Catar el Numanthia y el Termanthia es una experiencia única

Ayer fue un día especial. Un buen amigo, Santiago Peribañez, de la cadena de vinos Vinus&Brindis, nos invitó a Albert López y a mí a una cata realizada por el director y enólogo de la bodega Numanthia Termes de la Denominación de origen Toro. El objetivo: catar uno de los mejores vinos de España reconocido mundialmente: el Termanthia 2007 , que acaba de recibir 97+ puntos por la prestigiosa revista Wine Advocate.

Manuel Louzada estaba encantado con el reconocimiento de los diferentes vinos de su bodega a nivel nacional e internacional. La apuesta por la calidad, en cuanto al cultivo de las viñas (¡de entre 60 y 140 años de antiguedad!) o al cuidado en la elaboración de los mismos privilegiando al máximo la calidad de los caldos, hace que esta pequeña bodega de menos de 8 empleados sea un ejemplo de éxito en muy pocos años. 

Cata en Vinus & Brindis

 

Manuel, de familia viticultora en Portugal, nos estuvo durante casi 1 hora explicando la historia de la bodega así como la elaboración de sus caldos. Su discurso está lleno de pasión y amor, como si le fuese la vida con ello, y eso es un punto crucial. Sin pasión y amor en este mundo del vino que no es más que una agricultura, no consigues nada. La dedicación, los conocimientos, el terroir, la apuesta por la calidad junto a la pasión por el vino y su cultura son todas las cualidades para hacer grandes vinos. Y en esta bodega de Toro lo llevan demostrando año tras año.

Catamos 3 vinos (y por este orden): Numanthia 2006, Numanthia 2007 y Termanthia 2007. Una sensación de placer intenso con la fruta en su máxima intensidad  pero con una elegancia única en boca. Unas sensaciones que no se acababan nunca al continuar disfrutándolas un par de horas después de terminar la cata.

El Numanthia 2006 me cautivó. Una auténtica explosión de fruta madura en  nariz con una intensidad única , junto a notas de pimienta negra y de tostado . No podía parar de sentirlo porque me maravillaba este 1er vino de la cata. Y en boca esa intensidad en nariz se transformaba en un vino redondo, largo, con una acidez idónea. Y a 30€ el precio por botella debo decir que la relación calidad-precio es perfecta. Un perfecto 5/5 en mi opinión.

Numanthia 2007

El Numanthia 2007 fue también algo grande. Menos intenso en nariz que el 2006 aunque mucha fruta (pero menos madura), eran las notas de espacias más dulces que me cautivaron. La canela que mencionó Manuel daba una sensación de otro gran vino pero muy diferente al del año anterior. En boca era elegante y muy estructurado. Un 4,5/5 que demuestra que es casi perfecto.

Termanthia 2007

Acabamos la cata con el vino estrella: el Termanthia 2007 , un vino súblime aunque reservado para personas con un poder adquisitivo muy alto. Elaborado con viñas de más de 120 años y con un cuidado único en cuanto a su elaboración (y la elección de uva por uva por un equipo de 35 chicas escogiendo sólo las perfectas en cuanto a calidad y madurez óptima). Un vino con esa sensación viva de fruta de la uva tinta de toro, y en boca era graso, meloso y elegante. La combinación de intensidad y elegancia es difícil de conseguir y esta bodega estrella de la D.O. Toro lo hace a la perfección. Otro 5/5 aunque su precio (alrededor de los 160€) sólo está reservado a algunas personas que pueden disfrutarse de alguna de sus menos de 8.000 botellas anuales.

A todo ello, acabamos la cata con un maridaje de embutidos ibéricos y quesos de Portugal, Italia o Francia que maximizaban los placeres de estos 3 vinos.

Fue una experiencia única en cuanto a disfrute de los sentidos.  ¡Gracias Santi y Manuel por estos buenos momentos!

Dejar un comentario Catar el Numanthia y el Termanthia es una experiencia única

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *