hay quien puede pensar si esos objetos se le han añadido al vino, pero no es así. Se trata simplemente de recuerdos de aromas. Igual que al oler una pera nos recordará antes a un plátano que a una sandía, el aroma de un vino nos puede recordar a otras frutas o flores. Así, cuando decimos que un vino tiene aromas florales, queremos decir que su olor nos recuerda a pétalos de flores, que pueden ir desde el jazmín (flor blanca, olor propio de algunos blancos) hasta la violeta (que puede percibirse en algunos tintos).

Un vino con matices florales muy acusado puede ser el Petrea Chardonnay 2005, un blanco que, a pesar de tener crianza en barrica (con la consiguiente suma de aromas), no ha perdido nada de la esencia aromática de la Chardonnay y sus matices florales. ¿Lo habéis entendido?
Quiere decir que es un vino hecho con uva Chardonnay (y como los Chardonnay, con bastantes recuerdos en su aroma a flores), pero que además tiene aromas a vainilla, madera, canela,… que ha cogido al estar un tiempo criándose en una barrica de roble. Un vino muy completo y tremendamente bueno.

El vino fino, además de ser un tipo de vino propio de la DO Jerez, es aquel que tiene aromas nobles y elegantes de óptima intensidad, que recuerdan levemente a maderas perfumadas. Como aromas nobles se suelen entender los aromas de crianza, que se deben reconocer fácilmente pero resultar perfumado y bien conjugado con el resto de los aromas del vino. Eso sería un vino fino en nariz, como por ejemplo el Sumarroca Boria.

Vino franco es una expresión que se puede decir perfectamente sin parecer autoritario. Porque se refiere al vino que no parece tener defectos ni en su aroma ni en su sabor. Es franco, es lo que es, y te puede gustar o no, pero no tiene ningún defecto.

Vino elegante, vino equilibrado, vino evolucionado y vino estable

Vino equilibrado

Seguimos explicando las expresiones de cata más comunes, y hoy toca el turno a 4 expresiones de uso muy común: Vino elegante, vino equilibrado, vino evolucionado y vino estable.

Como siempre, los criterios para calificar un vino son subjetivos (y de ahí el gusto por catar y descubrir el vino por nosotros mismos, independientemente de lo que digan los demás), así que lo que para algunos puede ser un vino estable, para otros puede ser un vino evolucionado.

Y es que vamos a empezar por estos 2 últimos términos, que podemos usar como antónimos: Vino evolucionado y Vino estable. La pregunta a la que responden es si el vino sigue sabiendo igual que la última vez que lo probamos (si no es la primera vez que catamos una botella de este vino), y normalmente se refiere a catas realmente alejadas en el tiempo (más de un año).

Un vino estable es aquel que no cambia en sus características con el paso del tiempo. Compramos 2 botellas de un vino, probamos 1 hace 2 años y otra hoy, y saben igual o, al menos, el vino no ha empeorado significativamente. El vino es estable.

Lo contrario sería un vino evolucionado, es decir, un vino que sí ha cambiado significativamente a lo largo del tiempo. En principio, lo normal es que todos los vinos evolucionen, por lo que si se indica en la nota de cata suele ser porque el vino ha evolucionado para mal.

En cualquier caso, todos los vinos tienen una curva de evolución (en función de cómo se haya elaborado), en la que primero mejoran hasta alcanza su momento óptimo de consumo y luego empiezan a empeorar. Cuando se habla de un vino evolucionado, lo más probable es que se refieran a vinos que ya no están en su mejor momento.

También queremos hablar de los vinos elegantes y los vinos equilibrados. La elegancia de un vino se puede decir de los aromas y de los sabores, pero normalmente se usa más para los aromas, y se refiere a los vinos en los que determinados aromas (fundamentalmente los aromas a madera en los vinos con crianza) se aprecian con claridad pero sin llegar a tapar otros aromas secundarios. Es decir, que permiten apreciar toda la diversidad de aromas del vino. Es un término relacionado pero no idéntico al de delicadeza de un vino, porque un vino delicado siempre es elegante, aunque no siempre un vino elegante es delicado. La diferencia la marca la intensidad de los aromas. En cualquier caso, suele ser un término positivo, a no ser que te gusten los vinos que sólo muestran un aroma principal.

