Vinos de África – Túnez

Viñedo TúnezHace años, los vinos del norte africano eran llamados en Francia ”Les vins du médecin-sorcier”. Fácilmente llevados a Francia desde las colonias del norte africano, eran usados en cortes (legales, o a veces no tan legales) para aumentar el tenor alcohólico y el cuerpo de los vinos franceses en años difíciles. Aún hoy, las grandes exportaciones a granel de Túnez hacia Francia y Alemania nos hacen pensar que, en vinos de calidades inferiores, quizás se puede sentir un “aire tunecino”.

Hoy en día Marruecos, Argelia y Túnez son 3 países productores de vinos de relativa importancia en el contexto mundial. En la visita a London Wine Trade Fair se tuvo la oportunidad de proba algunos vinos de Túnez. Como siempre, la sorpresa: se cataron vinos tintos interesantes, correctos, no excesivamente alcohólicos, y agradables rosados muy frescos.

Actualmente hay plantadas en Túnez alrededor de 25.000 hás. de viñedo. De ellas, 15.000 se dedican a uvas para vino, y el resto a uvas de mesa. Los viñedos de uvas para vino se ubican en colinas en las que la temperatura media anual no sobrepasa los 20°C, y con una pluviometría de 250 a 500 mm por año. Los rendimientos que se obtienen son bajos, salvo para la variedad Muscat. Las principales variedades plantadas son Carignan, Alicante Bouschet, Cinsaut, Cabernet Sauvignon, Mourvédre y Muscat de Alejandría.

Vino TúnezLos vinos que se producen en Túnez son mayoritariamente tintos y rosados. El clima hace que sean vinos ricos en alcohol, sin exceso de acidez y livianos, hechos para ser consumidos jóvenes y con un grado alcohólico que varía entre 12 y 13º. La producción total del país es de unos 480.000 hL, con 65% de rosados, 30% de tintos y 5% de blancos como promedio.

El 70% de la producción se comercializa como vinos A.O.C. (Appellation d’Origine Contrôlée). Las exportaciones de vino a granel, de gran importancia, son manejadas por el Office National de la Vigne de Tunisie, encargado además de la promoción de los vinos, el control de la calidad y la introducción de nuevas variedades para mejorar el viñedo local. Se exportan a granel alrededor de 160.000 hL por año con destino a Alemania y Francia principalmente, y también a Suiza y países del este europeo.

La elaboración, embotellado y comercialización del vino en botellas está en manos de la U.C.C.V. (Unión Céntrale des Cooperatives Viticoles), unión de productores que en 2009 cumplió 60 años. 1.500.000 de botellas de vino se exportan anualmente, 2/3 de ellas a Francia y el resto a otros países europeos, Canadá y los Estados Unidos.

Vino en las dietas

Todos alguna vez en nuestras vidas hemos seguido alguna dieta, quizá impuesta por el doctor o simplemente por iniciativa propia, la mayoría de ellas para reducir peso. Y casi siempre estas dietas suelen ser austeras y un poco complicadas de seguir, hecho que casi siempre nos empuja a abandonarlas.

Bueno, hoy veremos una manera más llevadera y sencilla de llevar una complicada dieta. Si nuestra dieta es para reducir peso, usted debe saber que el vino puede ser el acompañante ideal para estos regímenes que pueden llegar a ser tediosos y aburridos.

Calorías y vinos

Vino y dietas

Como vemos nuestra tabla de calorías y vinos, donde implica que 100 ml de vino está por debajo de las 85 calorías, el vino se convierte en una de las bebidas con contenido de alcohol que mejor acompaña una dieta para bajar de peso, si toma en cuenta otras bebidas como la cerveza o whisky que está por encima de 240 calorías por cada 100 ml.

Dieta Mediterránea

El vino además de ser una de las bebidas más sanas con contenido de alcohol, es una de las más “dietéticas” de todas, tiene un poder comprobado para evitar el concentrar de colesterol en el cuerpo. Una prueba en lo que se denomina una “Dieta mediterránea”, en la que se incluye 2 copas de vino al día, el resultado fue contundente y claro, las personas que consumían esta dosis diaria tenían una menor concentración de colesterol a los que no la seguían.

