Riberjoven

Enoturismo

El encuentro de los vinos jóvenes de Ribera del Duero

Este año que todavía no termina tienes a tu alcance una diversidad de citas importantes sobre ferias y eventos del vino que no te puedes perder. Una de ellas es Riberjoven, el encuentro enoturístico de los vinos jóvenes de la Ribera del Duero que se celebra del 24 al 26 de septiembre en bares y restaurantes de la localidad vallisoletana de Peñafiel.

Este interesante encuentro sirve para realizar contactos con los agentes del sector y conocer de cerca las novedades de los vinos más reconocidos de la DO Ribera del Duero, uno de los más destacados núcleos vinícolas del país.

Mil actividades en Riberjoven

ViñedosRiberjoven se plantea este año como un encuentro cargado de novedades para diversificar el número de visitantes que encontrarán mil actividades diferentes. Así destacan los concursos de tapas con maridajes con los vinos más emblemáticos, que tendrán su máximo apogeo en el Concurso de Pinchos Riberjoven, un certamen que nace con la intención de ofrecer innovación y calidad a un precio inmejorable. Cada tapa y vino joven tendrán un precio conjunto de 2,5€.

También tiene cabida el deporte, a través de la marcha enocicloturista, llamada Riberbici, cuyo objetivo es mostrar a los participantes los encantos de visitar la Ribera del Duero en bicicleta.

Disfruta con los vinos de Ribera del Duero

Los vinos de esta denominación riegan las poblaciones del sureste de Castilla y León, y se extienden por las provincias de Soria, Segovia, Burgos y Valladolid. Se compone de más de 240 bodegas y 8.000 viticultores que dan lugar a vinos de excelente calidad, siendo el Tempranillo la uva más destacada.

Vino

  • Para regar las carnes más rojas, un vino excepcional tinto es el Pago de Carraovejas Crianza 2006, una exquisitez para paladares exigentes que te sorprenderá por su fuerte personalidad y un matices rojos intensos.
  • Por su parte, el Arzuaga Reserva 2005 marca claramente la diferencia. Su color rojo cereza intenso nos lleva a un mundo de tintos finos en el que se mezclan frutas y especias. En boca, denota juventud, pero también solemnidad, sobre todo al regar carnes de esta rica zona, tanto en historia como en gastronomía.
  • Para finalizar, recomendamos un vino con gran carácter. Pago de Carraovejas Reserva 2005 tiene, como una gran parte de los vinos de esta denominación, un color rojo pasión. Sus sabores a frutas del bosque le dan un poder exclusivo para los sentidos. Ideal para una cena comprometida, donde quedarás como un señor.

El momento de la vendimia

Todo llega a su debido tiempo. En el mundo del vino también se cumple esa regla. Aunque regla es una manera de decir, ya que como unos años atrás decía un profesor de enología, para hacer vino no existe receta. Pero no hay discusión acerca de que es muy importante el momento justo de la recolección de la uva, la cosecha o vendimia. De ello depende la calidad del vino que vamos a obtener. Se dice que de una mala uva no vamos a obtener un buen vino, en cambio si tenemos buena uva podemos obtener un mal vino. Y uno de los factores que inciden decisivamente en la calidad de la uva es, precisamente, el momento de la vendimia.

Pasos para llegar a la vendimia

En el transcurso de la maduración la uva se va transformando. Cumple con un ciclo vegetativo, que comienza con el brote, el momento en que las yemas comienzan a despertar luego de un reposo de 120 días aproximadamente. Luego sigue la floración, que ocurre entre el final del invierno y el comienzo de la primavera. La flor se convierte luego en fruto, que comienza a madurar.

VendimiaLa maduración del fruto comienza con el envero, cuando el grano o baya cambia su coloración de verde a rojo en caso de una variedad tinta y a amarillo en el caso de uva blanca, y termina cuando llega al estado de madurez. Durante este período el grano va engordando, acumulando azúcar y perdiendo acidez. Cuando el grano llega a su mayor diámetro y a la máxima concentración de azúcar, llega a la denominada madurez fisiológica, y allí se recolecta.

Si la uva permanece mucho tiempo en la planta, se produce la sobre maduración, que es cuando el fruto vive de sus reservas perdiendo el agua y con su jugo se concentra.

A veces la recolección se realiza en el momento de madurez industrial, que no tiene porqué coincidir exactamente con la fisiológica: es el momento en el que conviene cortar por diversas razones, que pueden ser de producción, o porque se espera un cambio climático que no va a permitir cortar otro día… u otras razones coyunturales.

Decidir el momento de cortar

Para decidir el momento de la recolección se debe tomar en cuenta el aspecto de la uva, su estado sanitario, su contenido de azúcar y de acidez justo, la coloración en las partes leñosas, y también el haber hecho un seguimiento a todo el ciclo vegetativo durante los meses anteriores a la maduración.

Sólo manejando todos estos factores podremos elegir con propiedad el momento de cortar y obtener así la mejor uva posible, que es la condición que necesitamos para poder luego elaborar un buen vino.

El mito de las añadas

Te hacen un examen para un trabajo. Cuando terminas, te piden que te corrijas el examen tú mismo, sabiendo que si sacas al menos un 5 el trabajo es tuyo. ¿Qué nota te pones?

Ese es el problema de la calificación de las añadas. La Denominación de Origen es la encargada de valorar la añada de los vinos que se producen en su zona, y son conscientes de que una mala calificación influirá negativamente en su venta, como una calificación excelente puede mejorar las posibilidades de promoción de la D.O. ¿Qué calificación pondrías?

VendimiaEn Denominaciones como Toro, desde 1991 sólo ha habido un año en el que la nota haya sido “Buena”. Todas las demás siempre “Muy Buena” o “Excelente”. Ni siquiera un regular en casi 20 años. Qué suerte.

Pero es que esa suerte la comparten con más de 40 denominaciones.

Ampurdán-Costa Brava, Calatayud, Cariñena, Conca de Barberá, Condado de Huelva, Montilla-Moriles, Ribera del Duero, Tacoronte-Acentejo y Valdeorras son las denominaciones que han tenido algún año regular. Uno cada una, para ser exactos. En total, 9. Y año deficiente, en toda España y en los últimos 20 años, sólo ha habido uno, el de 1993 en el Bierzo. Si no me bailan las letras…

Visto lo visto, ojalá todos los sectores productivos españoles tuvieran tanta calidad para hacer las cosas de forma tan impresionante como el del vino. Nunca fallan, y si la cosa va medio bien la añada es excelente. ¿O es que es un problema de autocrítica?

Y es que nos encontramos ante el problema de la justicia estadística. Una bodega puede crear grandes vinos en un año malo, como otra realizar un vino lamentable en un año excepcional. Incluso esa misma bodega puede mejorar sus vinos al año siguiente, aunque la calificación de la D.O. sea peor, porque mejore sus procesos o porque su viñedo haya alcanzado el punto ideal.

Si en una clase la nota media es baja, el que ha sacado matrícula de honor, ¿debe ser penalizado? Hay denominaciones, como la de cava, que acoge a productores diseminados por todo el país. ¿Cómo puntuar entonces, si las condiciones climáticas son tan diferentes en Cataluña, Rioja o Extremadura? ¿Si ha llovido demasiado en el Penedés, el productor de cava de Cenicero ha tenido una mala añada? En general, las Denominaciones de Origen tienden a calificar al alza para no perjudicar al que mejor lo ha hecho, pero entonces la nota no es fiable en absoluto…

Sin contar que las condiciones varían según el viñedo sea de blanco o de tinto. Un año demasiado frío para la uva tinta puede ser excepcional para elaborar vinos blancos. ¿Qué nota ponemos entonces?

En Francia, referente ineludible en esto del vino, distinguen las calificaciones de blancos y de tintos. Y aunque también barran para casa, imagino, son algo más estrictos. Así, en Burdeos Tinto, tienen 3 regulares desde el 91, y en Burdeos Blanco 7. En el Loira, tanto en vinos tintos como en blancos-rosados, han designado el 94 como un año deficiente. ¿Por qué el país que más vende es más riguroso?

Hay quien afirma que, ya que venden más, se les critica más cuando se exceden poniendo puntuaciones, y que por eso están obligados a tener más cuidado. En cambio, otros dicen que cuando las bodegas piensan en afianzar su imagen de marca por encima de las ventas particulares de un año, es más importante a la larga mantener una postura respetable, en la que el consumidor pueda confiar a lo largo del tiempo.

Yo quiero añadir otra, una reflexión particular. En Francia las bodegas suelen aguantar mucho más el vino en la bodega, hasta que el vino está ensamblado en botella, a veces hasta que está en el momento de consumo óptimo, mientras que en España las bodegas no tienen paciencia (o dinero, o espacio), para guardar tanto vino sin vender. Por lo tanto, cuando una añada es excelente, la bodega no tiene inconveniente en esperar porque el precio irá subiendo con el tiempo, y cuando venda estará ofreciendo un caldo que se ha perfeccionado en el mejor sitio: la propiedad. Mientras que si la añada no es buena se pueden deshacer de él. El sobreprecio del vino mejor aguantara las pérdidas, y el bodeguero se ahorra almacenar el vino que sabe que no venderá fácilmente. El tiempo juega a su favor…

Por cierto, como me gusta terminar un post con una recomendación, ahí va un vino excelente de una añada que sólo fue “supuestamente” buena. Se trata de El Regajal 2008, un vino de la D.O. Vinos de Madrid que está en un momento excelente para disfrutar y que seguro que os hace replantearos hasta qué punto hay que tener en cuenta eso de las tablas de añadas…

El vino como arte

Vino y arteSin duda alguna podemos asegurar que el vino es una de las bebidas alcohólicas más conocidas en el mundo de hoy, incluso hay estadísticas que indican que, aunque parezca increíble, 1 persona de cada 100 se desempeña como viticultor, elaborador o al menos comerciante de vinos. Es también de conocimiento de quienes están interesados en el tema que la Organización Mundial del Vino, la OMV ha dicho en varias oportunidades que la cosecha del mundo alcanzaría para brindar al menos 8 botellas al año a cada uno de los habitantes del planeta.

Si pensamos en la superficie del planeta que se le dedica a la plantación de viñedos, podemos decir que al menos hay unas 10 millones de hectáreas cultivadas con tal propósito, sin dejar de señalar que hay muchas más que serían posibles tierras cultivables para la vitis vinífera.

Es que el vino ha dejado de ser simplemente una bebida entre otras, o un complemento de las comidas, para transformarse en un elemento más de la cultura, es parte de ella, de la misma forma que podemos catalogarlos como un objeto de arte, que provoca placer y que, se diferencia de otras obras de arte en no permanecer invariante con el tiempo luego de ser creado. Eso sí, el vino cambia, evoluciona y con el paso del tiempo se enriquece, al contrario de lo que sucede con otras piezas.

Hay una característica vital del vino que lo hace tan particular y apetecible: es un producto vivo, y en esto radica algo sumamente importante si profundizamos en el concepto, ya que la vida implica madurez, declinación y un final. Su vida es mucho más corta que otras piezas de arte o materiales, tales como el mármol o las pinturas, su vida es corta y tiene un fin próximo relativamente, tal como la vida de cada ser humano. El hecho de terminar, de no perdurar inmutable con el paso del tiempo, hace que se transforme en un hecho irrepetible y único, el momento de degustar y compartir una copa de buen vino será un espectáculo que jamás se repetirá de la misma forma.

Si tuviésemos la necesidad de compararlo con algún arte quizás se asemejaría de alguna forma a la música y podríamos hacer una analogía entre la función que cumple la botella con una partitura, ella contiene la música que de igual forma necesita un artista para extraerla y transmitirla si se pretende obtener lo mejor de ella. Un bebedor debe también poder obtener y rescatar todas las virtudes que la botella cerrada protege. Esta capacidad, que en parte puede ser innata, hay que cultivarla con aprendizaje y mejorarla con la práctica y dedicación.

Elaboración y variantes del vino de Jerez

El vino de Jerez no es un único vino, sino que su denominación abarca 4 variantes que nacen a partir de un líquido base elaborado de la misma manera:

 Por ley, el 70% inicial del prensado es utilizado para desarrollar los vinos finos y jerez liviano o común, el 20% siguiente se destina a la producción de olorosos y otros vinos de menor calidad. Mientras que cualquier líquido restante debe ser destilado (convertido en una bebida espirituosa, como el cognac).

En la elaboración de estos vinos lo importante es conseguir, luego de la cosecha de las uvas, su molienda, prensado, fermentado y encabezado (adición de alcohol vínico para elevar su graduación), que en la barrica donde descansa crezca lo que se conoce como “flor“: un hongo que desarrolla una capa que brinda al vino propiedades únicas al tiempo que lo protege de la acción nociva del oxígeno. De todas maneras, a diferencia de lo que sucede con el vino tradicional, aquí el oxígeno no es siempre una mala compañía; por el contrario, a veces se busca el deterioro producido por su presencia. Tal es el caso, por ejemplo, del Jerezamontillado“. La graduación alcohólica del fortificado determinará al vino; en el caso de los “finos” “amontillados” y “olorosos”, será de 15 volúmenes y en el de los “palo cortado” de 17 volúmenes (la flor no se puede desarrollar en este ambiente).

Jerez

La máxima expresión de estos vinos es el denominado “fino“, de color dorado pálido y aroma almendrado. Se trata de una bebida muy seca y de sabor suave. Aquí, la flor evita durante un mínimo de 3 años de crianza biológica la oxidación del líquido. Para muchos el aperitivo perfecto, este vino se consume a 8ºC, y combina muy bien con pescado y marisco, así como con las típicas tapas españolas.

El vino de Jerez “amontillado” recuerda por su parte a las avellanas, y su color es ámbar. También de sabor seco, esta bebida resulta de una doble crianza, biológica y oxidativa, puesto que comienza su elaboración como un “fino”, con flor, pero con el tiempo la pierde y el oxígeno comienza a actuar sobre el líquido imprimiendo características propias. Servido óptimamente a 14°C, los expertos aconsejan tomar este vino con sopas, carne blanca y pescado graso.

Oloroso es el término utilizado para identificar a un jerez más oscuro que los anteriores, con notas de nuez y tostadas en la boca. Con mayor graduación alcohólica que el “fino” o el “amontillado”, este vino de Jerez resulta de un prolongado contacto del vino con el aire dentro de la barrica. Se consume habitualmente junto con carnes de caza por su pronunciado sabor, a una temperatura que ronda los 14°C.

Entre el “amontillado” y el “oloroso” se encuentra el “palo cortado“, que se consigue cuando los catadores identifican notas cítricas durante la crianza de Jerez fino, y lo reencabezan con más alcohol para eliminar la flor y dar paso a una fase oxidativa que potenciará las características especiales encontradas en la barrica. Este vino se toma a 13°C, y es ideal para tomarlo solo o quizás con frutos secos.

En la zona de Sanlúcar de Barrameda, los inviernos son más cálidos que en Puerto de Santa María o Jerez de la Frontera, porque la cercanía al océano Atlántico modera el frío. La naturaleza hace que aquí la flor esté activa todo el año brindando una característica especial al “fino”, por lo que se lo conoce en realidad como Manzanilla.

Origen del Oporto

Gran Bretaña no sólo hizo famoso el té y el whisky. A pesar de casi no producir vino, también hizo grandes aportes al desarrollo de la vitivinicultura mundial: fueron quienes descubrieron el Oporto. La historia de esa bebida portuguesa se remonta varios siglos en el pasado, pero fue recién en el XVII cuando los ingleses lo impusieron en el resto del mundo. Gran Bretaña estaba en guerra con Francia, lo que obligó a la Corona a decretar el embargo contra los productos provenientes de ese país. Fue en la búsqueda de vinos de calidad para sustituir a los galos que sus súbditos se encontraron con aquella bebida distinta, con una graduación alcohólica mayor que la habitual y un sabor seco o dulce, que sorprendía aún a los más exigentes.

OportoSu secreto radicaba en el agregado de varios litros de brandy por barrica durante la fermentación para conservar una parte del azúcar natural de la uva. El interés que el Oporto despertó en Inglaterra hizo que muchas inversiones de ese país se fueran estableciendo en la zona que rodea a la ciudad portuguesa de Oporto, dando un gran impulso a la vitivinicultura de la región. Algunas de aquellas bodegas conservan aún los apellidos anglófonos de sus fundadores: “Croft“, “Offley“, “Graham“, “Sandeman“, “Dow“, “Warre“.

Hacia mediados del siglo XVIII, el vino de Oporto recibió un impulso definitivo cuando la Corona portuguesa creó por ley la actual Real Companhia Velha, la más antigua bodega elaboradora de Oporto, e inmediatamente después, entre los años 1758 y 1761, delimitó la región de producción del vino de Oporto dando nacimiento a la denominación de origen más antigua del mundo, anterior a la de los vinos franceses. A partir de esa fecha se establecen definitivamente los métodos de elaboración que aún hoy se respetan.

Los vinos, elaborados a partir de más de 12 variedades de uvas entre blancas y tintas, se fermentan en las bodegas ubicadas en el alto Douro (nombre que toma el río Duero a su paso por Portugal) cerca de los viñedos instalados en terrazas sobre la falda de las colinas. Una vez desarrollada la fermentación, cuando aún las levaduras no han consumido la totalidad del azúcar, se le agrega brandy (alcohol de vino), impidiendo que la fermentación continúe y dejando la bebida dulce. Una vez terminado, el Oporto se traslada río abajo para envejecer en las cavas de Villanova de Gaia frente a la ciudad de Porto, cerca del océano Atlántico.

La sangría

El vino casi siempre se toma solo, mezclar algunos vinos se podría clasificar hasta de “prohibido”. No obstante con algunos otros, si podemos tener la licencia de mezclarlos ya que son perfectos para lograr un buen cóctel hecho a base de vino, como lo es la sangría. Si bien es cierto los cócteles con vino son pocos, a comparación los que se logra con otros licores, los que existen son muy exquisitos y acompañan perfectamente algunas ocasiones.

Sangría

La sangría es un cóctel de vino de origen español, y en muchos lugares de la península ibérica es conocida también como “Cuerva”. Su preparación es muy sencilla, así como variada. Básicamente una sangría es un “ponche de vino”, es el sencillo resultado de mezclar vino tinto, algún zumo cítrico, frutas y a veces a poco de brandy u otro licor de esas características.

SangríaReceta de sangría

  • 1 botella de Oliveros Vino de Naranja o cualquier otro vino de mesa
  • El zumo de 2 naranjas
  • 5 cucharada de azúcar
  • El zumo de 1 limón
  • Canela en polvo
  • Frutas trozadas (duraznos, piña y manzanas)
  • Un chorro de brandy, Martini, pisco, ginebra, ron o coñac (opcional)

Preparación de la sangría

  • Verter el vino en una jarra grande.
  • Añadir el zumo del limón y el de las naranjas.
  • Añadir la azúcar y canela en polvo y remover bien.
  • Verter las frutas en cuadrados pequeños.
  • Sírvase con hielo y unas rodajas de limón de adorno.

