El apellido de los vinos

Aromas de uvasMencionar que un vino posee Terpenos, Pirazinas, Norisoprenoides o Tioles volátiles en los mostos, por sólo mencionar algunos, es hablarle en chino al consumidor. Sin embargo, si le dijeran que la botella de vino que acaba de comprar está compuesta por una uva que libera en su vinificación aromas florales (Terpenos) y que tiene un fuerte olor a morrón (Pirazinas), podría relacionar estas referencias correctamente con un Cabernet Sauvignon.

En cambio, si le comunicaran que en su vino se encuentran sabores de fruta exótica, de rosa e incluso de compota de manzana (Norisoprenoides), uno podría aventurar que está por tomar un Chardonnay. Por otro lado, si en el líquido distingue notas de guayaba, cáscara de cítricos y pomelo (Tioles volátiles en el mosto), este consumidor identificaría que se encuentra frente a un Sauvignon Blanc.

El olor, el sabor y el aroma de un vino dependen entonces de su composición química, y la prevalencia de una u otra sustancia en cada caldo determinará su carácter. Por esta razón, saber qué uva se encuentra en el vino que uno compra es esencial a la hora de identificar cuál es la variedad que a usted más le gusta.

Más allá de que el proceso de elaboración de un vino sea casi siempre el mismo, la expresión singular de la uva responde a su terroir (suelo, clima, insolación, cuidado de la vid), que en cada región presenta matices diferentes y deviene por lo tanto en caldos particulares.

En líneas generales, los vinos blancos desprenden aromas cítricos de limón, naranja o pomelo, y frutas como la pera, el damasco, el melón o la grosella. Por otro lado, las variedades tintas se caracterizan por su carga de antocianos, sustancia responsable de la coloración del vino que se desprende al contactar la pulpa rota con el hollejo o cascara; y la presencia de taninos, compuestos polifenólicos asociados con la astringencia y el amargor del vino, que prolongan su vida y aportan al consumidor, entre otras cosas, antioxidantes. Estos últimos evocan frutos rojos como cereza, ciruela, frambuesa, fresa o mora. Ambas vinificaciones pueden ofrecer además aromas minerales, especiados, de hierba y otros comunes a la fermentación como pan o levadura.

El vino no es sólo uva, sino que sus aromas y sabores se construyen a través de los procesos químicos a los que es sometido, como la fermentación (transformación del azúcar contenido en la uva en alcohol), la fermentación maloláctica si hubiere (transformación del ácido málico, usualmente asociado a la manzana verde, para convertirlo en ácido láctico) y la crianza (estacionamiento en barricas de roble o en botella). No obstante, existen algunos factores comunes que se expresan en cada varietal y que permanecen siempre reflejados en el producto final, la botella.

Uvas tintas, una cuestión de taninos

¡Y seguimos hablando de uvas! En este caso os mencionamos las uvas tintas más famosas y sugerentes…

Cabernet FrancLa seducción del vino

Reconocida por su elegancia y aroma floral, la uva Cabernet Franc es prima de la Cabernet Sauvignon y se cultiva ampliamente en Burdeos. En Uruguay se utiliza para agregar delicadeza en cortes a base de Cabernet Sauvignon y Tannat. Elaborada sola; esta uva produce un vino ligero y suave.

Cabernet Sauvignon

Esta cepa es la más expandida en el mundo y cuando alcanza su óptima maduración se asocia al cassis, mientras que con falta de maduración devela notas vegetales del estilo del morrón verde, y enlatados o cocidos como las aceitunas negras. En la tipicidad de la Cabernet Sauvignon los expertos encuentran notas de especias tipo pimienta negra o roja, e identifican su color con la ausencia de brillo. Al tiempo que sus colores pasan de los tonos violetas en la juventud al color rojo ladrillo con el pasar de los años.

Merlot

Frambuesa y ciruelas pasas son los descriptores que los catadores utilizan para referirse a esta fruta. Sobre madura brinda notas de chocolate amargo, mientras las violetas son las flores escogidas para mencionar su perfume. Esta uva forma parte esencial en las grandes mezclas francesas y es fundamental en vinos tan reconocidos como el Petrus. En botellas jóvenes predominan los aromas frescos de frutas rojas, por eso se incluye en rosados.