Pero no sólo este era el resultado de la dieta mediterránea, también se encontró más bajo nivel de grasas saturadas y grasas poli-insaturadas, hecho que la convierte en más atractiva aún. Esto hace que favorezca un perfil hemostático de menor riesgo.

Básicamente la dieta mediterránea consiste en incluir 2 copas de vino al día, una en el almuerzo y la otra en la cena (además de seguir ciertos patrones dietéticos de los países mediterráneos: España, Francia, Italia, Grecia…), y seguirla religiosamente. Recuerde que toda dieta o régimen debe ser supervisado bajo observación médica, no todas las dietas pueden ser seguidas por todos. Aconsejamos a su que proponga a su nutricionista o dietista la inclusión del vino en sus distintos regímenes o dietas, los resultados pueden ser muy favorables y hacen mucho más llevadera aquella dieta.

Fuente sobre la Dieta Mediterránea : Mezzano y col. PCVS

Vino y pescado

El maridaje puede llegar ser más sencillo de lo que se cree, disfrutar una deliciosa cena acompañada de un buen vino resulta un placer como pocos. Entre los muchos maridajes existe el de los vinos y pescado, acompáñanos a revisar el menú de platos de pescado y qué vino elegir como su perfecta combinación.

  • MaridajePescados aliñados con limón y naranja, ya sean cocidos o crudos como en un exótico sushi o un picante cebiche, el vino adecuado para estos platos son los vinos blancos aromáticos, podemos recomendar el vino Albariño o en su defecto un buen Sauvignon Blanc.
  • Pescados fritos, la simpleza de la gastronomía nos lleva a una gran variedad de platos de pescados fritos, para esas delicias recomendamos un vino blanco afrutado o un vino rosado, ligeramente frío.
  • Pescados ahumados, ya sea un buen salmón o atún ahumado, o en su defecto algún otro pescado de río, la recomendación es maridar con un tinto joven o un vino rosado, que tenga poco alcohol.
  • Pescados escabechados o saltados, otras de los estilo de comer pescado muy común en las principales gastronomías, para esta deliciosa ocasión recomendamos un vino Merlot o un vino rosado con mucho cuerpo.
  • Pescados en mantequilla o quesos, este tipo de platos se encuentran mucho en las gastronomías francesas e italianas, para estas delicias mediterráneas un vino Viura o Verdejo son la elección indicada.
  • Pescados sudados o al vapor, muy comunes en la gastronomía china y peruana, es muy difícil maridar debido a los sabores intensos que despiden estos platillos, pero aún así hay un buen vino que hace una buena pareja, hablamos de un Riesling.
  • Pescados en sal, preparaciones que incluyen pescados como el atún, salmón y bacalao entre otros, preparados en sal, esta vez necesitamos un sabor suave que acompañe a este platillo, recomendamos un vino espumoso seco.
  • Pescados en parrilla o barbacoa, generalmente estos pescados se comen sazonados con sal únicamente, y suelen ser de sabores sutiles, para estos casos debemos acompañar nuestro pescado con un vino blanco seco, ligeramente frío.
  • Pescado en guisos, caldos y sopas, esta vez el pescado y su sustancia es el protagonista del plato, y como suponemos no le debemos quitar el protagonismo, es por eso que un vino blanco seco o un rosado son los mejores en estos casos.

No olvides que los vinos pueden ser variados según su elección, encontrar un maridaje a su medida, dependerá mucho de tu pericia en probar distintos tipos de vinos, buena suerte y buen provecho.

Riberjoven

Enoturismo

El encuentro de los vinos jóvenes de Ribera del Duero

Este año que todavía no termina tienes a tu alcance una diversidad de citas importantes sobre ferias y eventos del vino que no te puedes perder. Una de ellas es Riberjoven, el encuentro enoturístico de los vinos jóvenes de la Ribera del Duero que se celebra del 24 al 26 de septiembre en bares y restaurantes de la localidad vallisoletana de Peñafiel.

Este interesante encuentro sirve para realizar contactos con los agentes del sector y conocer de cerca las novedades de los vinos más reconocidos de la DO Ribera del Duero, uno de los más destacados núcleos vinícolas del país.

Mil actividades en Riberjoven

ViñedosRiberjoven se plantea este año como un encuentro cargado de novedades para diversificar el número de visitantes que encontrarán mil actividades diferentes. Así destacan los concursos de tapas con maridajes con los vinos más emblemáticos, que tendrán su máximo apogeo en el Concurso de Pinchos Riberjoven, un certamen que nace con la intención de ofrecer innovación y calidad a un precio inmejorable. Cada tapa y vino joven tendrán un precio conjunto de 2,5€.

También tiene cabida el deporte, a través de la marcha enocicloturista, llamada Riberbici, cuyo objetivo es mostrar a los participantes los encantos de visitar la Ribera del Duero en bicicleta.

Disfruta con los vinos de Ribera del Duero

Los vinos de esta denominación riegan las poblaciones del sureste de Castilla y León, y se extienden por las provincias de Soria, Segovia, Burgos y Valladolid. Se compone de más de 240 bodegas y 8.000 viticultores que dan lugar a vinos de excelente calidad, siendo el Tempranillo la uva más destacada.

Vino

  • Para regar las carnes más rojas, un vino excepcional tinto es el Pago de Carraovejas Crianza 2006, una exquisitez para paladares exigentes que te sorprenderá por su fuerte personalidad y un matices rojos intensos.
  • Por su parte, el Arzuaga Reserva 2005 marca claramente la diferencia. Su color rojo cereza intenso nos lleva a un mundo de tintos finos en el que se mezclan frutas y especias. En boca, denota juventud, pero también solemnidad, sobre todo al regar carnes de esta rica zona, tanto en historia como en gastronomía.
  • Para finalizar, recomendamos un vino con gran carácter. Pago de Carraovejas Reserva 2005 tiene, como una gran parte de los vinos de esta denominación, un color rojo pasión. Sus sabores a frutas del bosque le dan un poder exclusivo para los sentidos. Ideal para una cena comprometida, donde quedarás como un señor.

El momento de la vendimia

Todo llega a su debido tiempo. En el mundo del vino también se cumple esa regla. Aunque regla es una manera de decir, ya que como unos años atrás decía un profesor de enología, para hacer vino no existe receta. Pero no hay discusión acerca de que es muy importante el momento justo de la recolección de la uva, la cosecha o vendimia. De ello depende la calidad del vino que vamos a obtener. Se dice que de una mala uva no vamos a obtener un buen vino, en cambio si tenemos buena uva podemos obtener un mal vino. Y uno de los factores que inciden decisivamente en la calidad de la uva es, precisamente, el momento de la vendimia.

Pasos para llegar a la vendimia

En el transcurso de la maduración la uva se va transformando. Cumple con un ciclo vegetativo, que comienza con el brote, el momento en que las yemas comienzan a despertar luego de un reposo de 120 días aproximadamente. Luego sigue la floración, que ocurre entre el final del invierno y el comienzo de la primavera. La flor se convierte luego en fruto, que comienza a madurar.

VendimiaLa maduración del fruto comienza con el envero, cuando el grano o baya cambia su coloración de verde a rojo en caso de una variedad tinta y a amarillo en el caso de uva blanca, y termina cuando llega al estado de madurez. Durante este período el grano va engordando, acumulando azúcar y perdiendo acidez. Cuando el grano llega a su mayor diámetro y a la máxima concentración de azúcar, llega a la denominada madurez fisiológica, y allí se recolecta.

Si la uva permanece mucho tiempo en la planta, se produce la sobre maduración, que es cuando el fruto vive de sus reservas perdiendo el agua y con su jugo se concentra.

A veces la recolección se realiza en el momento de madurez industrial, que no tiene porqué coincidir exactamente con la fisiológica: es el momento en el que conviene cortar por diversas razones, que pueden ser de producción, o porque se espera un cambio climático que no va a permitir cortar otro día… u otras razones coyunturales.

Decidir el momento de cortar

Para decidir el momento de la recolección se debe tomar en cuenta el aspecto de la uva, su estado sanitario, su contenido de azúcar y de acidez justo, la coloración en las partes leñosas, y también el haber hecho un seguimiento a todo el ciclo vegetativo durante los meses anteriores a la maduración.

Sólo manejando todos estos factores podremos elegir con propiedad el momento de cortar y obtener así la mejor uva posible, que es la condición que necesitamos para poder luego elaborar un buen vino.

El mito de las añadas

Te hacen un examen para un trabajo. Cuando terminas, te piden que te corrijas el examen tú mismo, sabiendo que si sacas al menos un 5 el trabajo es tuyo. ¿Qué nota te pones?

Ese es el problema de la calificación de las añadas. La Denominación de Origen es la encargada de valorar la añada de los vinos que se producen en su zona, y son conscientes de que una mala calificación influirá negativamente en su venta, como una calificación excelente puede mejorar las posibilidades de promoción de la D.O. ¿Qué calificación pondrías?

VendimiaEn Denominaciones como Toro, desde 1991 sólo ha habido un año en el que la nota haya sido “Buena”. Todas las demás siempre “Muy Buena” o “Excelente”. Ni siquiera un regular en casi 20 años. Qué suerte.

Pero es que esa suerte la comparten con más de 40 denominaciones.

Ampurdán-Costa Brava, Calatayud, Cariñena, Conca de Barberá, Condado de Huelva, Montilla-Moriles, Ribera del Duero, Tacoronte-Acentejo y Valdeorras son las denominaciones que han tenido algún año regular. Uno cada una, para ser exactos. En total, 9. Y año deficiente, en toda España y en los últimos 20 años, sólo ha habido uno, el de 1993 en el Bierzo. Si no me bailan las letras…

Visto lo visto, ojalá todos los sectores productivos españoles tuvieran tanta calidad para hacer las cosas de forma tan impresionante como el del vino. Nunca fallan, y si la cosa va medio bien la añada es excelente. ¿O es que es un problema de autocrítica?

Y es que nos encontramos ante el problema de la justicia estadística. Una bodega puede crear grandes vinos en un año malo, como otra realizar un vino lamentable en un año excepcional. Incluso esa misma bodega puede mejorar sus vinos al año siguiente, aunque la calificación de la D.O. sea peor, porque mejore sus procesos o porque su viñedo haya alcanzado el punto ideal.

Si en una clase la nota media es baja, el que ha sacado matrícula de honor, ¿debe ser penalizado? Hay denominaciones, como la de cava, que acoge a productores diseminados por todo el país. ¿Cómo puntuar entonces, si las condiciones climáticas son tan diferentes en Cataluña, Rioja o Extremadura? ¿Si ha llovido demasiado en el Penedés, el productor de cava de Cenicero ha tenido una mala añada? En general, las Denominaciones de Origen tienden a calificar al alza para no perjudicar al que mejor lo ha hecho, pero entonces la nota no es fiable en absoluto…

Sin contar que las condiciones varían según el viñedo sea de blanco o de tinto. Un año demasiado frío para la uva tinta puede ser excepcional para elaborar vinos blancos. ¿Qué nota ponemos entonces?

En Francia, referente ineludible en esto del vino, distinguen las calificaciones de blancos y de tintos. Y aunque también barran para casa, imagino, son algo más estrictos. Así, en Burdeos Tinto, tienen 3 regulares desde el 91, y en Burdeos Blanco 7. En el Loira, tanto en vinos tintos como en blancos-rosados, han designado el 94 como un año deficiente. ¿Por qué el país que más vende es más riguroso?

Hay quien afirma que, ya que venden más, se les critica más cuando se exceden poniendo puntuaciones, y que por eso están obligados a tener más cuidado. En cambio, otros dicen que cuando las bodegas piensan en afianzar su imagen de marca por encima de las ventas particulares de un año, es más importante a la larga mantener una postura respetable, en la que el consumidor pueda confiar a lo largo del tiempo.

Yo quiero añadir otra, una reflexión particular. En Francia las bodegas suelen aguantar mucho más el vino en la bodega, hasta que el vino está ensamblado en botella, a veces hasta que está en el momento de consumo óptimo, mientras que en España las bodegas no tienen paciencia (o dinero, o espacio), para guardar tanto vino sin vender. Por lo tanto, cuando una añada es excelente, la bodega no tiene inconveniente en esperar porque el precio irá subiendo con el tiempo, y cuando venda estará ofreciendo un caldo que se ha perfeccionado en el mejor sitio: la propiedad. Mientras que si la añada no es buena se pueden deshacer de él. El sobreprecio del vino mejor aguantara las pérdidas, y el bodeguero se ahorra almacenar el vino que sabe que no venderá fácilmente. El tiempo juega a su favor…

Por cierto, como me gusta terminar un post con una recomendación, ahí va un vino excelente de una añada que sólo fue “supuestamente” buena. Se trata de El Regajal 2008, un vino de la D.O. Vinos de Madrid que está en un momento excelente para disfrutar y que seguro que os hace replantearos hasta qué punto hay que tener en cuenta eso de las tablas de añadas…

El vino como arte

Vino y arteSin duda alguna podemos asegurar que el vino es una de las bebidas alcohólicas más conocidas en el mundo de hoy, incluso hay estadísticas que indican que, aunque parezca increíble, 1 persona de cada 100 se desempeña como viticultor, elaborador o al menos comerciante de vinos. Es también de conocimiento de quienes están interesados en el tema que la Organización Mundial del Vino, la OMV ha dicho en varias oportunidades que la cosecha del mundo alcanzaría para brindar al menos 8 botellas al año a cada uno de los habitantes del planeta.

Si pensamos en la superficie del planeta que se le dedica a la plantación de viñedos, podemos decir que al menos hay unas 10 millones de hectáreas cultivadas con tal propósito, sin dejar de señalar que hay muchas más que serían posibles tierras cultivables para la vitis vinífera.

Es que el vino ha dejado de ser simplemente una bebida entre otras, o un complemento de las comidas, para transformarse en un elemento más de la cultura, es parte de ella, de la misma forma que podemos catalogarlos como un objeto de arte, que provoca placer y que, se diferencia de otras obras de arte en no permanecer invariante con el tiempo luego de ser creado. Eso sí, el vino cambia, evoluciona y con el paso del tiempo se enriquece, al contrario de lo que sucede con otras piezas.

Hay una característica vital del vino que lo hace tan particular y apetecible: es un producto vivo, y en esto radica algo sumamente importante si profundizamos en el concepto, ya que la vida implica madurez, declinación y un final. Su vida es mucho más corta que otras piezas de arte o materiales, tales como el mármol o las pinturas, su vida es corta y tiene un fin próximo relativamente, tal como la vida de cada ser humano. El hecho de terminar, de no perdurar inmutable con el paso del tiempo, hace que se transforme en un hecho irrepetible y único, el momento de degustar y compartir una copa de buen vino será un espectáculo que jamás se repetirá de la misma forma.

Si tuviésemos la necesidad de compararlo con algún arte quizás se asemejaría de alguna forma a la música y podríamos hacer una analogía entre la función que cumple la botella con una partitura, ella contiene la música que de igual forma necesita un artista para extraerla y transmitirla si se pretende obtener lo mejor de ella. Un bebedor debe también poder obtener y rescatar todas las virtudes que la botella cerrada protege. Esta capacidad, que en parte puede ser innata, hay que cultivarla con aprendizaje y mejorarla con la práctica y dedicación.

Elaboración y variantes del vino de Jerez

El vino de Jerez no es un único vino, sino que su denominación abarca 4 variantes que nacen a partir de un líquido base elaborado de la misma manera:

 Por ley, el 70% inicial del prensado es utilizado para desarrollar los vinos finos y jerez liviano o común, el 20% siguiente se destina a la producción de olorosos y otros vinos de menor calidad. Mientras que cualquier líquido restante debe ser destilado (convertido en una bebida espirituosa, como el cognac).

En la elaboración de estos vinos lo importante es conseguir, luego de la cosecha de las uvas, su molienda, prensado, fermentado y encabezado (adición de alcohol vínico para elevar su graduación), que en la barrica donde descansa crezca lo que se conoce como “flor“: un hongo que desarrolla una capa que brinda al vino propiedades únicas al tiempo que lo protege de la acción nociva del oxígeno. De todas maneras, a diferencia de lo que sucede con el vino tradicional, aquí el oxígeno no es siempre una mala compañía; por el contrario, a veces se busca el deterioro producido por su presencia. Tal es el caso, por ejemplo, del Jerezamontillado“. La graduación alcohólica del fortificado determinará al vino; en el caso de los “finos” “amontillados” y “olorosos”, será de 15 volúmenes y en el de los “palo cortado” de 17 volúmenes (la flor no se puede desarrollar en este ambiente).

Jerez

La máxima expresión de estos vinos es el denominado “fino“, de color dorado pálido y aroma almendrado. Se trata de una bebida muy seca y de sabor suave. Aquí, la flor evita durante un mínimo de 3 años de crianza biológica la oxidación del líquido. Para muchos el aperitivo perfecto, este vino se consume a 8ºC, y combina muy bien con pescado y marisco, así como con las típicas tapas españolas.

El vino de Jerez “amontillado” recuerda por su parte a las avellanas, y su color es ámbar. También de sabor seco, esta bebida resulta de una doble crianza, biológica y oxidativa, puesto que comienza su elaboración como un “fino”, con flor, pero con el tiempo la pierde y el oxígeno comienza a actuar sobre el líquido imprimiendo características propias. Servido óptimamente a 14°C, los expertos aconsejan tomar este vino con sopas, carne blanca y pescado graso.

Oloroso es el término utilizado para identificar a un jerez más oscuro que los anteriores, con notas de nuez y tostadas en la boca. Con mayor graduación alcohólica que el “fino” o el “amontillado”, este vino de Jerez resulta de un prolongado contacto del vino con el aire dentro de la barrica. Se consume habitualmente junto con carnes de caza por su pronunciado sabor, a una temperatura que ronda los 14°C.

Entre el “amontillado” y el “oloroso” se encuentra el “palo cortado“, que se consigue cuando los catadores identifican notas cítricas durante la crianza de Jerez fino, y lo reencabezan con más alcohol para eliminar la flor y dar paso a una fase oxidativa que potenciará las características especiales encontradas en la barrica. Este vino se toma a 13°C, y es ideal para tomarlo solo o quizás con frutos secos.

En la zona de Sanlúcar de Barrameda, los inviernos son más cálidos que en Puerto de Santa María o Jerez de la Frontera, porque la cercanía al océano Atlántico modera el frío. La naturaleza hace que aquí la flor esté activa todo el año brindando una característica especial al “fino”, por lo que se lo conoce en realidad como Manzanilla.

Origen del Oporto

Gran Bretaña no sólo hizo famoso el té y el whisky. A pesar de casi no producir vino, también hizo grandes aportes al desarrollo de la vitivinicultura mundial: fueron quienes descubrieron el Oporto. La historia de esa bebida portuguesa se remonta varios siglos en el pasado, pero fue recién en el XVII cuando los ingleses lo impusieron en el resto del mundo. Gran Bretaña estaba en guerra con Francia, lo que obligó a la Corona a decretar el embargo contra los productos provenientes de ese país. Fue en la búsqueda de vinos de calidad para sustituir a los galos que sus súbditos se encontraron con aquella bebida distinta, con una graduación alcohólica mayor que la habitual y un sabor seco o dulce, que sorprendía aún a los más exigentes.

OportoSu secreto radicaba en el agregado de varios litros de brandy por barrica durante la fermentación para conservar una parte del azúcar natural de la uva. El interés que el Oporto despertó en Inglaterra hizo que muchas inversiones de ese país se fueran estableciendo en la zona que rodea a la ciudad portuguesa de Oporto, dando un gran impulso a la vitivinicultura de la región. Algunas de aquellas bodegas conservan aún los apellidos anglófonos de sus fundadores: “Croft“, “Offley“, “Graham“, “Sandeman“, “Dow“, “Warre“.

Hacia mediados del siglo XVIII, el vino de Oporto recibió un impulso definitivo cuando la Corona portuguesa creó por ley la actual Real Companhia Velha, la más antigua bodega elaboradora de Oporto, e inmediatamente después, entre los años 1758 y 1761, delimitó la región de producción del vino de Oporto dando nacimiento a la denominación de origen más antigua del mundo, anterior a la de los vinos franceses. A partir de esa fecha se establecen definitivamente los métodos de elaboración que aún hoy se respetan.

Los vinos, elaborados a partir de más de 12 variedades de uvas entre blancas y tintas, se fermentan en las bodegas ubicadas en el alto Douro (nombre que toma el río Duero a su paso por Portugal) cerca de los viñedos instalados en terrazas sobre la falda de las colinas. Una vez desarrollada la fermentación, cuando aún las levaduras no han consumido la totalidad del azúcar, se le agrega brandy (alcohol de vino), impidiendo que la fermentación continúe y dejando la bebida dulce. Una vez terminado, el Oporto se traslada río abajo para envejecer en las cavas de Villanova de Gaia frente a la ciudad de Porto, cerca del océano Atlántico.

La sangría

El vino casi siempre se toma solo, mezclar algunos vinos se podría clasificar hasta de “prohibido”. No obstante con algunos otros, si podemos tener la licencia de mezclarlos ya que son perfectos para lograr un buen cóctel hecho a base de vino, como lo es la sangría. Si bien es cierto los cócteles con vino son pocos, a comparación los que se logra con otros licores, los que existen son muy exquisitos y acompañan perfectamente algunas ocasiones.

Sangría

La sangría es un cóctel de vino de origen español, y en muchos lugares de la península ibérica es conocida también como “Cuerva”. Su preparación es muy sencilla, así como variada. Básicamente una sangría es un “ponche de vino”, es el sencillo resultado de mezclar vino tinto, algún zumo cítrico, frutas y a veces a poco de brandy u otro licor de esas características.

SangríaReceta de sangría

  • 1 botella de Oliveros Vino de Naranja o cualquier otro vino de mesa
  • El zumo de 2 naranjas
  • 5 cucharada de azúcar
  • El zumo de 1 limón
  • Canela en polvo
  • Frutas trozadas (duraznos, piña y manzanas)
  • Un chorro de brandy, Martini, pisco, ginebra, ron o coñac (opcional)

Preparación de la sangría

  • Verter el vino en una jarra grande.
  • Añadir el zumo del limón y el de las naranjas.
  • Añadir la azúcar y canela en polvo y remover bien.
  • Verter las frutas en cuadrados pequeños.
  • Sírvase con hielo y unas rodajas de limón de adorno.

Los vinos recomendables para esta preparación son sin duda los vinos de mesa, también se puede realizar con vino blanco, aunque siempre el vino tinto seco es la mejor opción. Si tiene un vino de mesa semiseco también es una buena elección, pero debe tener en cuenta el dulce y si es el caso obviar al azúcar. También se suele incorporar alguna bebida gaseosa blanca, ya sea de limón, naranja e inclusive un ginger ale. Otro de los secretos es suplir el azúcar con jarabe de goma o granadina, ya esto queda en criterio de quien lo prepare.

Esta refrescante bebida se suele consumir en verano, ya que llega a ser muy refrescante, aunque no es una regla, ya que siempre viene bien un buen vaso de sangría fría. Te aconsejamos a que vayas probando las distintas formas de preparación así como los distintos ingredientes y variables, hasta que encuentres la sangría que más te agrade. Y luego compartes con nosotros la receta de tu sangría favorita, claro. 😉