Los vinos recomendables para esta preparación son sin duda los vinos de mesa, también se puede realizar con vino blanco, aunque siempre el vino tinto seco es la mejor opción. Si tiene un vino de mesa semiseco también es una buena elección, pero debe tener en cuenta el dulce y si es el caso obviar al azúcar. También se suele incorporar alguna bebida gaseosa blanca, ya sea de limón, naranja e inclusive un ginger ale. Otro de los secretos es suplir el azúcar con jarabe de goma o granadina, ya esto queda en criterio de quien lo prepare.

Esta refrescante bebida se suele consumir en verano, ya que llega a ser muy refrescante, aunque no es una regla, ya que siempre viene bien un buen vaso de sangría fría. Te aconsejamos a que vayas probando las distintas formas de preparación así como los distintos ingredientes y variables, hasta que encuentres la sangría que más te agrade. Y luego compartes con nosotros la receta de tu sangría favorita, claro. 😉

El Celler de Can Roca con Josep Roca

Hace ya unas cuantas semanas tuve la suerte de poder comer en El Celler de Can Roca. Lo  dirigen Joan Roca (cocina), Jordi Roca (postres) y Josep Roca (sala y sumiller). Gracias a una celebración e invitado por mi suegro, pude disfrutar de una increíble comida en este restaurante gestionado por los 3 hermanos Roca, y hace poco galardonado con las 3 estrellas Michelin. El Oscar de los restaurantes…

Ya había tenido la posibilidad de ir a algunos estrellas Michelin (aunque nunca a uno de 3 estrellas), aunque muchas veces con  cierto sabor agridulce tras mi mala experiencia en el  Abac (2 estrellas) de Barcelona (y alguna otra también). Una experiencia en el Abac que prefiero no comentar en más detalle por lo desastrosa que fue. 

Estar en el Celler de Can Roca fue mágico, poético. Una experiencia de grandes sabores, refinados pero en su justa medida, con unos vinos que maridaron a la perfección pero lo más sorprendente y destacable fue la simpatía y cercanía de los hermanos Roca. Son ya celebridades, pero su atención y simpatía sincera en todo momento nos sorprendió y cautivó.

Una experiencia curiosa fue que pudimos al final de la comida visitar la cocina viendo como Jordi preparaba un curioso postre en forma de pelota de fútbol con una radio incorporada en el mismo que cantaba un gol de Messi (grabación de un gol del gran locutor Puyal de Catalunya Radio) para fastidiar de una forma graciosa a un amigo madridista que comía en el restaurante en ese instante.

Jordi preparando un postre futbolero

El postre

 

La cocina está separada claramente por áreas de trabajo , lo cual entiendo que es bastante lógico y necesario en este tipo de restaurantes. Perfecta organización y los especialistas en sus áreas respectivas. 

La cocina del Celler

Después de ello, pudimos visitar la bodega con Josep Roca. Fueron 15 minutos con él en el cual nos hizo entender la filosofía del Celler y de los vinos. La fijación en el terroir es evidente y siempre buscando la homogeneidad con la cocina.

La bodega con Josep Roca

Josep Roca y Nico Bour

Leí una frase de Josep que comentaba : “La carta de vinos es un reflejo del restaurante“.  Algo aparentemente tan extraño pero a la vez tan necesario y certero. La carta de vinos del Celler tanto en su variedad, política de precios, origen de los vinos, etc… es un claro síntoma de su fusión con la cocina y el entorno.

Ello se refleja en una carta de vinos con una altísima variedad pero también con una amplitud de precios muy grande (muchos vinos alrededor de los 20-25€, un claro mensaje para hacer entender que aún siendo unos 3 estrellas no tiene qué ser un restaurante exclusivamente para las personas con mucho dinero), una carta con marcado origen de la tierra pero también dando la oportunidad a interesantes vinos extranjeros y de todo tipo, etc….  

Josep tiene muy claro hacia adonde ir pero si que es cierto que su cada día más galardonado restaurante les pone en una situación de presión y superación constante . Mucha prensa, medios, crítica especializada, etc.. y siempre teniendo que servir de forma perfecta. ¡No les envidio en este sentido!

¿Y la comida? Me enrollo y aún no he hablado de ella. Aquí la carta con los  13 platos que disfrutamos (más los platos extra que aquí no se reflejan)

El menú del Celler

Sinceramente, un 9,5/10 el nivel de la comida . Sólo un pero… los postres. No estuvieron quizás a la altura del resto. Pero bueno, eso no le quita en absoluto el nivel de excelencia alcanzado. 

Soy una persona que a veces le fastidia estos restaurantes porque el ego de sus cocineros se refleja en sus platos. Con la búsqueda de tanta complejidad se llega al absurdo. En el Celler de Can Roca no es el caso. Su obsesión por el Terroir (igual que en los vinos), en la materia prima, la situación geográfica del restaurante todo ello unido a la creatividad y el savoir faire hacen de la cocina Celler una experiencia única. Sabores, sensaciones, delicadeza, creatividad, materia prima, sinfonía, … no tengo suficientes palabras para agradecer esos grandes momentos vividos. Como siempre hay platos que unos prefiere más que otros y estos  son quizás de mis favoritos : 

El Steak Tartar con helado de mostaza

Adaptación del Steak Tartar con helado de mostaza

Lenguado con sabores del mediterráneo

Lenguado con aceite de oliva y varios sabores del mediterráneo

El garrí

El Garrí

En definitiva, El Celler de Can Roca se merece todos los elogios que recibe: porque disfrutas de una comida excelente, y con un trato y servicio único y muy cercano. Pero  también entiendes (y te hacen entender) el porqué de su idiosincracia. Si tienes la oportunidad de ir, ves.  ¡No te arrepentirás!

Buscamos a 1 Comprador de vinos y espumosos

Seguimos de recruiting en Uvinum.  Buscamos incorporar un Comprador de Vinos y Espumosos que tiene ante sí un reto apasionante.  Esperamos que te unas a nosotros y si conoces a alguién que le encjaa el puesto no dudes en hacérselo saber. 

Departamento: Desarrollo de negocio

Nivel: Intermedio. A medio plazo esperamos que este perfil pueda liderar esta área.  

Descripción del Puesto:

Uvinum busca un negociador/comprador de vinos y espumosos para un nuevo proyecto clave para la empresa.

Este puesto es el primero de una nueva área que tiene que ser estratégica en el presente y futuro de la compañía. La persona tendrá cómo máxima responsabilidad el conseguir para Uvinum negociar los mejores precios y márgenes comerciales de grandes marcas de vinos y espumosos para su venta en grandes volúmenes en el entorno Uvinum.

El perfil del puesto es un(a) profesional que mezcle a la perfección sus dotes comerciales y de compra con su conocimiento del sector del vino y espumosos. Una oportunidad única para un profesional que busque crecer y liderar a medio plazo un área de la compañía clave en su estrategia. Un trabajo dinámico, con gran variedad de tareas que incluye el seguimiento completo de las campañasy el análisis de las mismas. Una persona que no le afecte la presión, sino más bien todo lo contrario.  

Si quieres formar parte de un equipo joven pero muy experimentado, y buscas aportar algo más que un granito de arena , ¡Te esperamos! Y no lo olvides: tu objetivo es conseguir lo mejor para nuestros usuarios para que Uvinum lidere la venta electrónica en España y Europa!.

Responsabilidades:

  •  Negociar con productores, tiendas, distribuidores, etc… ofertas de vinos y espumosos para Uvinum y sus partners. 
  •  Cerrar acuerdos comerciales de compra, coordinar las campañas y el cumplimiento de las mismas.  
  •  Aportar conocimientos en cuanto a detectar los mejores vinos y tendencias que permitan incrementar las ventas de los mismos.
  •  Responsabilizarse del área de compras de Uvinum , factor clave para la venta electrónica de la empresa.

Requisitos mínimos:

  •  Licenciatura o Diplomatura en Económicas , ADE o empresariales 
  •  Conocimiento demostrable del mundo del vino en cuanto al mercado, sus tendencias, lo que mejor se vende, etc… Conocimiento del mercado español clave y europeo valorado.
  • Se valorará mucho el haber trabajado un mínimo de 2 años negociando la compra de vinos y espumosos en tiendas, tiendas online, distribuidores, etc…
  • Dominio del inglés y/o francés valorado.  
  • Dotes comerciales y de comprador imprescindibles.   
  • Don de gentes y de presencia.
  • Habilidad para poder negociar tanto por teléfono, email , visitas comercial o ferias.  
  • Ser  muy autónomo en su trabajo.
  • Máxima orientación a resultados.  

Requisitos deseados:

  • Conocimientos de las métricas y analítica web
  • Conocimientos de Excel
  • Capacidad para a medio plazo liderar el área de compras.

Contrato:  Contrato inicial de 6 meses + seguidamente Indefinido

Incorporación: Inmediata

Jornada: A tiempo completo (Flexibilidad horaria) . Viernes jornada intensiva (De 9h a 15h). 

Lugar de trabajo: Barcelona (España)

Sueldo:  Entre 16.000€ y 22.000€ 

En definitiva…

Buscamos a una persona con clara iniciativa y con ganas de comerse al mundo. Gran comprador y negociador, que le gusten los desafíos y que tenga la clara ambición de crecer en este puesto. 

¿Te animas? Envíanos toda la información y tus motivaciones para el puesto a jobs@uvinum.com

Elaboración de la Grappa italiana

GrappaLa grappa es la bebida espirituosa obtenida de la fermentación y destilación por arrastre con vapor del orujo de uva, mezclada posteriormente con agua. La Escuela de Salerno, famosa por sus aportes a la medicina, ya en torno al año 1000 d.C. hablaba de los destilados del orujo, que a partir de esa época comenzaron a difundirse en toda Europa.

Este aguardiente de características únicas se prepara con los orujos separados de la elaboración de vino, sea del mosto o del vino terminado. Durante la maduración de la uva el contenido de azúcares de ésta va aumentando, como producto de la síntesis que realiza la planta a partir del agua del suelo y el anhídrido carbónico del aire.

Paralelamente, en la cáscara de la uva se van concentrando sustancias aromáticas y colorantes que van a dar su personalidad a los productos que luego se elaboren con ella. La grappa, por lo tanto, se elabora con la parte más aromática de la uva, la cáscara, que es el principal componente del orujo.

AlambiqueUn vaso de grappa es el producto de una larga tradición en la que se buscó, y en la que se sigue buscando aún hoy, la mejor manera de conservar y concentrar esos aromas. Esa búsqueda ha generado la creación de una gran cantidad de modelos de alambiques, ese aparato que se usa para hacer la destilación del producto, así como una gran cantidad de elaboradores de grappa. El maestro destilador debe poner en juego todo su arte para conservar el espíritu de la uva, sus mejores aromas, en el destilado resultante.

El reglamento 1576/89 de la Unión Europea reserva a Italia el uso exclusivo de la denominación Grappa. También fija el límite de extracción en el alambique, 86% en volumen de alcohol, garantizando así que el perfil de sensorial del destilado conserve las características de la materia prima de la cual fue extraído. Pone además otros límites: el de sustancias volátiles, 140 mg/l de alcohol puro, y que la cantidad de alcohol metílico presente no puede superar 1 g/l de alcohol.

Adjudica a la grappa italiana algunas denominaciones geográficas autorizadas: Barolo, Piemonte, Lombardia, Trentino, Alto Adige, Veneto y Friuli. Está en estudio una ampliación incluyendo Toscana y Valle D’Aosta.

El contenido de alcohol de la grappa terminada no puede ser inferior al 35,5% vol, aunque en la mayoría de las grappas de calidad ronda el 40%, y el contenido máximo de azúcar residual puede ser del 2%.