Nota de Cata

Vale, he probado un vino, lo quiero comentar y quiero hacerlo de una forma más o menos académica. ¿Cómo lo hago?

Para catar no hace falta ser CatedráticoHombre, a los Uviners nos gustan todas las opiniones, y especialmente las que nos cuentan con qué acompañaste el vino o si te decidiste a comprar el vino a través de Uvinum y te pareció barato, o si a tu novi@ le gustó más que a ti, porque queremos que nos cuentes tu historia… pero si alguna vez te encuentras en la tesitura de tener que escribir algo más formal, aquí van unos consejillos:

Antes de nada, ten a mano una copa del vino del que quieres escribir: las notas de cata se redactan mejor en el momento. Así que, ¡hala! ¡a comprar vino!

Eso sí, tenemos en cuenta que para escribir una nota de cata tienes que tener nociones previas de cómo catar un vino. Si no es así, este artículo no te enseñará a hacerlo: sólo a ordenar tus sensaciones en un papel. 

Empieza separando las impresiones por sentido: Vista, oído, olfato y gusto-tacto (para recordar el orden, piensa en tus órganos de arriba hacia abajo: Ojos, oídos, nariz y boca, en la boca notarás el gusto y el tacto al mismo tiempo).

  • Vista: Comenta si el vino es transparente, opaco o turbio. ¿Cómo tiene la lágrima el vino? ¿Lo ves muy denso, como lodo, como aceite, como vinagre? Habla de los colores (principal y ribete, borde, matices o secundario). Si es espumoso, cómo es la burbuja de persistente y de grande. 
  • OídoEsto es tan sólo para los espumosos. Piensa si la burbuja suena como un peta-zeta, una coca-cola o si es tan tenue que ni la oyes, aunque la estés viendo.
  • Olfato: Puedes hablar de tus primeras sensaciones, sin agitar la copa. Lo que vas notando después, e incluso los olores que desprende después de varias horas abierta la botella ¿ha perdido aromas?¿aparecieron nuevos? Acuérdate luego de los olores que recibas vía retronasal. ¿Cambian en algo, se intensifican?
  • Gusto-tacto: Puedes empezar por el tacto, porque quizá sea lo más sencillo: ¿era cálido el vino? ¿con burbujas molestas el cava? ¿denso? ¡Apúntalo todo! Ahora sí, descúbrenos su sabor, empezando por los sabores primarios: dulce, salado, ácido y amargo. ¿qué has notado primero? ¿Con qué gusto te quedas al final? ¿Estaba compensado (equilibrado)? Dedica un momento a pensar en la astrigencia. ¿Se te ha quedado la lengua como papel de lija, o es algo más suave? Por último, párate un momento a recordar el vino, mientras analizas su postguto. ¿Se va enseguida? ¿Es largo? ¿Te recuerda a algún aroma especial en concreto? 

A estas alturas ya tendrás apuntes suficientes para escribir tu nota de cata, de forma más o menos correcta.

Trata de hilvanar las frases; eso te servirá, además, para corregir y revisar tus notas. Descubrirás que, a medida que la revisas, te surgen matizaciones o revisiones. Es normal, porque una vez que tenemos una idea global del vino parece que todo adquiere más sentido. Si no quieres corregir, o quieres mantener las dos versiones,puedes dividir tus impresiones, diciendo algo como: “En el ataque, al principio, en un primer momento…” y luego algo del tipo “continúa, para cambiar en, más adelante, posteriormente sentí,…”

Piensa también que el hecho de que un vino te ofrezca siempre la misma impresión es también algo reseñable. Puedes decir que el vino “se reafirma en sus percepciones”, o hablar de la “persistencia de los aromas”.

En fin, después de esto ya tendrás tu nota lista para enviar a cualquier Academia Vitivinícola. Eso sí, no te olvides de compartirla en Uvinum…

Dejar un comentario Nota de Cata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *