El vino tinto y el té verde podrían ayudar a prevenir enfermedades metabólicas y neurodegenerativas

vino tinto

Beneficios del vino tinto en enfermedades metabólicas

Tanto el vino tinto como el té verde ofrecen gran cantidad de beneficios para nuestro organismo, en parte, por los antioxidantes que poseen. Ahora, y gracias a un estudio, también se establece que ambas bebidas podrían tratar enfermedades metabólicas hereditarias.

Beneficios para prevenir enfermedades metabólicas

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Tel Aviv, concluye que el galato de epigalocatequina (EGCG), que se produce naturalmente en el té verde, y el ácido tánico, que podemos encontrar en el vino tinto, pueden llegar a bloquear la formación de metabolitos tóxicos. Se trata de sustancias que no directamente nocivas para el cuerpo, pero que pueden volverse tóxicas después de que hayan sido metabolizadas en el hígado.

La mayoría de las personas con trastornos metabólicos hereditarios nacen con un gen defectuoso que resulta en una deficiencia enzimática clave. Y en, este caso, los pacientes deben seguir una dieta estricta durante toda su vida.

El vino tinto y el ácido tánico

Los investigadores creen que el ácido tánico del vino tinto podría ayudar a tratar enfermedades metabólicas congénitas. Explicaron que los metabolitos, sustancias que son, entre otras cosas, los componentes básicos del ADN y las proteínas, se acumulan en el cuerpo. Y esta acumulación incontrolada es tóxica, llegando a causar trastornos mentales y de desarrollo severos.

En este caso, el ácido tánico es conocido por prevenir la formación de estructuras amiloides tóxicas que causan trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson. Así, previene las estructuras proteicas de tipo almidón que pueden causar tales enfermedades neurodegenerativas.

El vino tinto en enfermedades metabólicas

Conoce los beneficios del vino tinto

En el estudio, las dos sustancias se probaron en tres metabolitos vinculados a tres enfermedades metabólicas hereditarias: adenina, tirosina acumulativa y fenilalanina. Y se comprobó que, tanto el ácido tánico como el EGCG, fueron efectivos para bloquear la formación de estructuras amiloides tóxicas.

Resultados prometedores

Los protagonistas del estudio explican que las herramientas que han desarrollado son pioneras y tienen un enorme potencial para ayudar a una amplia cantidad de pacientes en el futuro. Los autores comentan que la investigación demuestra, una vez más, la capacidad de la naturaleza para producir el mejor candidato de medicamentos con el fin de tratar algunas de las peores enfermedades humanas. De manera que este enfoque podría facilitar el desarrollo de nuevos medicamentos para el tratamiento de este tipo trastornos.

El estudio, publicado en el diario del grupo Nature Communications Chemistry, todavía se encuentra en las fases preliminares. Los resultados prometen y son importantes para el desarrollo de nuevas terapias farmacológicas para las enfermedades metabólicas. Está visto que tanto el té verde como el vino tinto, además de protegernos de enfermedades relacionadas con el corazón, aumentan la salud cerebral.

 TAGS:Semele 2015Semele 2015

Semele 2015:  un vino tinto de la DO Ribera del Duero con los mejores racimos de merlot y tempranillo de 2015 y cuyo grado alcohólico es de 14º.

 TAGS:Azpilicueta Crianza 2014Azpilicueta Crianza 2014

Azpilicueta Crianza 2014: un vino tinto con DO Rioja a base de una selección de graciano, cariñena, tempranillo y mazuelo de 2014 y cuya graduación alcohólica es de 13.5º.

Dejar un comentario El vino tinto y el té verde podrían ayudar a prevenir enfermedades metabólicas y neurodegenerativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *