Liebfraumilch, un vino blanco alemán

Etiqueta LiebfraumilchEn su larga espera por la madurez, asediados por las amenazas de heladas e intensos fríos, los viticultores germanos esculpen sus viñas en empinadas colinas o pies de montañas en las principales regiones de Mosel-Saar-Ruwer, Nahe, Rheingau, Rheinhessen, Pfalz y Baden. Allí aguardan con paciencia que los ríos Mosel y Rhein, entre otros, junto con la corriente del golfo, templen el aire. Y brinden, en el mejor de los casos, la humedad precisa para que las uvas desarrollen un hongo llamado Botrytis Noble, que consume el agua de la vid concentrando a la vez azúcar y acidez.

Hay quienes afirman que gracias al calentamiento global, Alemania se está tornando más cálida, y como consecuencia produce más y mejor vino. Ligeras, bajas en graduación alcohólica y algo dulces, estas etiquetas suman popularidad entre los consumidores.

 

Según estadísticas de la Organización Internacional de la Viña y el Vino —OIV—, en 2008 Alemania fue el quinto país consumidor de vinos, con 20,7 millones de hectolitros de vino al año, con tendencia a aumentar. Los primeros cuatro lugares de esta lista los ocupaban FranciaEstados Unidos e Italia. En el mismo año, el país tiene el noveno puesto entre los 12 principales productores de esta bebida.

Pese a su afamada reputación entre los expertos, en los mercados internacionales Alemania estuvo siempre asociada a la elaboración de vinos blancos sin demasiada personalidad, baratos y dulces, tomando a esta última característica como un aspecto peyorativo, denominados Liebfraumilch.

Botella Liebfraumilch

El Liebfraumilch, cuyo significado es “leche de mujer amada” o “leche de la virgen maría”, es un vino que tiene al menos unos 18g de azúcar por litro, su calidad es QbA y en general las uvas que fueron utilizadas no se identifican, lo que sí aparecerá en la etiqueta es una de las cuatro regiones en las que es producido, a saber Rheinhessen, Pfalz, Rheingau o Nahe, siendo las dos primeras son las principales. Al clasificarse como QbA (QmpQualitätswein bestimmter Anbaugebiete) se está indicando que se trata de un vino de mesa al que se le ha añadido azúcar al mosto.

Esta etiqueta, presentada en una típica botella flauta azul, creada en grandes volúmenes, sin cuidados especiales ni en el viñedo ni en su vinificación, fue por años la bandera de exportación del país. Sin embargo, los alemanes han podido des-estigmatizarse no sólo con su principal importador, Reino Unido, sino también con los norteamericanos y escandinavos, que hoy consideran que allí se elaboran los mejores vinos blancos del mundo.

Dejar un comentario Liebfraumilch, un vino blanco alemán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *