Arquitectura: las catedrales del vino

Bodega IriusEn los últimos años, el mundo del vino ha crecido exponencialmente, conviertiéndose en un sector joven y dinámico que despierta el interés de otros mercados. Las bodegas se reinventan y engloban gran cantidad de actividades y servicios para ser visitadas y conocer su vida e historia.

Por ello, ahora son edificios espectaculares, de vanguardia, donde se ha cuidado al extremo el diseño y la arquitectura, y pasan a denominarse las catedrales del vino. Importantes arquitectos son los artífices de que las bodegas hayan dado un giro de 90º y se hayan modernizado, siempre a gusto de la sabiduría del bodeguero.


Las bodegas más espectaculares

Marqués de Riscal

Empezaremos con la que ya es todo un clásico. Sí, habéis adivinado, la histórica bodega Marqués de Riscal está considerada la ciudad del vino, y como tal, merece un edificio extra lujo. Diseñado por el arquitecto Frank O. Gehry en piedra, acero inoxidable y titanio de color y materiales resistentes, recuerda, en excesivo, al Museo Guggenheim de Bilbao, realizado por el mismo arquitecto.

Cepa 21

Esta bodega del Grupo Emilio Moro presenta un poderoso edificio funcional, pero sobre todo llamativo. Diseñada por los arquitectos Alberto Sáinz de Aja del Moral y José Manuel Barrio Eguiluz, cuenta con  6.400 metros cuadrados, y está distribuida en tres plantas.

Protos

En Valladolid, las instalaciones de esta bodega de larga tradición se han convertido en toda una obra de arte. Un proyecto que se ha realizado de la mano de Richard Rogers, conocido por sus edificios futuristas. Por ello, la bodega es austera y funcional, lejos de adornos y artificios, predominando claramente el cristal, la madera y el hormigón pulido. Ellos mismos definen que el objetivo de este nuevo espacio es “ganar en calidad, una verdadera obsesión de Protos, que viene desarrollando ambiciosos programas de I+D+i desde hace varios años”.

Irius

Minimalismo. Así podríamos definir a las bodegas Irius, en la Denominación de Origen Somontano, donde sobresale este edificio que no pasa desapercibido en el lugar. Es obra del arquitecto Jesús Marino Pascual, que ha dado prioridad a la sosteniblidad, ya que es un edificio bioclimático, con un ahorro de energía total del 70%. 

Fotos: ionruizjlastras

Dejar un comentario Arquitectura: las catedrales del vino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *