El amor también se comparte en las bebidas

vino y amor

Dicen que dos que conviven juntos acaban tendiendo los mismos gustos, incluso en bebidas. Un estudio, publicado en la revista de ciencia del comportamiento Appetite, investigadores de la Universidad de Wrocław de Polonia y la Universidad de Alemania en Dresde probaron las preferencias de aroma y sabor de 100 parejas heterosexuales cuyas relaciones oscilaban entre los tres meses y los 45 años. Descubrieron que cuanto más tiempo habían estado juntas las parejas, más similares eran sus preferencias.

Organización del estudio

El estudio se basó en que cada participante oliera 38 muestras de aromas, que incluían fragancias como eucalipto, butanol, naranja, carne ahumada y caramelo. Los investigadores también disolvieron muestras de cada uno de los cinco sabores básicos: dulce (10 gramos de D-sacarosa), ácido (5 g de ácido cítrico), salado (7,5 g de NaCl), amargo (0,05 g de clorhidrato de quinina) y umami (10 g de glutamato de sodio). Se pidió a los participantes que calificaran cada muestra de aroma y sabor de 1 (“Me gusta mucho”) a 5 (“No me gusta nada”).

Cuanto más tiempo juntos, más similitud en el gusto

El estudio examinó no solo cómo las preferencias podrían verse afectadas por la longevidad de una relación, sino también cómo podrían verse influidas por lo feliz que era la pareja. Las parejas felices no tenían preferencias más similares en comparación con aquellas que estaban menos satisfechas. Sin embargo, una mayor satisfacción en las relaciones tenía una correlación ligeramente negativa con las preferencias de olor similares.

Es lógico que cuantos más años (y botellas de vino) haya compartido una pareja, las preferencias se acaben adaptando el uno al otro. En estudio concluyó que, incluso en una relación infeliz, especialmente si la pareja vive junta, es probable que las parejas aún huelan y coman las mismas cosas por hábito, necesidad o conveniencia.

vino y amor

Las parejas que beben juntas son más felices

Pero hay más, porque un nuevo estudio de la Universidad de Michigan establece que las parejas que beben juntas son más felices. Los investigadores han realizado entrevistas a 2.700 parejas casadas y han analizado cuánto y cómo beben. Las conclusiones fueron que los 2 miembros tenían más posibilidades de considerarse felices en su relación cuando compartían estos hábitos que aquellos que permanecían sobrios mientras el otro consumía alcohol, y viceversa.

Todavía quedan muchos estudios para entender completamente por qué los gustos de las parejas se alinean, pero, por ahora, ¿por qué no usarlo como otra gran razón para pasar tiempo con nuestra pareja y su botella de vino favorita?

 TAGS:Ramón Bilbao Crianza 2015

Ramón Bilbao Crianza 2015

Ramón Bilbao Crianza 2015:  un vino tinto con DO Rioja a base de racimos de tempranillo de 2015 y posee un grado alcohólico de 13,5º.

 

 TAGS:Pruno 2016

Pruno 2016

Pruno 2016: un vino tinto con DO Ribera del Duero cuya selección contiene tinta fina, cabernet sauvignon y tempranillo de la añada 2016 y cuyo volumen de alcohol es de 13,5º

Dejar un comentario El amor también se comparte en las bebidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *