Aceite de oliva, tipos de aceite

El aceite de oliva es una de las bases de la dieta mediterránea, y uno de los productos que más se exporta desde nuestro país. Todos oímos hablar de virgen, virgen extra… pero, ¿Cuál es exactamente la diferencia?

Aceite de Oliva

Tras recoger las olivas a finales de otoño, que es cuando por su punto de maduración ofrecen un mayor porcentaje de aceite en su interior (hasta una tercera parte de su peso), las olivas son procesadas para convertirlas en tan preciado producto. De las características de este procesado dependerán la calidad y el tipo del aceite obtenido:

Tras la recolección de las aceitunas se procede a molerlas para que el aceite pueda ser extraído con más facilidad. Esta pasta es a continuación batida, para lograr que las células de las olivan vayan soltando el aceite de su interior.

A continuación llega la fase en que se separa el aceite del resto de componentes de la aceituna: agua, piel y hueso. Esto puede hacerse mediante presión, la forma más tradicional, en el que la pasta es prensada entre capazos de esparto, o mediante el centrifugado, técnica mucho más empleada en la actualidad.

El aceite obtenido mediante cualquiera de estas dos técnicas es el Aceite de Oliva Virgen. Dependiendo de su calidad y manipulación, obtendremos los distintos tipos de aceite de oliva que podemos encontrar en el mercado:

– Aceite de Oliva Virgen: Se obtiene tan sólo mediante procesos físicos, sin someter a la aceituna a calor ni a disolventes orgánicos.

– Aceite de Oliva Virgen Extra: Realmente se trata de un Aceite de oliva Virgen, pero que posee unas características organolépticas muy concretas. Es lo que podría denominarse “un aceite perfecto”, sin ningún tipo de defecto sensorial.

– Aceite de Oliva refinado: Este aceite no se comercializa directamente, y es el obtenido tras refinar el aceite de oliva virgen. Tiene una acidez inferior a 0,2º y muy poco sabor o vitaminas.

– Aceite de Oliva o Puro de Oliva: Es el aceite más común en el mercado, con una acidez menor de 1º. Se obtiene al mezclar Aceite de oliva Virgen con Aceite de oliva refinado.

– Aceite de orujo de oliva: Es el residuo de aceite que queda al retirar los residuos sólidos en el primer prensado. Es de baja calidad y debe ser refinado hasta lograr una acidez menor de 0,3º.

Un buen aceite de oliva, además de ser fantástico para la salud, rico en antioxidantes, aportará un sabor excepcional a tus platos, tanto en crudo como para cocinar.

FUENTE: Mumumío

Dejar un comentario Aceite de oliva, tipos de aceite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *