Mes: junio 2011

Vino Margaux, lujo extremo

Château Margaux

El vino Margaux desprende elegancia, nobleza y un lujo para los sentidos. Es reconocido en el mundo entero por ese espíritu artesano que los ha convertido en unos de los más peculiares y de precio extremadamente elevado. Pero, ¿A quién no le gusta darse un capricho de vez en cuando?

Pues esta vez será uno de los buenos y de alta calidad, en forma de color tinto que nos transportará a nuevos mundos. Tales vinos están destinados, especialmente a los amantes más puros y sibaritas del vino.

A los más entendidos, a los que realizan una celebración de alto copete… pues los Margaux son siempre garantía de éxito, muy ligados a la aristocracia. Os ofrecemos algunos ejemplos, tentaciones quizás al alcance de muy pocos que si tienes la oportunidad de probarlos, te sabrán a gloria.

El Château Margaux 2005 es de pura nobleza. Tiene una alta personalidad, con toques finos y perfumados, y una gran sensibilidad en boca, algo que ya caracterizan muchos vinos de Burdeos en Francia. Es un tinto magnífico, que huele y sabe a frambuesas, regaliz y a tostados. Ideales para los grandes banquetes con carnes preciadas.

El Château Brane-Cantenac 2006 es un tinto especial que nos sorprende porque su se realizó en una añada perfecta, gracias al clima necesario para su producción. Es delicado y ofrece una sublime mezcla de tradición y modernidad. Ello se puede notar en su aroma, intenso y elegante, y en su sabor donde se reúnen todas las condicionantes del vino más perfecto que existe.

Château  Giscours 2005. ¡Extremadamente poderoso! Es uno de los más caros y sublimes del mundo, con volumen  y gran elegancia. Color rubí intenso y un sabor afrutado y delicado que nos recuerda a las barricas donde ha estado reposado. Beberlo es uno de los máximos placeres de esta vida.

¿Te has pegado alguna vez el lujazo de probar un vino Margaux? ¿Cómo fue la experiencia? ¿Prefieres alguno en especial?

Cócteles con cerveza

Michelada

Una cerveza bien fría refrescaría y saciaría hasta el más sediento, su burbujeante sabor es inconfundible, pero a pesar que muchos no conciben mezclarla con nada,  existen algunos cócteles hechos a base de cerveza que se convierten en interesantes alternativas para toma una cerveza.

Michelada

Dicen que es la conjunción de la palabra “chela” (cerveza en el argot mexicano) y helada, es decir una “mí chela helada”, otros se le atributen este cóctel a Michel Ésper (socio del Club Deportivo Potosino de Potosí México), no sabemos a ciencia cierta su origen, sólo podemos decir que es mexicano y muy refrescante.

Ingredientes

  • 1 botella de cerveza (330 ml)
  • El zumo de un limón
  • Sal al gusto
  • Hielo al gusto

Preparación

  • Escarchar un vaso con la sal en los bordes
  • Verter el zumo del limón y el hielo
  • Finalmente añadir la cerveza helada.

La michelada se puede combinar con cualquier tipo de cerveza ligeramente amarga, como la Pilsner Urquell, porque la sal y el limón harán un conjunto muy equilibrado y refrescante.

Beer Cava

Un matrimonio burbujeante sin duda alguna, cerveza fría y cava.

Ingredientes

  • 1 parte de cerveza rubia
  • 1 parte de cava
  • Hielo al gusto

Preparación

  • En un vaso de cerveza verter hielo al gusto.
  • Añadir la cerveza y el cava a partes iguales.
  • Tanto la cerveza como el cava deben estar bien fríos.

Para este cóctel conviene una cerveza tipo lager español tradicional, para que no quite sabor al cava. La Duff beer puede ser la cerveza perfecta aquí.

Submarino de cerveza

Un cóctel exclusivo para valientes, un explosiva de mezcla con algún aguardiente.

Ingredientes

  • ½ litro de cerveza
  • 1 vaso corto lleno de aguardiente

Preparación

  • Servir un vaso grande de cerveza hasta un 70% de capacidad.
  • Servir un vaso corto (short) del aguardiente que desee.
  • Sumergir el vaso corto en el vaso de cerveza
  • Para este cóctel se puede utilizar ron, pisco, whisky, ginebratequila.

Hay cervezas que tradicionalmente se han combinado con destilados, como la Desperados, que incluye algo de tequila.

Beer Punch

Otro cóctel de origen mexicano, esta vez un poco más fuerte, en lo que podríamos llamar un ponche de cerveza (debido a las yemas en la receta)

Ingredientes

  • ¼ litro de cerveza rubia
  • 1 chorrito de anís seco
  • 6 yemas de huevo
  • 3 onzas de sirope o almíbar
  • Ramas de canela para decorar
  • Hielo al gusto

Preparación

  • En un bol o una ponchera batir las yemas de huevo con el almíbar.
  • Añadir el anís conjuntamente con la cerveza.
  • Remover muy bien.
  • Servir en vaso alto con hielo al gusto
  • Decorar con ramas de canela.

Para este tipo de cócteles la mejor combinación puede ser una cerveza ligeramente tostada, como la Chimay Red, para que su cuerpo y cremosidad no desentonen con las yemas y el azúcar.

¿Cómo combinas tus cervezas? ¿Te animas a probar alguno de estos cócteles?

El vino: Una buena inversión

Vino y dinero

Todos los que de alguna u otra forma valoramos al vino, lo consideramos como una buena inversión, pero no quizá de la forma en la que se toma un producto en la bolsa de valores de alguna ciudad del mundo. Pues para sorpresa de muchos, el vino es a veces más rentable que el propio oro, hablando bursátilmente claro está; es decir que el vino puede llegar a tener niveles de rentabilidad más grandes que muchos productos que se negocian en la bolsa de valores.

London International Vintners Exchange (Liv-ex)

Si hablamos de inversiones en el vino hablamos de London International Vintners Exchange o simplemente “Liv-ex”. Esta es una identidad financiera dedicada exclusivamente al comercio y a la negociación de vinos de todo el mundo, con sede en Londres y fundada en el año 1999, Liv-ex es quien pone en el mercado el movimiento bursátil del vino, por así decirlo haciendo un símil con alguna bolsa de valores.

 En Liv-ex se realizan cientos de transacciones al día,  los vinos que usualmente son negociados son los denominados “vinos de colección” o un vino de grado de inversión (vino fino). Entre estos vinos que son negociados  pueden encontrarse de cualquier nacionalidad, añada y tipo, incluyendo champagne. Los vinos que son negociados por esta vía, distan mucho a los que se negocian en subastas de vinos, ya que por Liv-ex no operan los coleccionistas privados directamente.

Liv-ex 100 Index del Vino

La denominada “Liv-ex 100 Index del Vino” es uno de los índices de precios más utilizado en el mundo, debemos recalcar que en este listado reinan los vinos tintos de Burdeos y alguno que otro  champagne. También existe un listado denominado: Liv-ex 500 Fine Wine, este es menos utilizado y como su nombre nos sugiere tiene en su listado 500 nombres.

Ahora que tenemos un panorama un poco más amplio sobre las inversiones, no estaría nada mal pensarlo más de una vez en invertir en algún vino fino o un vino de colección,  ya que su rentabilidad en algunos casos subo literalmente como la espuma de un buen espumoso.  Como en todo tipo de inversión bursátil se debe tener algunos puntos de partida, saber en qué momento comprar y sobre todo cuando vender. Quién sabe a lo mejor existe entre  vosotros algún gran inversionista del vino escondido. Ah… se pueden realizar  inversiones en línea.

¿Quieres invertir en vino? Es buen momento para comprar vino y guardarlo, porque la mayoría de los vinos han bajado de precio, y si dentro de unos años no se revalorizan, tendrás, al menos, un vino magnífico. Te recomendamos 3:

  • Château Malartic-Lagravière Blanc 2010: Los vinos blancos de Burdeos son más económicos que los tintos, pero se pueden conservar también durante bastantes años revalorizándose. Además su mercado es más estable, y aunque la inversión puede ser menos provechosa es mucho más segura.
  • Château Duhart-Milon 2010: Uno de los vinos más famosos del mundo, con un mercado global, por lo que siempre tendrás un comprador. Con tiempo siempre ganarás dinero con este vino.
  • Remelluri Colección Jaime Rodríguez 2003: Los vinos especiales de las grandes bodegas suelen ser las ediciones más buscadas con el tiempo. En estos vinos las bodegas van experimentando con distintas mezclas de uvas, o procesos, lo que hace más original el resultado de cada año. En este caso se trata de un vino de Remelluri, una de las bodegas españolas con más prestigio internacional (algo que también hay que valorar a la hora de comprar vino como inversión).

Orujo y aguardiente

Orujo

Orujo y aguardiente son 2 tipos de destilados que guardan mucha relación, tanta que muchas veces usamos las palabras como sinónimos cuando en realidad no los son.

En los últimos años la afición de los consumidores a los licores y cremas de menor graduación ha hecho que hayan aparecido en el mercado tipos de bebida como las cremas de orujo y otros licores de distinto tipo que hacen que la gama de productos sea tremendamente variada, pero aumente la confusión entre unos y otros.

¿Nos damos una vuelta y conocemos mejor los orujos?

  • El aguardiente es, por definición, un destilado de un fruto fermentado, es decir, que la fruta debe haberse macerado con o sin agua y haber producido alcohol de forma natural, como ocurre en el caso del vino o de la sidra. Esto es lo que diferencia a los aguardientes de los destilados en general. Se puede destilar alcohol macerado (o aromatizado) con frutos para obtener un destilado, pero no será aguardiente porque el alcohol no se ha producido por la fermentación del fruto.
  • Existen algunas excepciones, que son los aguardientes de frutos rojos, como las grosellas, las fresas, los arándanos,… que tienen permitido llamarse aguardientes a pesar de que son destilados de esas frutas maceradas, y no fermentadas. Se les permite ser llamados aguardientes porque es muy difícil conseguir que estas frutas fermenten, por lo que ésta es pácticamente la única forma de conseguir un licor de alta graduación de estos frutos.
  • El whisky, el coñac o el tequila son 3 ejemplos de aguardientes que, por su éxito, tienen entidad propia y se consideran aparte del resto de aguardientes, aunque la diferencia básica es el tipo de producto que se fermenta.
  • Orujo es el nombre que recibe la piel de la uva, también llamada hollejo, una vez fermentada. En Galicia al orujo se le llama también “bagazo”, mezclando piel y pepitas. Es importante señalar que para que a la piel se la llame orujo o bagazo tiene que haber fermentado. Una vez que esto ha ocurrido, el orujo o bagazo pasa a destilarse, convirtiéndose en un aguardiente. Por eso la denominación más propia para este tipo de destilados debería ser el de “Aguardiente de Orujo”, aunque a veces, por extensión, le acortemos el nombre y le llamemos sólo “Orujo”.
  • Hay muchos tipos de Orujos, y reciben distinto nombre según su zona de elaboración. En Francia se les llama Marc, y son muy conocidos los Marc de Champagne. En Italia el orujo con más tradición es el Grappa. Pero prácticamente en todos los países donde se elabora vino se hace también algún tipo de orujo.
  • En España tienen mucho éxito el orujo de hierbas y el orujo de café. En realidad son orujos normales aromatizados o macerados posteriormente con hierbas o café. No hay que confundirlos, entonces, con destilados de hierbas, como podrían ser el anís y la absenta. En el caso del anís y la absenta se produce una maceración de las hierbas con alcohol (generalmente vínico), y luego una destilación. En el orujo de hierbas la destilación es de orujo y se ha producido antes de la maceración con las hierbas (o el café).
  • Por último llegamos a los licores y cremas de orujo. En este caso el orujo es también el punto de partida. Ese orujo es mezclado y rebajado con agua, zumos, crema de leche o leche condensada para obtener el licor. También se puede añadir pulpa de fruta, azúcar o caramelo. La textura y el uso de alguna crema, ya sea de leche, de huevo o leche condensada es la que marca la diferencia entre la crema de orujo y el licor de orujo.

Lioso, ¿verdad? Hay tanta variedad de bebidas que el más mínimo detalle marca la diferencia entre una bebida y la otra, y hay que estar muy fino para diferenciarlas. Aunque luego, al sabor, la diferencia es sustancial, ¿verdad? Os recomendamos algunos tipos de Aguardientes y Orujos, para que vayáis probando:

  • Alcool pour fuits 1L: En Francia los aguardientes de frutas se consumen muchísimo. ¿Quieres saber por qué? Este alcool por Fruits es un aguardiente de frutas variadas muy fresco, aromático a pesar de su alta graduación (40 % Vol.), y uno de los más consumidos.
  • Grappa Nonino Friulana: Las grappas son orujos que proceden de Italia. Tienen mucho éxito, lo que hace que haya marcas muy comerciales que hacen grappas de baja calidad. La Grappa Nonino Friulana es artesanal y un buen ejemplo de Grappa de calidad a buen precio.
  • Devanceiros Orujo de Galicia: Dentro de los Orujos, los orujos gallegos son legión. Los hay envejecidos, aromatizados, puros,… Devanceiros es una de las marcas que más respeta la tradición en su elaboración, y también una de las más vendidas.
  • Orujo de hierbas El Afilador: Otra destilería tradicional, en este caso de Orense. Orujo fuerte pero muy aromático, perfecto como digestivo después de una comida copiosa.
  • Rua Vieja Crema de Orujo: Terminamos con una Crema de Orujo. En este caso de Ruavieja, la marca más famosa de Orujos, y que más ha trabajado por modernizar la imagen de este producto. Se trata de un licor cremoso, suave y con un sabor perfecto para beber a media tarde.

¿Qué idea tienes de los orujos? ¿Te gustan? ¿Cuál es tu preferido?

Vinos blancos franceses

Vinos Blancos de Francia

Los vinos blancos franceses no son los primeros, probablemente, que te vengan a la mente cuando pienses en nuestro país vecino. Los tintos de Burdeos, de Borgoña o los del Rhône son los más valorados en las guías y los que se llevan la mayor fama, pero si echamos un vistazo a los blancos nos daremos cuenta de que los vinos blancos franceses tienen calidad y diversidad suficiente para hacer de Francia uno de los países con los mejores blancos del mundo.

Os acercamos a algunos tipos de blancos franceses que son reconocidos a nivel mundial:

  • Sauternes: Los vinos dulces de Sauternes son los vinos blancos franceses más internacionales. Se suelen elaborar con uvas Sémillon, Sauvignon Blanc y Muscadelle botytrizadas, es decir, ligeramente pasadas por la acción del hongo Botrytis Cinerea, lo que hace que su concentración de azúcar sea mayor. Las condiciones naturales de la zona son las que provocan que el hongo se desarrolle adecuadamente y afecte a los viñedos, por lo que mantener esas condiciones es fundamental para los viticultores. Los Sauternes pueden alcanzar precios formidables en algunas subastas. El resultado son vinos con aromas a caramelo, miel y frutos secos, y acompañan perfectamente a los postres con chocolates, quesos fuertes, foie y, por contraste, a frutas rojas ácidas como las fresas o las frambuesas. Dentro de Sauternes está la zona de Barsac, con Denominación propia, donde se elaboran algunos vinos de este tipo realmente espectaculares.
  • Chablis: Los vinos Chablis se asocian inmediatamente a la uva Chardonnay, aunque también se puede utilizar la Sauvignon Blanc. Se producen en la zona con el mismo nombre dentro de Borgoña, y son vinos secos y extraordinariamente perfumados. El frío es fundamental para que la Chardonnay madure lentamente produciendo los aromas típicos de la variedad, que unida a las características únicas de la tierra hacen que este vino blanco francés sea tan especial. De hecho, la Denominación no recoge una gran extensión de terreno, y cada pago es estudiado metro a metro para ser aceptado, y se clasifica meticulosamente en Grand Crus, Premier Cru,… Las uvas producidas y vinificadas en esos pagos suelen ser luego vendidas a “Négociants”, que se encargan de ensamblar distintos vinos y de criarlos para luego venderlos a un precio mayor. Es por eso que resulta tan complicado distinguir los mejores Chablis, porque dependen mucho de la uva comprada cada año. Por último hay que señalar la controversia que plantea en la zona el uso de la vinificación: algunos elaboradores hacen sus vinos en depósitos de acero inoxidable, porque dicen que tienen la mejor Chardonnay del mundo y ésta tiene que expresarse tal cual es, mientras que otros usan toneles de roble para que los vinos sean más complejos, argumentando que si la Chardonnay es la uva blanca que mejor envejece en barrica, es su obligación sacarle el mejor partido. Hay grandes vinos de Chablis elaborados de una y otra forma.
  • Alsacia: Si en Chablis domina la Chardonnay y en Sauternes la Sémillon, en Alsacia reinan la Gewürztraminer y la Riesling, que crean aquí fantásticos vinos, con aromas a cítricos (piel de naranja, pomelo, limón,…) mezclados con los de frutas blancas de hueso (melocotón, albaricoque,…), en una combinación genial. También tienen mucho éxito aquí los vinos de vendimia tardía, que combinan el dulzor de los vinos ligeramente pasificados con la acidez de las variedades.

Y aún nos dejamos una gran cantidad de vinos y zonas de blancos interesantísimos: Champagne, Calvados y Cognac, donde la uva blanca se cultiva con propósitos muy distintos a los tradicionales, Monbazillac, con fantásticos dulces que podrían competir con los Sauternes, o Châteauneuf-du-Pape, en el Rhône, sin olvidar las grandes zonas borgoñonas como Chassagne-Montrachet o Puligny-Montrachet,…

¿Quieres probar los vinos blancos franceses? Entonces déjanos recomendarte algunos:

  • J. Moreau – Chablis 1Er Cru Vaillon 2008: J. Moreau es una de las bodegas más importantes de Chablis, lo que le permite vender algunos de estos vinos a un precio más que interesante.
  • Bestheim Gewurztraminer Reserve 2009: Tendrás tantos aromas bailando en la copa que no sabrás cómo definirlo. Definitivamente un gran vino.
  • Château Haut Bommes 2003: Es difícil encontrarlos, pero también existen Sauternes a un precio asumible. Este Haut Bommes 2003 tiene aromas a caramelo y deja un postgusto de frutos secos. Eso sí, recomendamos guardarlo un par de años más para que alcance su esplendor.

¿Has probado los vinos blancos franceses? ¿Cuál es tu preferido?

Cócteles con Gin (II)

Gin Fizz

El sabor del Gin es muy peculiar entre las bebidas destiladas, sabor que lo hace ideal para distintos cócteles que no se podrían ni siquiera imaginar con otra bebida que no sea gin, es por eso que el gin resalta entre muchas y para muchos, veamos qué otros cócteles podemos preparar con una buena ginebra.

Gin Fizz

Este cóctel que pertenece a la familia de los “fizzes”, un cóctel estadounidense con una dulce  combinación. Para muchos es la variación del también famoso Tom Collins.

Ingredientes

  • 3 partes de ginebra
  • 2 partes de zumo de limón
  • 1 parte de jarabe de goma
  • 3 partes de agua gasificada
  • Hielo picado al gusto

El Gin Fizz es un cóctel que queda bien con cualquier ginebra, pero hoy os recomendamos el Gin Brecon Special Reserve, una de las ginebras más de moda últimamente.

Preparación

  • En una coctelera o vaso para mezclar, añade la ginebra, el zumo de limón y el jarabe de goma, y remueve muy bien.
  • Sirve en un vaso largo con hielo picado al gusto y añade finalmente el agua gasificada
  • Se estila servir en vaso tumbler medio.
  • En las variaciones de la receta se puede suplir el jarabe de goma por azúcar impalpable o sirope de azúcar.

Negroni

Sin duda el vermut y el gin son compañeros que se llevan muy bien, son muchos los cócteles con estos dos protagonistas, y no puede faltar éste en nuestro recetario.

Ingredientes

Preparación

  • En un vaso bajo y ancho verter los cubitos de hielo.
  • Añadir la ginebra, el  vermut rojo y el Campari , remover ligeramente.
  • Los vasos ideales para servir este cóctel son los llamados Old Fashion.
  • Es importante que las cantidades de los 3 ingredientes sean iguales, ya que un exceso de vermut lo haría muy dulce o un exceso de ginebra lo haría muy fuerte.

Este cóctel combina muy bien con la Pink London 47 Dry Gin, una ginebra con muchor aromas herbales que casan perfectamente con el vermut.

Tom Collins

Tom Collins

Jerry Thomas, estadounidense, considerado el padre de la coctelería y de los destilados lo nombra por primera vez allá por el año 1876. Este cóctel empezó como una broma, en la que todos se preguntaban ¿has visto a Tom Collins?, en esa época este peculiar nombre se hizo muy popular por distintas razones para que poco tiempo después un cóctel sea bautizado con este mismo nombre.

Ingredientes

  • 2 onzas de ginebra
  • 2 onzas de zumo de limón
  • Cubitos de hielo al gusto
  • 1 cucharada de azúcar
  • Agua gasificada al gusto
  • Una cereza o marrasquino para adornar (opcional), también se suele utilizar una rodaja de limón con este fin.

Preparación

  • En una coctelera o vaso para mezclar, añade la ginebra, el zumo de limón, el azúcar y el hielo, remover bien.
  • En un vaso largo verter la mezcla incluyendo los hielos.
  • Añadir el agua gasificada y adornar con una cereza o una rodaja de limón, o ambos.

Prueba el Tom Collins con Saffron Gin, una de las ginebras más frescas del mercado, y te encantará.

En la historia del gin han existido muchos cócteles ¿Nos sugieres algún cóctel? ¿Cuál es tu preferido?

Los mejores rosados para este verano

Vino rosado

Frescos, con cuerpo, con burbujas… llega el vino rosado, el tipo de vino más interesante para este verano, ideal para tomar en una terraza junto al mar. De color intenso rojo, transparente y con sabores azucarados y, como siempre algo afrutados, los rosados no acaban de tener el valor que se merecen y realmente se elaboran una gran cantidad de botellas de alta calidad, especialmente en España.

Hay que tener en cuenta que cuando el hombre empezó a hacer vino la mayoría eran, fundamentalmente, vinos rosados.

Para pasar una temporada estival reconfortante y muy fresquita, os recomendamos algunos de los rosados que ya apuntan maneras y que puedes combinar con tu arroz favorito, el pescado más diverso y hasta carnes algo ligeras. La ventaja es que va bien con prácticamente todo tipo de alimentos, ¿Con qué lo sueles comer tú?

¿Te hace un Enate? Pues recomendamos un Enate Rosado 2010. Es un vino intenso donde resaltan los aromas más afrutados que se conocen. Nos entusiasma su color cereza muy vivo con reflejos rosas. Combina sabiamente la frambuesa con los árandanos dando una explosión de sabor al paladar.

Un buen Penedés nunca falla. Por ello, además de los ricos tintos, aconsejamos el Gran Caus Rosado 2010, servido frío está exquisito y es una buena propuesta para una boda o gran evento. Los invitados quedarán encantados. Tiene un sabor algo más fuerte y con cuerpo, y por esto es ideal para los que no defienden demasiado este tipo de vino. Su color granate llama la atención y en boca lo notamos carnoso y muy afrutado. ¿Qué tal si lo combinamos con una ensalada de cerezas o moras?

Por su parte, el Nadir Rosado 2010 es un vino joven de Extremadura de fuerte color rubí. La fresa y frambuesa, además de la grosella, son absolutas protagonistas en olor y sabor, juntamente algunas notas florales. No falla en ninguna ocasión. ¡Si el tinto te da más calor en verano, pásate al rosado!

¿Qué es la celiaquía?

Celiaquía

Todos hemos oído hablar de los celíacos, pero en realidad el desconocimiento de esta enfermedad es bastante grande. Nuestro compañero de trabajo tiene un hijo celiaco, una vez en una cena una amiga no podía comer casi nada porque era celáica… Pero, ¿Sabemos lo que es en realidad?

La celiaquía es una intolerancia permanente al gluten, una proteína presente en el trigo, cebada, centeno, espelta, kamut, triticale y probablemente avena. Se trata de la enfermedad crónica intestinal más frecuente en España, afectando al 1% de la población. Afecta al sistema digestivo e intestinal, pero sus síntomas pueden aparecer también en el resto del cuerpo, en forma de erupciones, fatiga, problemas de crecimiento… Su único tratamiento es llevar una alimentación totalmente exenta de gluten, durante toda la vida.

Pero no se trata simplemente de cosas tan obvias como no consumir alimentos tan habituales para todos nosotros como pan, pasta, cerveza, alimentos elaborados con harina… Podemos encontrar gluten en el 80% de los productos manufacturados presentes en el mercado, en forma de: almidón modificado, colorantes, fibra vegetal, fécula, proteína, extracto de malta, extracto de levadura…

Por ello uno de los problemas con los que se encuentran los que sufren esta enfermedad es el incorrecto etiquetado de los productos, ya que actualmente no existe una normativa que lo regule expresamente, aunque este campo va avanzando.

Otro de los mayores problemas a los que se enfrentan los celíacos es la temida contaminación cruzada. El contacto con cualquier producto que contenga gluten y que pase por las mismas máquinas en su elaboración o durante su cocinado en bares, restaurantes… dejará residuos (si no se eliminan correctamente) que contaminará el siguiente producto.

Por eso es tan difícil muchas veces encontrar productos sin gluten, así como bares y restaurantes que ofrezcan platos en su carta con garantía de estar libres de gluten. Todos deberíamos conocer algo más de esta enfermedad que seguro afecta algún conocido, y saber que ofrecer, por ejemplo, si un amigo celíaco viene a casa o si tenemos que ofrecer la merienda a un amigo de nuestro hijo.

Por supuesto, la fruta fresca, la verdura, el pescado y la carne…, preparados con utensilios bien limpios serán siempre una buena opción para todos.

FUENTE: Mumumío

Los 6 malos olores del vino

Aromas del vino

El vino y sus aromas es un tema de nunca acabar, pero sin duda alguna el aroma es la parte fundamental de la cata de vinos. Saber distinguir los aromas nos permite conocer mejor el vino que tenemos en frente, si  es de buena calidad o simplemente no lo es.

Una de las más famosas expertas en el mundo de la enología es Mary Orlin, quien escribe la columna  The Wine Fashionista en The Huffington Post. Ella sostiene que existen 6 aromas que pueden decirnos si un vino es malo o está en mal estado, 6 defectos que nos pueden dar una idea más clara del vino y su verdadero estado. Acompáñanos y descubre cuáles son estos 6 malos aromas del vino.

  1. Aroma  ácido: Cuando un vino tiene excesiva acidez, el aroma que percibiremos será a vinagre o acetona, este aroma nos dirá que el vino ha sido afectado por alguna bacteria. Por ninguna razón este vino está apto para el consumo. Puede usarse en la cocina como vinagre en el mejor de los casos.
  2. Aroma a óxido: Este olor se asocia a vino pasado, suele parecerse al aroma del jerez o la nuez, también se reconoce por un rojo intenso en los vinos tintos y un dorado profundo en los vinos blancos. Casi siempre se debe que este vino ha sido abierto con anterioridad o porque estaba mal cerrado. Aunque se puede beber, lo ideal es no hacerlo.
  3. Aroma a sulfuro:  El vino que ha sido elaborado con demasiados sulfuros, su aroma se asemejará al del huevo podrido. El abuso del sulfuro se debe a la eliminación de bacterias propias del vino. Lo recomendable es no beber este vino, puede llegar inclusive ser nocivo para la salud.
  4. Aroma a Brettanomyces: Este aroma se debe a la levadura, este olor  asemeja al sudor humano. Aunque no es nocivo e inclusive algunas personas gustan de este vino, es señal de que no está bien. Aquí dependerá del gusto de cada uno.
  5. Aroma a corcho: Quizá el aroma más sencillo de reconocer de los 6, el aroma a corcho, humedad o a cuero mojado saltará a la nariz. Este suele deberse a la bacteria que vive en el corcho, que lo estropea y con él al vino. No es recomendable beberlo.
  6. Aroma a sulfito: El aroma se asemeja al que desprende un fósforo o una cerilla cuando la acabamos de encender, suele pasar en los vinos recién y mal embotellados. Se puede beber ya que no es dañino.

Cuando el vino está en mal estado y lo acabamos de comprar, no nos debe dar vergüenza devolverlo, o pedir que nos lo cambien. Incluso aunque se trate de un vino barato y el gasto haya sido mínimo, tiene que estar en condiciones aptas para el consumo, por lo que debemos hacer valer nuestros derechos.

Otro caso diferente es cuando el vino se ha comprado hace tiempo, aunque se haya conservado cerrado y en aparentes buenas condiciones. En ese caso es difícil la devolución, porque el comerciante no puede saber cómo se ha conservado el vino. Hay que recordar que el equilibrio del vino es frágil, y unas pocas horas a una temperatura inconveniente pueden haber bastado para estropearlo. ¿Cómo podría hacerse cargo entonces el comerciante?

Recuerda que ni los vinos tintos más caros están exentos de presentar problemas, así que, cuando esto pase, procura retener los malos aromas para identificarlos mejor si te los vuelves a encontrar.

¡Crucemos los dedos y disfrutemos del buen vino! Hoy te recomendamos algunos vinos que hemos probado y nos han salido muy, muy buenos:

  • Ramón Bilbao Reserva 2004: Con la mezcla de uvas característica del vino Rioja, este Ramón Bilbao ofrece cuerpo, carácter y elegancia a partes iguales.
  • Fuentespina Reserva 2005: Ya son varios los reservas de Ribera del Duero que os hemos recomendado,y en este caso repetimos porque la potencia de aromas y sabores de este vino son impresionantes.
  • Pesquera Gran Reserva 2004:  Si un Reserva de Ribera del Duero es algo diferente, ¿qué decir de un Gran Reserva? De Pesquera seguro que habéis probado el Crianza, pero este Gran Reserva le supera con creces. No dejéis de probarlo.

¿Alguna vez te ha salido malo el vino? ¿Cómo lo descubriste? ¿Lo devolviste? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Cócteles con whisky (II)

Bourbon Slush

El whisky es uno de los licores que nunca debe faltar en un bar, restaurante o incluso en casa. Para muchos con hielo o con agua es suficiente, para algunos es lo mejor, pero como dicen por ahí: “en gustos y colores, no han escrito los autores”, nunca está demás saber preparar un buen cóctel a base de whisky.

Black Tooth Grin

¿Os suena? Pues se trata, probablemente, de la combinación con whisky más famosa del mundo, una que todos habréis visto alguna vez.

El guitarrista del grupo de metal Pantera, Dimebag Darrel, es el autor de este peculiar cóctel, que lleva por nombre “sonrisa con un diente negro”. En otros lugares se le llama whiscola, debido a su sencilla preparación de whisky y Coca cola.

Ingredientes

  • 1 parte de whisky
  • 5 partes de Coca-Cola
  • Hielo al gusto

Preparación

  • En un vaso grande colocar hielos al gusto
  • Verter el whisky y la Coca-Cola, remover.
  • La última moda es preparar este cóctel con whisky canadiense.
  • Las medidas pueden ser variables, se le puede dar más fuerza con una preparación de 2 x 4 o 3 x 3.

Si queréis probar este combinado de un modo diferente y siguiendo tendencia, probadlo con Canadian Club, un whisky de Canadá que está rompiendo moldes.

Bourbon Slush

Si la idea es refrescarse, este es sin duda el cóctel que se debe preparar. Mucho más original que el clásico whisky cola, y ciertamente mucho más suave.

Ingredientes

  • 750 ml de té frío
  • 350 ml de limonada concentrada
  • 170 ml de zumo de naranja
  • 500 ml de whisky
  • 1 taza de azúcar (250 gramos)
  • 800 ml de agua

Preparación

  • En una jarra grande, mezcla todos los ingredientes y añade azúcar
  • Remueve y enfría
  • Sirve en vasos largos y añade hielos si lo deseas
  • Las medidas pueden cambiarse si se desea dar más fuerza al cóctel

¿Queréis un bourbon para probar este cóctel? Os recomendamos el Old Virginia 6 Years, un Bourbon con mucha solera que tiene un toque muy moderno.

Old Fashioned

La traducción de este cóctel es “pasado de moda”, algo tan lejos de la realidad como la veracidad de este cóctel hecho a base de whisky tipo bourbon.

Ingredientes

  • 4 partes de whisky tipo bourbon
  • 2 gotas de amargo de angostura
  • 1 chorro de soda
  • 1 marrasquino
  • 1 rodaja de naranja
  • 1 cáscara de limón
  • 1 cucharada de azúcar o un chorro de jarabe de goma
  • Hielo al gusto

Preparación

  • En un vaso o copa de cóctel, verter la azúcar o el jarabe de goma, añadir las gotas de amargo de angostura, revolver hasta disolver el azúcar.
  • Añadir la rodaja de naranja y presionarla ligeramente contra el almíbar para que suelte su jugo.
  • Añadir el whisky, hielo y la cáscara de limón
  • Adornar con un marrasquino.
  • Para este cóctel se utiliza el whisky tipo bourbon, aunque no se descarta utilizar otro tipo de whisky.

Este cóctel está mucho más aromatizado que el anterior, así que aunque el Bourbon tiene un sabor algo más dulce que el de otros whiskies, conviene que sea bastante neutro en aromas, para no perjudicar la mezcla. Un Bourbon Maker’s Mark 6 Years quedará fantástico.

Y tú, ¿cómo combinas el whisky? ¿Qué whisky tomas? ¿Cambias de marca de whisky según el cóctel?