Cuando hablamos de un vino elegante en boca, queremos decir que se aprecian todos los sabores de forma más o menos armónica. Aunque cuando se aprecian muchos sabores sería más acertado decir que se trata de un vino amplio, y si queremos hablar de la armonía de sabores en realidad de lo que estamos hablando es de un vino equilibrado, un vino cuyos caracteres gustativos y olfativos se presentan bien conjuntados y sin defectos.

Si estos días vais a comprar vino online y queréis probar un vino elegante podemos sugeriros el Sumarroca Boria, un ejemplo de cómo la madera armoniza con los aromas propios de la buena tierra y la buena uva.

Los vinos equilibrados son aquellos que huelen y saben de forma coordinada, que no sorprende con sabores que no te imaginas al olor, por lo que resulta armonioso. Es un adjetivo elogioso, así que no lo uséis cuando un vino sólo huele y sabe a una sola cosa. Ya hay una palabra para eso, que explicaremos pronto. El equilibrio de un vino habla de la cantidad de aromas y olores, sino, precisamente, de su equilibrio, de su conjunción ante nuestros sentidos.

Como vino equilibrado, un buen ejemplo sería el Oda 2006, bastante interesante de aromas y que luego en la boca confirma su buena nariz. Excelente. ¿Y vosotros? ¿Podríais darme un ejemplo de cata donde se usen algunos de estos términos?

 

Vinos débiles, Vinos delicados y Vinos duros

Vinos delicadosVinos débiles, vinos delicados y vinos duros son los 3 conceptos de cata sobre los que vamos a hablar hoy. Los 2 primeros, sobre todo, parecen muy relacionados, pero sin embargo tienen matices muy diferentes. En realidad veremos que, aunque se asientan sobre la misma base, el vino débil y el vino delicado son las 2 caras de una misma moneda.

En cuanto al vino duro, es una expresión que se usa con 2sentidos distintos, por lo que es necesario que expliquéisa qué sentido os referís cuando lo usáis. Nos vamos explicando:

Cuando un vino tiene poco aroma o sabor, podemos decir que se trata tanto de un vino débil o de un vino delicado. ¿Cuál es entonces la diferencia? Pues la marcará el hecho de que el resultado sea un vino al que no apreciemos aromas (vino débil), o un vino al que le notemos grandes aromas o sabores pero de forma muy ligera, casi imperceptible (delicado).

La diferencia no es cuántos (poco en los 2 casos) sino cuáles son los aromas o sabores que apreciamos. Si se trata de un vino con buenos aromas echaremos en falta algo más de potencia aromática, que nos haría disfrutar más, mientras que un vino débil no va a mejorar la calidad de su aroma aunque éste sea más potente.

Un excelente vino que resulta muy delicado de aromas es el Fray Germán Verdejo 2009.

Mientras que vinos delicados y vinos débiles son 2 términos que se refieren, con matices, a la misma cosa, cuando decimos que estamos ante un vino duro lo que podemos decir son 2 cosas diferentes.

Un vino duro puede ser un vino tánico o astrigente, y puede ser un vino con exceso de acidez. En el caso de que lo usemos porque nos parece tánico (con muchos taninos, áspero en la boca ), se trata de una característica, y como tal a algunos le gustarán los vinos duros y a otros no, si bien suele tener una connotación negativa. También se puede usar cuando se prueba un vino de larga crianza que aún no ha evolucionado suficiente en la botella (“este vino se muestra aún un poco duro”). En cambio, en la segunda acepción, la palabra se usa con un sentido claramente negativo (todos los conceptos que se refieren a un exceso lo son).

También hay quien usa la expresión “vino duro” en ambos sentidos a la vez, o cuando el vino le parece con demasiado cuerpo, o con exceso de alguna cualidad, que es lo que le hace “duro”. También, por tradición, hay zonas donde los vinos pueden ser más duros (en el sentido de tánicos) que en otras (en Extremadura o Bullas suelen hacer vinos más duros que en Pla i Llevant o Navarra, por ejemplo), por lo que se puede relativizar el uso del término (un vino navarro especialmente duro no tiene por qué ser más duro que un Bullas, por ejemplo).

Un vino especialmente duro para Pla I Llevant, por ejemplo, es el Miquel Gelabert Cabernet Sauvignon 2003, y sin embargo os aseguro que se trata de un vino excepcional.

¿Te gustan los vinos duros? ¿O los prefieres delicados? ¿Te has llevado alguna decepción con algún vino que te pareciera débil?

Vinos blandos, brillantes, bouquet

Vinos brillantesAyer empezamos a hablar de las expresiones usadas en una nota de cata. El objetivo es poder descifrar el, a veces, inexplicable lenguaje del mundo de las catas, porque eso nos permitirá entender cómo son los vinos que nos intentan explicar, y podremos acertar al elegirlos o no para nuestra bodega particular

Hoy vamos a continuar con otras 3 expresiones: Vinos blandos, Vinos brillantes, Vinos con bouquet.

Como siempre, lo primero es entender a qué característica concreta de un vino nos referimos, y luego pondremos algún ejemplo, según la humilde opinión de este aún más humilde blogger. Pero en el mundo de los sabores, tan subjetiva, como siempre, la decisión última es la tuya, que tendrás que decidir qué cualidades de un vino te gustan y qué vino, a tu entender, tiene esas cualidades. Empezamos con los vinos blandos:

Los vinos blandos son aquellos que poseen una acidez demasiado baja y carecen de frescura. Es decir, que se trata de una característica de sabor del vino. Puede ser una característica positiva en un vino dulce, su ausencia de acidez, pero en un vino normal el sabor parecerá el de una bebida “desbravada”, sin carácter alguno. Como muchas de las características del vino, admite una valoración subjetiva. Por ejemplo, un vino que me pareció algo blando fue el Blasón del Turra Rosado 2005.

El Bouquet, el famoso bouquet (o buqué, como se admite en castellano), es un término que se refiere a los aromas procedentes de las crianzas del vino. Es el aroma terciario. Los aromas primarios son los frutales, que vienen de la uva, el secundario son los procedentes del proceso de fermentación, y los terciarios son los que vienen del envejecimiento.

Normalmente es un lugar común decir que los vinos conservados en barricas americanas acumulan aromas a vainilla, y que los conservados en barricas francesas, en cambio, tienen aromas a cuero y tabaco. Todos esos aromas serían parte del bouquet de un vino y nunca los tendrán los vinos jóvenes, puesto que no han pasado proceso de envejecimiento alguno.

Un vino que conserva un excelente bouquet es el Marboré 2004, de Somontano.

En cambio, cuando hablamos del brillo de un vino estamos hablando de su aspecto. Un vino brillante es un vino que presenta un aspecto visual esplendoroso y limpio, con reflejos luminosos. Son esos vinos que parecen salidos de una fotografía publicitaria. El último que probé con esta característica perfectamente desarrollada fue el Gran Feudo Chivite Chardonnay 2009. Aunque un vino brillante no tiene porqué estar mejor o peor que uno con menos brillo, en este caso os puedo asegurar que este vino estaba espectacular. 

Con estos datos, ¿podríais poner ejemplos de vinos blandos, brillantes o con un buen bouquet?

 

Vinos aterciopelados, alcohólicos y amplios

Vinos aterciopeladosLas expresiones de cata son esas palabras que se incluyen habitualmente en las notas de cata y que se usan para describir un vino. Cuando leemos una nota de cata lo que tratamos es de hacernos una idea de cómo es el vino, si puede ser de nuestro gusto, cuáles son sus características más importantes,…

Sin embargo, si no tienes experiencia en las expresiones relacionadas con la cata, muchas veces al leerlas puedes notar, con perplejidad, que te dejan aún más confuso que antes, porque no conoces exactamente los términos o porque no comprendes del todo la relación de esos términos con el vino. 

