Las 100 bodegas más importantes del 2010 según Wine&Spirits

A finales de este mes la revista Wine&Spirits publicará en su número especial la selección de las Top 100 bodegas del año 2010. La lista ya se ha hecho pública, y como siempre ha generado comentarios de todo tipo.

Arte del vino andaluzLa primera impresión que genera es de ilusión: hay grandes bodegas representadas de todo el mundo. Algunas imprescindibles, como Catena Zapata, Domaine Louis Jadot, Marcel Deiss, Niepoort, Penfolds, Quinta do Noval, junto a otras más rompedoras como Beckmen, Yarra Yering, Tenuta Sette Ponti,…

Pero a medida que profundizamos en la lista empezamos a sentir un punto de decepción: Wine&Spirits es una revista estadounidense, así que no nos podemos extrañar de que la representación de vinos de allí sea excepcionalmente amplia. Desde Washington o Oregon hasta los más conocidos internacionalmente como los vinos de California -en especial los de Napa Valley, o Valle de Napa-, las bodegas de Estados Unidos se reservan un hueco quizá demasiado importante, lo cual también pone de relevancia la apuesta de este país por mejorar su producción.

No obstante, la sobrerrepresentación de los vinos locales expulsa de la lista a grandes bodegas que deberían aparecer por derecho propio: echamos en falta, sobre todo, bodegas elaboradoras de Jerez, Icewine, Sauternes,…

En cambio sobran bodegas de tinto y blancos tranquilos: la pinot noir, syrah y la sauvignon blanc cuentan con demasiadas bodegas dedicadas.

Tras Estados Unidos se sitúa Francia, sobre todo por el Champagne, y a poca distancia una serie de países con una representación muy parecida, lo que hace pensar que se trata más de un sistema de “cupos” por país, para contentar a todos, que un mérito contraído exclusivamente por la calidad. Aparecen Italia, España, Australia, Chile, Portugal, y un poco menos Argentina, Sudáfrica, Grecia, Austria, e incluso Eslovenia.

Top100 bodegas de Wine and Spirits

En cuanto a nuestro país, con respecto al año pasado contamos con un representante menos en la lista (de 6 a 5), y sólo repite Gramona dentro de la lista, mientras que en general repiten más de un tercio. ¿A qué se puede deber esto?

Bueno, parece que mientras sobre Estados Unidos se nombra a casi todos los que son, como pasa en Chile y Portugal, países donde las bodegas conocidas internacionalmente son escasas, el “cupo” asignado a España hace que muchas bodegas se tengan que repartir la aparición en las listas, año tras año. Este año las elegidas han sido, además de Gramona, las bodegas Balbás, Raúl Pérez, Roda y López de Heredia. Curioso, ¿verdad?

No se trata de desmerecer a ninguna de las bodegas representadas, pero, si vosotros tuviérais que elegir las cinco mejores bodegas de España este año, ¿elegiríais las mismas? Probablemente no, y aunque seguro que la mayoría no coincidiría entre sí, hay algunas que aparecerían más veces que las nombradas.

Por aquello de tirar la primera piedra, os comento mi lista:

Freixenet (la bodega española más internacional, debería ser una fija en las listas).

Marqués de Riscal (ejemplo de búsqueda de la excelencia, y muestra de Rioja).

Sánchez Romate (al menos 1 bodega de Jerez, seguro).

Dominio de Pingus (la bodega del vino más nombrado de España, otro fijo).

Paco&Lola (para premiar el esfuerzo por la innovación en España en 2010).

Y faltaría espacio para muchísimas otras bodegas, pero esta es mi sugerencia. Y vosotros, ¿cuáles elegiríais?

25 años con Barón de Ley

Este año es el del 25 aniversario de una de las bodegas más emblemáticas de la Rioja: Barón de Ley.

Barón de Ley es una bodega concebida y creada en 1.985 por un reducido grupo de profesionales de los vinos de Rioja que ya dirigían con éxito la bodega El Coto de Rioja en Oyón y deciden fundar un nuevo proyecto bajo conceptos totalmente novedosos en esta prestigiosa Denominación de Origen Calificada.

Entrada Barón de Ley

El proyecto original de Barón de Ley se basó en una doble idea:

  • Desarrollar una bodega completamente orientada al viñedo; hacia la producción de vinos de alta calidad con viñedos propios. En Rioja más del 90% de la uva es de viticultores, que la venden a las bodegas. En este caso, Barón de Ley es propietario de su uva, y la cuida del mejor modo para obtener los mejores vinos, con carácter propio.
  • Tratar de elaborar Riojas más “modernos”, con mayor color, concentración y estructura, al gusto del consumidor de hoy. Eso les llevó a centrarse en la elaboración de Reservas.

 

Toda esa modernidad, tanto en conceptos como en procesos, se lleva a cabo, sin embargo, con el mayor de los respetos a la tradición y a la nobleza de la zona a la que Barón de Ley pertenece: La Rioja.

Ya al acercarse a la bodega ese respeto se muestra en cada detalle: la bodega está situada en la mendaviesa Finca de Imas, presidida por su majestuoso Monasterio benedictino del siglo XVI, marco ideal para eventos enológico-culturales.Foudres Barón de Ley

Evidentemente, las instalaciones enológicas están dotadas con los más modernos equipamientos, pero incluso en ese sentido tienen un hueco para la tradición: en 2.003, en una vertiente más experimental, se inauguró la “Bodega del Monasterio”, en la cual 6 foudres de roble francés de 10.000 litros recuperan las tradiciones más ancestrales de crianza para completar la estancia en roble del fabuloso Finca Monasterio en este imponente entorno monacal.

D.O. Valencia, suma y sigue…

Son vinos de gran calidad que, poco a poco, se van descubriendo y extendiendo por otros países. La DO Valencia va sumando posiciones y se incorpora, de forma destacable, a la Guía Peñín, una de las más prestigiosas en el sector.

Vino Blog

Y es que los caldos valencianos triunfan por encima de otros en esta guía. La mejor puntuación en la edición de la guía de este año ha sido al vino Los Almendros 2008, un tinto de gran cuerpo, de Bodegas El Angosto (Onteniente), elaborado en el interior de una antigua bodega del siglo XIX. El resultado de años de experimentación son vinos como el citado, elegantes, concentrados, con un clima mediterráneo que es la envidia de muchas denominaciones. A este vino se le ha dado nada menos que una puntuación de 95 puntos, siendo el más valorado en la Comunidad Valenciana.

Pero este hecho no es el único que reafirma que los vinos de Valencia están de moda, pues en la misma guía encontramos el tinto Maduresa 2006 de las bodegas Celler de Rourecon 93 puntos; seguidos del Pasamonte 2006 de bodegas VegalfaroMínimum 2006, de Rafael Cambra y Álvarez Nölting 2006, con una puntuación de 92 puntos. ¡Realmente excelente!Almendros

Del Maduresa 2006 destaca su elaboración, con variedad de uva mandó, una variedad local casi extinguida que se quiere recuperar, y le aporta aromas frutales y sabores intensos. Un diseño de etiqueta moderno, discreto, sencillo, pero con un toque realmente original. Le seguiremos la pista de cerca porque todavía tiene mucho que dar.

Zonas y variedades

La DO Valencia produce vinos jóvenes en cuatro áreas de cultivo principales: Valentin, Alto Turia, Moscatel y Clariano.

En cuanto a sus variedades, las más conocidas son la Chardonnay, le aporta frescura a los vinos y es la mejor manera para poder fermentar en barrica; por su parte, la Malvasía ofrece vinos afrutados con alto grado de alcohol; y el Moscatel, de sabor fino, complejo y algo dulzón.

Otras variedades de la zona que dan lugar a los vinos de esta denominación son Pinot NoirMerlotCabernet SauvignonTempranilloMonastrell y Macabeo.

Otros vinos conocidos

Entre nuestros caldos preferidos, aconsejamos el Icono Merlot 2006, joven, transparente, color rojo cereza intenso y finos sabores frutales. Combínalo con las carnes más tiernas en una noche con amigos. Y el blanco Cartuja Mistela, con variedad Moscatel, de intenso amarillo algo verdoso y sabores dulces… perfecto, quizás, para regarlo con ricos postres.

Los mejores vinos, las mejores experiencias

Grandes vinos, grandes experiencias

A veces surge la pregunta de cuáles son los mejores vinos. Según una guía, un crítico, o nosotros mismos, se marcan criterios, estilos, gustos,…

Yo siempre digo que los mejores vinos son aquellos que acompañan a las mejores experiencias. Porque el vino es una bebida social, que se disfruta en compañía, y que puede servir de banda sonora de momentos únicos. Y no soy el único. En Uvinum todos lo compartimos, desde Nico Bour a Eva Suárez.

Por eso el único requisito para que un vino sea el mejor es disfrutarlo, acompañarlo de una buena experiencia. Y como de experiencias se trata, os voy a contar algunas de las últimas que he vivido:

Hace un par de semanas se celebró en Barcelona la “Mostra de Vins i Caves de Catalunya”, donde bodegas – del Penedés, sobre todo – presentaban sus vinos y cavas y también se podía degustar algunos.

Allí tuve la suerte de conocer 2 bodegas especiales. La primera se llama Capitá Vidal. Es una bodega familiar, donde el padre es el encargado del terruño y la hija es la enóloga en la bodega. No estaban preocupados por vender, o conseguir clientes, sino por que la gente probara sus cavas y los disfrutaran. Un rato hablando con ellos y disfrutando de una copa de su cava Fuchs de Vidal Unic, por cortesía del dueño, me hizo amar esta bodega.

La segunda se llama Sanctó, y los dos socios del proyecto se deshacían en explicaciones sobre su sistema de cultivo y la agricultura bio-integral. Jordi González iba y venía alternando en castellano e inglés, según el público, siempre con un comentario interesante, un detalle correcto, una sonrisa a tiempo. ¡Qué duras son las ferias! ¡Cuánto trabajo para dar a conocer una nueva bodega! ¡Qué ilusión! Y, al mismo tiempo, ¡qué alegría cuando aprecias que aquello por lo que luchas gusta! Probé su Brut Nature y me pareció un cava honesto y más que decente.

Otra experiencia recomendable es la de Natalie Moraes, llamada Kukmi. Desde su web se ofrece como cocinera por encargo, para esas ocasiones en las que tenemos visitas en casa y queremos quedar como reyes sin perder tiempo cocinando, o simplemente queremos disfrutar de una velada íntima y especial en pareja sin salir de casa. Natalie se encarga de todo: concierta el menú, hace la compra, elabora los platos y, aprovechando su experiencia en cuestión de vinos, puede sugerirnos el mejor para disfrutar al máximo del momento. La calidad de un restaurante con el cariño de la cocina de mamá.

Por último, tengo que recomendaros fervientemente que aprovechéis la oferta en marcha de Uvinum Privée, llamada PlanB! Bodega. Consiste en una visita a bodega para dos personas (podéis elegir entre más de 60 bodegas de toda España), donde además de visitar el viñedo y tener la oportunidad de conocer de primera mano el proceso de elaboración, podréis catar los vinos que se hacen allí. Se trata de una experiencia para 2 personas a un precio exclusivo de Uvinum Privée, y una ocasión que, para aquellos que jamás hayan estado en una bodega, seguro que se hará inolvidable. Eso sí, a la vuelta esperamos que comentéis los vinos que probéis en Uvinum, ¡faltaría más!

El apellido de los vinos

Aromas de uvasMencionar que un vino posee Terpenos, Pirazinas, Norisoprenoides o Tioles volátiles en los mostos, por sólo mencionar algunos, es hablarle en chino al consumidor. Sin embargo, si le dijeran que la botella de vino que acaba de comprar está compuesta por una uva que libera en su vinificación aromas florales (Terpenos) y que tiene un fuerte olor a morrón (Pirazinas), podría relacionar estas referencias correctamente con un Cabernet Sauvignon.

En cambio, si le comunicaran que en su vino se encuentran sabores de fruta exótica, de rosa e incluso de compota de manzana (Norisoprenoides), uno podría aventurar que está por tomar un Chardonnay. Por otro lado, si en el líquido distingue notas de guayaba, cáscara de cítricos y pomelo (Tioles volátiles en el mosto), este consumidor identificaría que se encuentra frente a un Sauvignon Blanc.

El olor, el sabor y el aroma de un vino dependen entonces de su composición química, y la prevalencia de una u otra sustancia en cada caldo determinará su carácter. Por esta razón, saber qué uva se encuentra en el vino que uno compra es esencial a la hora de identificar cuál es la variedad que a usted más le gusta.

Más allá de que el proceso de elaboración de un vino sea casi siempre el mismo, la expresión singular de la uva responde a su terroir (suelo, clima, insolación, cuidado de la vid), que en cada región presenta matices diferentes y deviene por lo tanto en caldos particulares.

En líneas generales, los vinos blancos desprenden aromas cítricos de limón, naranja o pomelo, y frutas como la pera, el damasco, el melón o la grosella. Por otro lado, las variedades tintas se caracterizan por su carga de antocianos, sustancia responsable de la coloración del vino que se desprende al contactar la pulpa rota con el hollejo o cascara; y la presencia de taninos, compuestos polifenólicos asociados con la astringencia y el amargor del vino, que prolongan su vida y aportan al consumidor, entre otras cosas, antioxidantes. Estos últimos evocan frutos rojos como cereza, ciruela, frambuesa, fresa o mora. Ambas vinificaciones pueden ofrecer además aromas minerales, especiados, de hierba y otros comunes a la fermentación como pan o levadura.

El vino no es sólo uva, sino que sus aromas y sabores se construyen a través de los procesos químicos a los que es sometido, como la fermentación (transformación del azúcar contenido en la uva en alcohol), la fermentación maloláctica si hubiere (transformación del ácido málico, usualmente asociado a la manzana verde, para convertirlo en ácido láctico) y la crianza (estacionamiento en barricas de roble o en botella). No obstante, existen algunos factores comunes que se expresan en cada varietal y que permanecen siempre reflejados en el producto final, la botella.

Uvas tintas, una cuestión de taninos

¡Y seguimos hablando de uvas! En este caso os mencionamos las uvas tintas más famosas y sugerentes…

Cabernet FrancLa seducción del vino

Reconocida por su elegancia y aroma floral, la uva Cabernet Franc es prima de la Cabernet Sauvignon y se cultiva ampliamente en Burdeos. En Uruguay se utiliza para agregar delicadeza en cortes a base de Cabernet Sauvignon y Tannat. Elaborada sola; esta uva produce un vino ligero y suave.

Cabernet Sauvignon

Esta cepa es la más expandida en el mundo y cuando alcanza su óptima maduración se asocia al cassis, mientras que con falta de maduración devela notas vegetales del estilo del morrón verde, y enlatados o cocidos como las aceitunas negras. En la tipicidad de la Cabernet Sauvignon los expertos encuentran notas de especias tipo pimienta negra o roja, e identifican su color con la ausencia de brillo. Al tiempo que sus colores pasan de los tonos violetas en la juventud al color rojo ladrillo con el pasar de los años.

Merlot

Frambuesa y ciruelas pasas son los descriptores que los catadores utilizan para referirse a esta fruta. Sobre madura brinda notas de chocolate amargo, mientras las violetas son las flores escogidas para mencionar su perfume. Esta uva forma parte esencial en las grandes mezclas francesas y es fundamental en vinos tan reconocidos como el Petrus. En botellas jóvenes predominan los aromas frescos de frutas rojas, por eso se incluye en rosados.

Pinot Noir

Se dice que es el colmo de cualquier productor y la preferida de todo catador. Con nula resistencia a las heladas, las lluvias y el calor, esta variedad es de complicada maduración. Con poca intensidad de color por la baja cantidad de antociano y su difícil preservación resultado de la escasa presencia de taninos, la Pinot Noir ofrece de todas maneras frutados vinos jóvenes y robustos caldos de crianza. Sus aromas y sabores se asocian con moras y cerezas, mientras huele generalmente a pasto cortado, té negro y cuero.

Syrah o Shiraz

Frambuesa y mora frescas, ciruelas pasas y dulce de membrillo, pimienta negra, cuero e inclusive alquitrán son los descriptores que identifican a esta variedad típica de Francia, que hoy encuentra su máxima expresión en Australia.

Tannat

Reconocida en el Río de la Plata como cepa insignia, esta variedad posee hojas de tamaño medio verde oscuro y su fruto es violeta fuerte, casi negro. En vinos jóvenes se la asocia con frambuesas, dulce de membrillo e higos, que deviene en un intenso aroma a cuero, con una marcada astringencia producto de su alto porcentaje de taninos.

Tempranillo

La uva Tempranillo, también llamada Tinta del país o Tinta Roriz, esta uva es la clave en la mayoría de los vinos españoles. No es usual encontrar a esta cepa en vinos monovarietales fuera de España porque pese a que produce un vino coloreado, su acidez es muy baja y es pobre en taninos.

Malbec

Denominada Cot en Francia y fruto negro, se lo reconoce por su densa coloración casi negra. Adoptada por los argentinos como cepa tinta insignia, esta variedad puede convertirse tanto en vino joven, uno de guarda prolongada como un vino rosado, y siempre refleja aromas similares al de la cereza o el cassis y perfume de violetas. En vinificación tinta brinda también notas especiadas del estilo del anís o el regaliz.

El vino español triunfa en Nueva York

Nueva York

Nueva York, la ciudad de los rascacielos, la que marca modelos y tendencias, la que nunca duerme, se erige como el lugar donde más triunfa el vino de España. Y todo ello es un lujo porque viene a ratificar la buena marcha de las producciones de nuestro país que ya se venden en medio mundo.

Así nos lo hace saber el Observatorio Español del Mercado del Vino, OeMv, que concluye que Nueva York es el Estado americano con mayor consumo de vino español.

Pero, ¿qué lo hace ser merecedor de este puesto? Los aspectos son diversos, pues de nuestros caldos se valora, principalmente, el buen sabor, con un 60%, la historia y tradición, con un porcentaje del 59%, las distintas regiones productoras, con el 51% y, claro está, una buena relación calidad/precio, con una importancia del 49%.

 

El tinto, siempre el preferido

Los neoyorquinos suelen ser gente con cultura que ha viajado y pertenecen, incluso, a otras etnias y que valoran siempre la novedad y la calidad por encima de todo. No es de extrañar que, ante tales perspectivas, elijan comprar vinos potentes, con regusto y buen sabor. Así, preferentemente consumen tinto más de la mitad, concretamente el 53%, seguido del blanco, con un 38%, pero mucho menos el rosado, con tan sólo un 9%.

Regiones más conocidas

El fenómeno del vino español en el mundo es imparable, ahora bien la cantidad de producción importada es poca, comparándola con otros países que elaboran grandes cantidades de vino, como Italia o Australia. Las regiones vinícolas españolas más conocidas por la población de Nueva York son las de Valencia y Jerez, seguidas muy de cerca de La Rioja. Pero al consumir, los Rioja siguen siendo los preferidos, quizás porque son los que más se encuentran en un gran número de establecimientos, tanto en tiendas como en restaurantes.

Restauración españolaVino y restauración

Este auge viene propiciado por la garantía de la gastronomía española que traspasa fronteras y se sitúa, reñida con Francia, como la mejor del mundo. Esto ha hecho que los estadounidenses en general se interesen por sus platos, las materias primas y las bebidas, como los vinos que riegan tapas y rica cocina de vanguardia con base española. Por ello, el estudio afirma que los ciudadanos de Nueva York suelen conocer el vino de nuestras regiones en restaurantes españoles o por recomendaciones de amigos que lo han probado.

Más variedades de uvas blancas

Muchos de vosotros habéis comentado el post anterior en Twitter, echando en falta algunos tipos de uva blanca. Tal y como comentamos, el post hablaba de algunas uvas blancas. Pero como vuestros deseos son órdenes, aquí van algunas más, para que podáis comprar vino sabiendo qué sabor buscáis:

Vino blanco

Verdejo

La uva Verdejo es una uva que ha tenido un gran auge desde los últimos años, en los que ha saltado de Rueda, de donde es originaria y era la reina, hasta muchas otras zonas que ahora la investigan y trabajan con relativo éxito. Los vinos de verdejo suelen tener un color muy claro, algo que se tiene como virtud, y un sabor a medio camino entre ácido y amargo (ácido al principio, y regusto ligeramente amargo al final). De ahí que la gente identifique los aromas ácidos de la uva con los de la manzana verde, los cítricos (limón, lima, pomelo), e incluso piña y plátano. Un buen vino de verdejo suele salir bastante barato en relación a otras uvas, como el Afortunado 2009, que está realmente rico.

Malvasía

La Malvasía es una uva que produce vinos de color amarillo dorado intenso, con aromas de melocotón, lichi, piña,… Igual que la verdejo está a mitad de camino entre los sabores ácido y amargo, la malvasía está a mitad de camino entre el ácido y el dulce, aunque generalmente predomina este último. Es una planta poco resistente, por lo que no existe grandes viñedos de Malvasía, aunque se suele usar para dar un toque dulce a algunos vinos balncos, excepto en Canarias, donde se producen grandes vinos de esta variedad, como, por ejemplo, el Grifo Blanco Seco 2008.

Albet I Noya 3 Macabeus

Macabeo (o Viura)

La Macabeo/Viura es una de las uvas más extendidas, porque resiste muy bien el frío y es sensible al Botytris, un hongo que se usa para realizar determinados vinos dulces como el Tokaji. Produce un vino de delicado aroma de hierba fresca, heno, flores blancas, y color amarillo pálido pajizo con tonos verdes, poco alcohólico. Ideal para arroces blancos, o gnocchis. Se usa mucho como mezcla para la elaboración de cava. No se hacen muchos monovarietales de Macabeo, que suelen resultar muy secos. Aún así, hay buenos vinos blancos de Macabeo como el Albet I Noya 3 Macabeus 2009, un vino delicado y especial.

Moscatel

Seguimos con la uva Moscatel, que puede ser tanto tinta como blanca, aunque casi siempre se use sólo en vinos blancos. Como es el pellejo de la uva lo que da color al vino, cuando se usa la uva moscatel tinta se tiene que separar el mosto del hollejo (piel) inmediatamente, para que no coja color. Aun así, los vinos de Moscatel suelen tener un color ambarino o cobrizo. Como la Malvasía, al tener bastante azúcar suelen aguantar bien el paso del tiempo, y se puede usar la uva pasa para elaborar vinos dulces (los vinos moscateles que hemos conocido siempre). Tiene aromas a miel, melocotón en almíbar, frutas escarchadas…Un muy buen Moscatel joven (menos dulce) a un precio fantástico es Reymos, de la D.O. Valencia.

Riesling

Por último, y aunque todavía queden muchas, terminamos, por lo menos hoy, con la Riesling, una uva de la que salen vinos con colores muy claros, con reflejos brillantes, y con aromas a manzana verde, cítricos, y flores como la flor del naranjo. Es un vino con poca graduación y que se usa especialmente en zonas frías, porque si no puede resultar poco aromática. Si queréis probar un vino sabroso de esta uva, Sumarroca hace el Sumarroca Riesling 2009, que tiene muy buena relación calidad precio.

Variedades de uvas blancas

Hoy os presentamos algunos tipos de uvas blancas, que producen vinos con tonos que van del amarillo pajizo al oro intenso. Os invitamos a comprar vino de cualquiera de las denominaciones que dejamos a continuación en Uvinum.

La delicadeza del blanco

Albariño

La albariño es una variedad de uvas originaria de Galicia que produce vinos de color amarillo verdoso, con aromas florales y frutales bien marcados. Al momento de estar recién hecho es ligeramente ácido pero con el paso del tiempo irá adquiriendo toques de manzana madura y caramelo de miel. Los expertos describen a la Albariño con olores similares al perfume de helecho, flores blancas y heno fresco, y gusto parecido al del melocotón maduro, ya dan ganas de probarlo!

Chardonnay

Habitualmente es vinificada para ser consumida en el año, la Chardonnay es la variedad blanca más apreciada y fácil de cultivar, esto se debe a que soporta todo tipo de climas y es óptima para ser fermentada o criada en barricas de roble. Los catadores suelen asociar a esta uva con aromas a mantequilla fresca, avellana y pan, para dar paso luego a las frutas tropicales, melón, banana y piña.

Sin un paso por madera adquiere buena acidez, además de aromas cítricos de pomelo y manzanas verdes, e incluso pueden reconocerse frutas dulces como el damasco. Fermentado y criado en barrica el vino de Chardonnay ofrece menos acidez y más cuerpo, con notas de vainilla, miel, caramelo y lácteos.

Racimo de AlbariñoGewürztraminer

Con la uva de color rosa almendrado y a partir de que gewürz significa especia en alemán, es esta una variedad que hace justamente referencia a estos aromas y sabores. La Gewürztraminer se caracteriza por tener gran presencia de la fruta y toques florales similares a los de la Torrontés argentina y moscateles. En la boca se la relaciona con el pomelo maduro e incluso al mango.

Sauvignon Blanc

Con una marcada presencia de notas que recuerdan a la manzana verde y la guayaba, así como a espárragos y guisantes, en la Sauvignon Blanc suele encontrarse también, muy frecuentemente, el olor a pasto recién cortado.

Torrontés

La Torrontés es la cepa blanca insignia de los vinos que se producen en Argentina. Se la puede distinguir por los florales intensos que hacen recordar a la uva Moscatel y que tiene además un toque de rosas. Evoca aromas de frutas tropicales como el de la piña y la banana, pero a su vez brinda notas vegetales similares al geranio o el hinojo.

El vino en China

En octubre de 2009, Sotheby’s subastó en Hong Kong ocho botellas de Château Pétrus cosecha 1982 a 93.007 dólares, y los ojos de los bodegueros e importadores se posaron en el continente. No obstante, la venta de uno de los más reconocidos vinos de Burdeos es tan sólo una anécdota frente lo que representa actualmente Asia como mercado de vinos.

Si hasta el momento Londres era la puerta de entrada a Europa, China es hoy la nación a la que las bodegas exportadoras deben de tocar el timbre. Ciudades como Beijing y otras del interior de China acaban de descubrir esta bebida, pero el país ya se ubica, según estadísticas de la OIV, en el quinto puesto entre los que se dedican a comprar vinos, después de Francia, Italia, Estados Unidos y Alemania, y seguidos por España, Reino Unido y Argentina. Lo interesante es que el consumo de vino entre los chinos crece a un ritmo constante de 12 por ciento al año, frente a 1,4 por ciento del resto de los países del mundo.

El vino en AsiaA la hora de elegir los vinos que desean tomar, los asiáticos prefieren los tintos y siempre los provenientes del Viejo Mundo. Bien dicen que los mercados más nuevos son los más conservadores. En cambio, al desarrollarse abren el espectro, algo que explica el creciente ingreso al continente de vinos de Chile, Estados Unidos y Australia.

Según publicó la consultora británica International Wine and Spirit Record (IWSR) en la ediciónde la feria de vinos Vinexpo en junio de 2009 en Burdeos, 71,9 por ciento de los vinos que se toman en el continente son tintos, un porcentaje que crecerá a 83,29 por ciento. No obstante, la selección en góndolas deblancos y rosados también se encuentra en aumento. De acuerdo con la misma institución, entre 2003 y 2007 los blancos crecieron 37,93 por ciento y los rosados 128,57 por ciento.

Una de las teorías que explican este fenómeno es el aumento del poder adquisitivo de la clase media china. No obstante, como buen consumidor novato que se deja llevar por los órdenes preestablecidos, Francia continúa siendo su mayor abastecedor. Al año este país le vende a China más de 30 millones de botellas, seguido cada vez más de cerca por Italia y Australia. De la misma manera, en Japón 30 por ciento de los vinos vendidos son franceses.

Para 2012, según pronosticó el IWSR, se beberá más vino en China que en España, aun a pesar de que en este país se toman per capita más de 30 litros al año, y en Asia no llegan a uno. No obstante, Hong Kong pretende ser el epicentro comercial vinícola del continente, y lo está consiguiendo rápidamente. Sotheby’s anunció que la isla es el mercado más importante de vinos; allí vendió en 2009 botellas premium por 14,3 millones de dólares; mientras que en Nueva York lo hizo por 10,5 millones y en Londres por ocho. Por su parte, Christie’s comunicó a la prensa mundial que 61 por ciento de sus transacciones son a clientes asiáticos, y que los compradores de ese continente se duplicaron en el último año.

Al mismo tiempo, también sería impensable creer que dentro de tanto crecimiento no se estuviera incentivando además, la producción de etiquetas locales. Asia posee hoy más de 500.000 hectáreas de viñedo plantadas, cifra que representa más del 20 por ciento de la superficie de vides del mundo.

No obstante, el continente aún está lejos de la madurez. Hasta 2005, cuando ingresaron como país miembro de la OIV, los chinos permitían importar vino a granel, en general proveniente de Argentina y Chile, adicionarle dos por ciento de producción nacional y comercializarlo bajo la etiqueta del país.

Esta práctica hoy se está desestimando para seguir reglamentaciones internacionales. Al mismo tiempo, Asia se encuentra hoy ávida de conocimiento y vino, y el camino para los productores del mundo es conquistar los paladares de ese mercado.