Pinot Noir

Se dice que es el colmo de cualquier productor y la preferida de todo catador. Con nula resistencia a las heladas, las lluvias y el calor, esta variedad es de complicada maduración. Con poca intensidad de color por la baja cantidad de antociano y su difícil preservación resultado de la escasa presencia de taninos, la Pinot Noir ofrece de todas maneras frutados vinos jóvenes y robustos caldos de crianza. Sus aromas y sabores se asocian con moras y cerezas, mientras huele generalmente a pasto cortado, té negro y cuero.

Syrah o Shiraz

Frambuesa y mora frescas, ciruelas pasas y dulce de membrillo, pimienta negra, cuero e inclusive alquitrán son los descriptores que identifican a esta variedad típica de Francia, que hoy encuentra su máxima expresión en Australia.

Tannat

Reconocida en el Río de la Plata como cepa insignia, esta variedad posee hojas de tamaño medio verde oscuro y su fruto es violeta fuerte, casi negro. En vinos jóvenes se la asocia con frambuesas, dulce de membrillo e higos, que deviene en un intenso aroma a cuero, con una marcada astringencia producto de su alto porcentaje de taninos.

Tempranillo

La uva Tempranillo, también llamada Tinta del país o Tinta Roriz, esta uva es la clave en la mayoría de los vinos españoles. No es usual encontrar a esta cepa en vinos monovarietales fuera de España porque pese a que produce un vino coloreado, su acidez es muy baja y es pobre en taninos.

Malbec

Denominada Cot en Francia y fruto negro, se lo reconoce por su densa coloración casi negra. Adoptada por los argentinos como cepa tinta insignia, esta variedad puede convertirse tanto en vino joven, uno de guarda prolongada como un vino rosado, y siempre refleja aromas similares al de la cereza o el cassis y perfume de violetas. En vinificación tinta brinda también notas especiadas del estilo del anís o el regaliz.

El vino español triunfa en Nueva York

Nueva York

Nueva York, la ciudad de los rascacielos, la que marca modelos y tendencias, la que nunca duerme, se erige como el lugar donde más triunfa el vino de España. Y todo ello es un lujo porque viene a ratificar la buena marcha de las producciones de nuestro país que ya se venden en medio mundo.

Así nos lo hace saber el Observatorio Español del Mercado del Vino, OeMv, que concluye que Nueva York es el Estado americano con mayor consumo de vino español.

Pero, ¿qué lo hace ser merecedor de este puesto? Los aspectos son diversos, pues de nuestros caldos se valora, principalmente, el buen sabor, con un 60%, la historia y tradición, con un porcentaje del 59%, las distintas regiones productoras, con el 51% y, claro está, una buena relación calidad/precio, con una importancia del 49%.

 

El tinto, siempre el preferido

Los neoyorquinos suelen ser gente con cultura que ha viajado y pertenecen, incluso, a otras etnias y que valoran siempre la novedad y la calidad por encima de todo. No es de extrañar que, ante tales perspectivas, elijan comprar vinos potentes, con regusto y buen sabor. Así, preferentemente consumen tinto más de la mitad, concretamente el 53%, seguido del blanco, con un 38%, pero mucho menos el rosado, con tan sólo un 9%.

Regiones más conocidas

El fenómeno del vino español en el mundo es imparable, ahora bien la cantidad de producción importada es poca, comparándola con otros países que elaboran grandes cantidades de vino, como Italia o Australia. Las regiones vinícolas españolas más conocidas por la población de Nueva York son las de Valencia y Jerez, seguidas muy de cerca de La Rioja. Pero al consumir, los Rioja siguen siendo los preferidos, quizás porque son los que más se encuentran en un gran número de establecimientos, tanto en tiendas como en restaurantes.

Restauración españolaVino y restauración

Este auge viene propiciado por la garantía de la gastronomía española que traspasa fronteras y se sitúa, reñida con Francia, como la mejor del mundo. Esto ha hecho que los estadounidenses en general se interesen por sus platos, las materias primas y las bebidas, como los vinos que riegan tapas y rica cocina de vanguardia con base española. Por ello, el estudio afirma que los ciudadanos de Nueva York suelen conocer el vino de nuestras regiones en restaurantes españoles o por recomendaciones de amigos que lo han probado.

Más variedades de uvas blancas

Muchos de vosotros habéis comentado el post anterior en Twitter, echando en falta algunos tipos de uva blanca. Tal y como comentamos, el post hablaba de algunas uvas blancas. Pero como vuestros deseos son órdenes, aquí van algunas más, para que podáis comprar vino sabiendo qué sabor buscáis:

Vino blanco

Verdejo

La uva Verdejo es una uva que ha tenido un gran auge desde los últimos años, en los que ha saltado de Rueda, de donde es originaria y era la reina, hasta muchas otras zonas que ahora la investigan y trabajan con relativo éxito. Los vinos de verdejo suelen tener un color muy claro, algo que se tiene como virtud, y un sabor a medio camino entre ácido y amargo (ácido al principio, y regusto ligeramente amargo al final). De ahí que la gente identifique los aromas ácidos de la uva con los de la manzana verde, los cítricos (limón, lima, pomelo), e incluso piña y plátano. Un buen vino de verdejo suele salir bastante barato en relación a otras uvas, como el Afortunado 2009, que está realmente rico.

Malvasía

La Malvasía es una uva que produce vinos de color amarillo dorado intenso, con aromas de melocotón, lichi, piña,… Igual que la verdejo está a mitad de camino entre los sabores ácido y amargo, la malvasía está a mitad de camino entre el ácido y el dulce, aunque generalmente predomina este último. Es una planta poco resistente, por lo que no existe grandes viñedos de Malvasía, aunque se suele usar para dar un toque dulce a algunos vinos balncos, excepto en Canarias, donde se producen grandes vinos de esta variedad, como, por ejemplo, el Grifo Blanco Seco 2008.

Albet I Noya 3 Macabeus

Macabeo (o Viura)

La Macabeo/Viura es una de las uvas más extendidas, porque resiste muy bien el frío y es sensible al Botytris, un hongo que se usa para realizar determinados vinos dulces como el Tokaji. Produce un vino de delicado aroma de hierba fresca, heno, flores blancas, y color amarillo pálido pajizo con tonos verdes, poco alcohólico. Ideal para arroces blancos, o gnocchis. Se usa mucho como mezcla para la elaboración de cava. No se hacen muchos monovarietales de Macabeo, que suelen resultar muy secos. Aún así, hay buenos vinos blancos de Macabeo como el Albet I Noya 3 Macabeus 2009, un vino delicado y especial.

Moscatel

Seguimos con la uva Moscatel, que puede ser tanto tinta como blanca, aunque casi siempre se use sólo en vinos blancos. Como es el pellejo de la uva lo que da color al vino, cuando se usa la uva moscatel tinta se tiene que separar el mosto del hollejo (piel) inmediatamente, para que no coja color. Aun así, los vinos de Moscatel suelen tener un color ambarino o cobrizo. Como la Malvasía, al tener bastante azúcar suelen aguantar bien el paso del tiempo, y se puede usar la uva pasa para elaborar vinos dulces (los vinos moscateles que hemos conocido siempre). Tiene aromas a miel, melocotón en almíbar, frutas escarchadas…Un muy buen Moscatel joven (menos dulce) a un precio fantástico es Reymos, de la D.O. Valencia.

Riesling

Por último, y aunque todavía queden muchas, terminamos, por lo menos hoy, con la Riesling, una uva de la que salen vinos con colores muy claros, con reflejos brillantes, y con aromas a manzana verde, cítricos, y flores como la flor del naranjo. Es un vino con poca graduación y que se usa especialmente en zonas frías, porque si no puede resultar poco aromática. Si queréis probar un vino sabroso de esta uva, Sumarroca hace el Sumarroca Riesling 2009, que tiene muy buena relación calidad precio.

Variedades de uvas blancas

Hoy os presentamos algunos tipos de uvas blancas, que producen vinos con tonos que van del amarillo pajizo al oro intenso. Os invitamos a comprar vino de cualquiera de las denominaciones que dejamos a continuación en Uvinum.

La delicadeza del blanco

Albariño

La albariño es una variedad de uvas originaria de Galicia que produce vinos de color amarillo verdoso, con aromas florales y frutales bien marcados. Al momento de estar recién hecho es ligeramente ácido pero con el paso del tiempo irá adquiriendo toques de manzana madura y caramelo de miel. Los expertos describen a la Albariño con olores similares al perfume de helecho, flores blancas y heno fresco, y gusto parecido al del melocotón maduro, ya dan ganas de probarlo!

Chardonnay

Habitualmente es vinificada para ser consumida en el año, la Chardonnay es la variedad blanca más apreciada y fácil de cultivar, esto se debe a que soporta todo tipo de climas y es óptima para ser fermentada o criada en barricas de roble. Los catadores suelen asociar a esta uva con aromas a mantequilla fresca, avellana y pan, para dar paso luego a las frutas tropicales, melón, banana y piña.

Sin un paso por madera adquiere buena acidez, además de aromas cítricos de pomelo y manzanas verdes, e incluso pueden reconocerse frutas dulces como el damasco. Fermentado y criado en barrica el vino de Chardonnay ofrece menos acidez y más cuerpo, con notas de vainilla, miel, caramelo y lácteos.

Racimo de AlbariñoGewürztraminer

Con la uva de color rosa almendrado y a partir de que gewürz significa especia en alemán, es esta una variedad que hace justamente referencia a estos aromas y sabores. La Gewürztraminer se caracteriza por tener gran presencia de la fruta y toques florales similares a los de la Torrontés argentina y moscateles. En la boca se la relaciona con el pomelo maduro e incluso al mango.

Sauvignon Blanc

Con una marcada presencia de notas que recuerdan a la manzana verde y la guayaba, así como a espárragos y guisantes, en la Sauvignon Blanc suele encontrarse también, muy frecuentemente, el olor a pasto recién cortado.

Torrontés

La Torrontés es la cepa blanca insignia de los vinos que se producen en Argentina. Se la puede distinguir por los florales intensos que hacen recordar a la uva Moscatel y que tiene además un toque de rosas. Evoca aromas de frutas tropicales como el de la piña y la banana, pero a su vez brinda notas vegetales similares al geranio o el hinojo.

El vino en China

En octubre de 2009, Sotheby’s subastó en Hong Kong ocho botellas de Château Pétrus cosecha 1982 a 93.007 dólares, y los ojos de los bodegueros e importadores se posaron en el continente. No obstante, la venta de uno de los más reconocidos vinos de Burdeos es tan sólo una anécdota frente lo que representa actualmente Asia como mercado de vinos.

Si hasta el momento Londres era la puerta de entrada a Europa, China es hoy la nación a la que las bodegas exportadoras deben de tocar el timbre. Ciudades como Beijing y otras del interior de China acaban de descubrir esta bebida, pero el país ya se ubica, según estadísticas de la OIV, en el quinto puesto entre los que se dedican a comprar vinos, después de Francia, Italia, Estados Unidos y Alemania, y seguidos por España, Reino Unido y Argentina. Lo interesante es que el consumo de vino entre los chinos crece a un ritmo constante de 12 por ciento al año, frente a 1,4 por ciento del resto de los países del mundo.

El vino en AsiaA la hora de elegir los vinos que desean tomar, los asiáticos prefieren los tintos y siempre los provenientes del Viejo Mundo. Bien dicen que los mercados más nuevos son los más conservadores. En cambio, al desarrollarse abren el espectro, algo que explica el creciente ingreso al continente de vinos de Chile, Estados Unidos y Australia.

Según publicó la consultora británica International Wine and Spirit Record (IWSR) en la ediciónde la feria de vinos Vinexpo en junio de 2009 en Burdeos, 71,9 por ciento de los vinos que se toman en el continente son tintos, un porcentaje que crecerá a 83,29 por ciento. No obstante, la selección en góndolas deblancos y rosados también se encuentra en aumento. De acuerdo con la misma institución, entre 2003 y 2007 los blancos crecieron 37,93 por ciento y los rosados 128,57 por ciento.

Una de las teorías que explican este fenómeno es el aumento del poder adquisitivo de la clase media china. No obstante, como buen consumidor novato que se deja llevar por los órdenes preestablecidos, Francia continúa siendo su mayor abastecedor. Al año este país le vende a China más de 30 millones de botellas, seguido cada vez más de cerca por Italia y Australia. De la misma manera, en Japón 30 por ciento de los vinos vendidos son franceses.

Para 2012, según pronosticó el IWSR, se beberá más vino en China que en España, aun a pesar de que en este país se toman per capita más de 30 litros al año, y en Asia no llegan a uno. No obstante, Hong Kong pretende ser el epicentro comercial vinícola del continente, y lo está consiguiendo rápidamente. Sotheby’s anunció que la isla es el mercado más importante de vinos; allí vendió en 2009 botellas premium por 14,3 millones de dólares; mientras que en Nueva York lo hizo por 10,5 millones y en Londres por ocho. Por su parte, Christie’s comunicó a la prensa mundial que 61 por ciento de sus transacciones son a clientes asiáticos, y que los compradores de ese continente se duplicaron en el último año.

Al mismo tiempo, también sería impensable creer que dentro de tanto crecimiento no se estuviera incentivando además, la producción de etiquetas locales. Asia posee hoy más de 500.000 hectáreas de viñedo plantadas, cifra que representa más del 20 por ciento de la superficie de vides del mundo.

No obstante, el continente aún está lejos de la madurez. Hasta 2005, cuando ingresaron como país miembro de la OIV, los chinos permitían importar vino a granel, en general proveniente de Argentina y Chile, adicionarle dos por ciento de producción nacional y comercializarlo bajo la etiqueta del país.

Esta práctica hoy se está desestimando para seguir reglamentaciones internacionales. Al mismo tiempo, Asia se encuentra hoy ávida de conocimiento y vino, y el camino para los productores del mundo es conquistar los paladares de ese mercado.

Lanzamiento de Uvinum Privée

Hoy es uno de esos días importantes para Uvinum. La razón es que justo hoy hemos lanzado Uvinum Privée , un servicio que ofrece  a cualquier amante de vino los descuentos más exclusivos en vinos y espumosos de las mejores bodegas.

 Un servicio innovador que busca ofrecer a los consumidores  un espacio de descubrimiento y compra con las mejores tarifas del mercado.  Pero también un espacio para que las propias bodegas puedan ofrecer sus vinos a decenas de miles de apasionados del vino tanto a través de la web de Uvinum Privée, como en las principales redes sociales como Twitter o Facebook.

Uvinum Privée nace con el propósito de ofrecer cada semana lo mejor  y ello incluye:

  • Descuentos únicos de hasta el 60% en los mejores vinos y espumosos, teniendo un compromiso firme de ofrecer siempre lo más exclusivo en cuanto a producto y precio. Además de vinos y espumosos, los usuarios podrán descubrir oportunidades de otros productos y servicios relacionados con el mundo del vino.
  • Ofrecer una gran selección de vinos entre  las más reconocidas bodegas y el descubrimiento de nuevos caldos tanto de vinos españoles como extranjeros.
  • Ofertas con una duración limitada en el tiempo y con un stock máximo disponible. Las ofertas  son vigentes durante 2 o 3 días y siempre hay un número máximo de productos disponibles. En cuanto se agoten, el usuario ya no podrá comprar más.
  • Ofrecer un servicio de alta calidad.

Tras el lanzamiento de Uvinum el pasado mes de diciembre, Uvinum Privée es nuestro nuevo espacio que nos permite convertirnos en un mayor referente en cuanto a la venta de vinos y espumosos por la Red. Una apuesta importante pero de la cual estamos convencidos de su éxito

¡Así que te esperamos en Uvinum Privée ! y hoy una oferta de escándalo para empezar:  30% Dto. en el Valtravieso Reserva 2005. ¿Te animas?

Un cava para mi boda

Si hay alguna ocasión que pone a prueba nuestra capacidad organizativa, esa es sin duda la de nuestra boda: invitados, dónde alojarlos, flores, tarjetas, regalos, traje y vestido, iglesia, salón de bodas, menú…

Todo tiene que salir a la perfección, para que los invitados estén a gusto y los novios puedan disfrutar del día más feliz en compañía de sus seres queridos, preludio de una larga vida de amor y perdices…

Pero hasta llegar al momento del sí, quiero, cientos de decisiones nos esperan en cada detalle, lo que nos obliga, a veces, a estudiar aspectos tan “vitales” como la diferencia entre el blanco nácar y el blanco hueso, un ramo en cascada y uno horizontal, o un cava de postre y otro de comida…

Dom Perignon WeddingPues bien, nada mejor es esos casos que recurrir, al menos en lo que al cava se refiere, que recurrir a las recomendaciones de Uvinum, donde los Uviners cuelgan sus opiniones y podemos comprar vino y cava para la boda con la tranquilidad de la experiencia de otros usuarios más experimentados. 

Ahora la tendencia es incluir dos cavas distintos en la celebración: uno más normal para los aperitivos y otro más aparente para los brindis. Así el gasto no se dispara, porque hay magníficos cavas a buen precio y se deja el más caro para cuando los invitados están pensando más en las copas de después.

Si queréis dar un toque diferente a la boda, podéis optar por un cava rosado, como el Xenius Brut Rosado, que tiene el punto justo de dulzor y el sabor distinto de los cavas rosados.

En cuanto al cava de brindis, que se reparte con más cautela y en el que podéis gastar algo más, dejad que vuele la imaginación: un prosecco italiano dejará a todos anonadados, el Foss Marai Cuvee Brut, un espumoso italiano de fina burbuja que no tiene nada que ver con la idea preconcebida que tenemos de los espumosos italianos (Lambrusco).

Eso sí, hemos tenido en cuenta el bolsillo medio, pero si realmente tienes dinero para gastar en cada detalle de tu boda, ahora Moët & Chandon ha querido pensar en ti, preparando una edición especial del Vintage del 2000 especialmente para bodas. Se llama Dom Perignon Wedding y la bodega lo ofrece porque se ha dado cuenta de que sus exclusivos clientes (desde la princesa Diana de Gales, en 1981, como ellos afirman) quieren disfrutar de un Dom Perignon especial en el día más especial.

La etiqueta es específica y se presenta en caja de 12 botellas, con una más de “regalo de bodas”. Aunque incluya el regalo no parece que se convierta en el Champagne más popular en las bodas españolas, pero a buen seguro que lo veremos en las celebraciones más exclusivas. ¿Es tu caso?

Rioja, Rioja y Rioja

El vino de Rioja es el más vendido en España, el más reconocido en el extranjero, el que más se comenta, pero, sin embargo, a veces no nos damos cuenta de que hablar de Rioja, así en general, es una simplificación que desmerece a los vinos.

Porque cuando hablamos de Rioja estamos mezclando las 3 subzonas que constituyen de D.O., y que no tienen tanto en común entre ellas:

Zonas de Rioja

En primer lugar, en orden alfabético, está la Rioja Alavesa. 18 municipio producen vino en Álava bajo está denominación, donde las características son el clima atlántico y los suelos arcillo-calcáreos. Los vinos que se producen tienen una acidez equilibrada, y se considera una zona muy propicia para los tintos más tradicionales, y también para los blancos más complejos.

La siguiente es La Rioja Alta, también con predominio de clima atlántico, pero el tipo de suelo es el más variado: arcillo-calcáreos, aluviales y arcillo-ferrosos. Es una zona en la que los vinos desarrollan una alta acidez, por lo que son más aptos para la larga crianza en barrica. Reservas y Grandes Reservas de conocido prestigio se elaboran en la Rioja Alta.

Por último, se encuentra la Rioja Baja, una zona de clima mediterráneo y suelos mayoritariamente aluviales, donde los vinos son menos ácidos y con más graduación alcohólica, más densos, con más cuerpo, así que es unazona ideal para crear vinos rosados con mucho sabor y tintos carnosos, más potentes y menos ácidos que los del resto de la Denominación.

Como siempre, queremos dejaros una recomendación, que en este caso serán una por subzona, aunque antes decomprar vino os recomendamos que miréis las recomendaciones de los demás usuarios de Uvinum. ¡Os sorprenderán!

De la Rioja Alavesa vamos a escoger, como hemos dicho, un blanco complejo, de la Bodega Remelluri, el Remelluri Blanco 2007No es un vino barato, ni siquiera es un vino que le guste a todo el mundo, pero sí es un blanco de una calidad impresionante que los más entendidos analizan una y otra vez por la complejidad y riqueza de sus aromas.

En cambio, sobre la Rioja Alta recomendamos un Reserva Especial con un precio nada extravagante: el Viña Ardanza Reserva Especial 2001, de un muy buen año para los vinos de guarda y que ha producido este vino con un sabor que perdura mucho en boca.

Y de la Rioja Baja, el rosado. En este caso el Preferido Rosado 2010, de Viña Herminia, es un rosado con un sabor fantástico que acompaña de forma agradable cualquier comida ligera, como ensaladas, sushi o arroz. ¡Buen provecho!

Los vinos de Pago

Decía un amigo que los vinos que menos le gustaban eran los vinos de pago, y que los prefería…gratuitos.

En España ese término genera confusión, porque entendemos que un Vino de Pago debe de ser un vino mejor, o más caro, o más natural. Pero en realidad la Denominación de Vinos de Pago no implica necesariamente nada de eso. Simplemente que estamos ante un vino diferente a lo normal en la región.

Pago

Para que una bodega pueda elaborar un Vino de Pago, en primer lugar debe estar en un terreno especial, con un microclima distinto al del resto de zonas que le rodean, o con un tipo de tierra distinto a lo que se aprecia alrededor. Estas diferencias hacen pensar que el vino no tendrá mucho que ver con los que se hacen por alrededor, y por tanto ese vino tiene derecho a ser considerado de otra forma.

Pero es que, además, para elaborar vino de pago debe existir un compromiso de la bodega con la realización de dicho vino, y esto se aprecia en otros dos requisitos fundamentales: el vino de pago sólo puede ser elaborado por el propietario de los viñedos (o sea, que no podrán vender esa uva para que otros hagan vino de pago), y además tendrá que tener esa uva perfectamente separada de las demás que pueda poseer, como tendrá que elaborar el vino y almacenarlo en otro sitio distinto al de los otros vinos que pueda hacer al mismo tiempo.

Esta necesidad de disponer de unas instalaciones propias para el vino de pago es la que ha impulsado, en muchos casos, la creación de nuevas bodegas dentro del propio viñedo, para que la recolección de esa parcela concreta se haga más sencilla. Pero no es requisito fundamental disponer de una bodega aparte, sino de un apartado bien discriminado.

De todas formas, el organismo que se encarga de decidir cuándo y cómo se señalan las zonas diferenciadas, o qué zona es susceptible de elaborar Vino de Pago son las Comunidades Autónomas, con la consiguiente diferenciación entre la forma de entender la normativa entre unas y otras. De hecho, incluso en algunas Comunidades Autónomas, como Extremadura, ni siquiera se han molestado todavía en crear un Organismo Regulador, obligando de hecho a las bodegas que lo solicitan a que se adscriban a la D.O. Ribera del Guadiana, algo que no tiene nada que ver con lo que esta concepción significa.

En general, entonces, entendemos que un Vino de Pago es un vino que va a saber distinto de los demás vinos de la región, por las características peculiares del viñedo, y como mucho, que la bodega que se ha preocupado en conseguir esa etiqueta para su vino apuesta por él y lo realizará con mimo. Ni más ni menos.

Vinos de este tipo hay cada vez más por toda España, y alguno de ellos (Dehesa el CarrizalPago de los CapellanesPago de Carraovejas) bastante reconocidos.

Yo, particularmente, os recomiendo que si os lanzáis a por un Vino de Pago probéis el Flor de Pingus 2007, el vino que hace Pingus cuando la cosecha no es lo suficientemente extraordinaria. Como se dice sobre este vino, tendréis“el 90% del sabor de Pingus por un 10% de su precio”, algo suficiente cuando hablamos de un vino que, a pesar de todo, no llega a ser barato. Pero la clave en este caso es la relación calidad-precio. Difícilmente encontraréis un vino mejor que os cueste eso. Y si optáis por comprar vino por internet, incluso encontraréis mejores ofertas. 

¿Os animáis?