Durante estas semanas vamos a intentar explicarte el significado de algunos de esas palabras de uso habitual en el mundo de la cata, para que te vayas poniendo al día. Es importante conocerlas porque, una vez que las comprendas y las sepas aplicar, podrás entender cualquier nota de cata, lo que equivale a decir que podrás saber cómo es un vino en base a esa nota, y si merece la pena probarlo o no. Poco a poco podrás comparar esas opiniones con las tuyas propias, y determinar si te gusta el criterio de tal o cual persona a la hora de juzgar vinos.

Hoy los términos de los que vamos a hablar son: vinos aterciopelados, vinos alcohólicos y vinos amplios.

Cuando se dice que un vino es alcohólico no estamos hablando de ningún defecto, sino simplemente de una característica que consideramos relevante de algunos vinos, que se caracterizan por un fuerte aroma a alcohol que no llega a ser molesto. Si eso llegara a ser molesto, podríamos decir que ese vino es “excesivamente alcohólico” o “demasiado alcohólico” (los excesos no son buenos).

Luego, en función de si te gustan o no ese tipo de vinos, decidirás si esa es una característica que quieres que esté presente en los vinos que eliges para tu propia bodega. La cualidad de alcohólico de un vino es una cualidad aromática, es decir, que la apreciamos al olor, y no al sabor.

Un vino que a mí me parece alcohólico sin llegar a ser desagradable, por ejemplo, es el Terra do Gargalo Tinto, de la DO Monterrei, en Galicia.

La cualidad de amplitud de un vino se puede aplicar tanto a aromas como a sabores, pero en este caso nos referiremos al sabor, y se refiere a los vinos que estimulan las papilas gustativas en varias zonas a la vez, dándonos sensaciones de salinidad, dulzor, acidez y/o amargor al mismo tiempo. Es decir, que se caracteriza por varias de esas sensaciones al mismo tiempo sin que ninguna en concreto prevalezca sobre las otras.

Decir que un vino es amplio en boca suele ser elogioso, en general, aunque como en todos los casos, debes ser tú el que decida si te gustan o no ese tipo de vinos.

Un ejemplo de vino amplio en boca es el Gorgocil Tempranillo Crianza 2008, uno de los vinos de Viñas de la Casa del Rico, en Jumilla.

Para acabar por hoy, hemos de mencionar a los vinos aterciopelados. Esta es una cualidad que se relaciona también con la boca, pero es más adecuada al hablar del “tacto” de un vino que del sabor del mismo. Porque cuando decimos que un vino es aterciopelado queremos decir que es de paso suave por la boca, y que no deja la lengua áspera ni con una sensación desagradable.

Suele decirse de vinos viejos que han pasado mucho tiempo en botella y que, por tanto, han perdido parte de sus taninos o éstos se han suavizado. ¿Y qué son los taninos? pues eso lo iremos explicando más adelante, pero, de forma muy superficial, los puedes entender como unos compuestos que son los responsables de la se quedad en la boca que producen algunos vinos, la aspereza en los lados de la lengua que, cuando es muy acusada, comparamos diciendo de un vino que “nos deja los lados de la boca como papel de lija”.

Un vino aterciopelado, por tanto, no dejará nada de aspereza en la boca. Un vino aterciopelado, por ejemplo, puede ser el Viña Tondonia Reserva 2000, un clásico de Rioja.

Habrá gente a la que le guste los vinos más aterciopelados o que le gusten más los vinos más tánicos y explosivos, o, lo que es más común, decantarse por unos u otros según la apetencia de cada momento o el maridaje propuesto. ¿A ti cuál te gusta más?

Catavins Sabadell, del 12 al 14 de noviembre, tu cita con el vino

Catavins SabadellLos eventos donde el vino es claro protagonista se van multiplicando por las diversas regiones españolas. Y es que los maridajes, la gastronomía, los vinos jóvenes y los productores del sector necesitan espacios donde reunirse e intercambiar opiniones… y hacer negocios, algo a tener en cuenta en los tiempos que corren.

Si quieres adentrarte en este mundo o bien dar a conocer tus vinos, tienes una cita en Catavins Sabadell, que del 12 al 14 de noviembre de este 2010 volverá a convertirse en el punto de encuentro del sector. Al cabo de los años se ha consolidado como un salón de prestigio lleno de innovación. ¿Te lo vas a perder?

¡Mil actividades!

Por tercer año consecutivo, este evento viene cargado de novedades. Por ejemplo, incrementa la oferta de expositores y amplía el programa de actividades para ofrecer espacios innovadores y atractivos dirigidos a todo tipo de público, sobre todo al profesional.

Entre las actividades que podemos encontrar, destaca el Aula Profesional, una gran sala con acceso exclusivo y restringido a los profesionales donde podrán catar los vinos más nuevos de forma directa y privada, y sin ningún tipo de intervención. Una valoración directa del profesional de los vinos expuestos.

Pero también los ya tradiciones cursos de cata y degustaciones guiadas. No te pierdas la cata de vinos del Empordà, la cata de vinos blancos pasados por madera,  el  3º Concurso Vinya Celler Masia de cosecha propia de los Países Catalanes,  cata hedonista con música en directo, menú navideño… ¡para todos los gustos!

Workshop internacional

Catavins Sabadell es un evento que traspasa fronteras. En paralelo, los días 10, 11 y 12 de noviembre tendrá lugar una interesante workshop internacional, denominada “Catalonian Cellers”, en el que decenas de importadores de todo el mundo se encontrarán con empresas productoras catalanas para aumentar los contactos profesionales.

Es un momento perfecto para lanzarse a la exportación, pues cada vez es son más las bodegas que dan a conocer sus vinos en el extranjero. Una manera de vencer la crisis en España para abrir mercado a otros países. En tales ferias, además, se ofrece el asesoramiento adecuado para salir a vender al exterior, conocer el mercado a explorar y saber cuáles son las mejores oportunidades de crecimiento en el sector. 

El color de los vinos

Al comenzar con la degustación de un vino, lo primero que se considera es el color de éste, su apariencia, lo visual. Para poder apreciar su coloración de la mejor manera se debería hacer bajo la luz natural puesto que la luz artificial puede ser bastante engañosa. Es cierto que para muchos la luz de las velas puede ser conveniente, sobre un fondo blanco, para reconocer una tonalidad, pero en el caso de los vinos tintos y blancos, la luz del sol es la que permite de mejor manera poder encontrar sutilezas en su tonalidad.

Los cambios en el color del vino se deben a diversas variables, por ejemplo la cepa de la que procede, la forma de elaboración del vino, el tiempo que el hollejo haya estado en el mosto, el hecho de haber sido colocado en toneles de madera o no, su edad y la forma en la que se conservó el vino.

Color del vino

La gama de colores suele ser mucho más variada en los vinos tintos que en los blancos, en ellos el color va desde el púrpura intenso hasta tonos más castaños, granates o violáceos, pasando por una nutrida gama de intermedios: carmesí, bermellón, rubí, ladrillo, teja, etc. Siempre que se habla de estas tonalidades hay que dejar claro que siempre hay lugar a la discusión el respecto, no existe una paleta de colores que pueda considerarse un patrón y que permita calificar de forma exacta el color de un vino, salvo excepciones como por ejemplo el rubí y la teja.

Las antocianinas son los pigmentos que le dan el color rojo al vino, estos se encuentran en el hollejo de las uvas tintas y son extraídos por el alcohol. De acuerdo al tiempo que este hollejo se mantiene en contacto con el mosto es que se obtendrá un color más o menos intenso. Cuando el vino es joven, el rojo puede acercarse más al naranja y con el paso del tiempo éste se vuelve cada vez más cercano al castaño o al teja.

En lo que respecta a los vinos blancos, las tonalidades son menos y realmente parecería que los vinos blancos actuales son cada vez más claros y pálidos, incluso con cierto grado de transparencia que en otro tiempo hubiese sido considerado acuoso. Aquellos vinos que se podía decir que eran dorados ya no se ven por ninguna parte, por suerte, pues son los que se consideran de mala calidad por las falencias en su elaboración, ya que esa tonalidad se debe a un exceso de oxígeno. Otra de las características que ya no se suele ver en los vinos blancos es el enturbiamiento que los procesos de filtrado actuales han eliminado. Debemos aclarar que hay vinos blancos particulares, como el Jerez o la manzanilla, que pueden tener tonalidades doradas y no deberse a un mal proceso de elaboración.