Mes: julio 2010

Las próximas ferias de vino

Ferias de vinoLas ferias del vino y salones en nuestro país adquieren cada vez más importancia. Son el eje central de encuentro entre productores, proveedores, exportadores, potenciales clientes e influyentes gurús para dar a conocer las últimas innovaciones y, a la vez, hacer contactos.

¿A cuál vas a asistir?

No asistir a estos eventos de vino (vinícolas) puede suponer una pérdida importante de relaciones personales y posibles ventas que abren nuevos mundos por explorar. En su mayoría, además, hay charlas o coloquios muy interesantes que nos marcan las pautas de las estrategias en compras, marketing y exportación a seguir. Algo que las empresas productoras, hoy en día, no pueden perderse si quieren avanzar en el camino. Veamos algunos de los más destacados:

  • Feria Catavins Sabadell 2010, del 12 al 14 de noviembre: La población de Sabadell, al lado de Barcelona, celebra la tercera edición de esta feria en la que prima su carácter profesional, enfocado, sobre todo, a la exportación. Destaca una interesante workshop en que las bodegas catalanas tendrán la oportunidad de contactar con importadores de varios países. Por otra parte, el espacio Aula Profesional concentrará las mejores catas de vinos de los expositores, que también podrán vender sus nuevas añadas al público visitante.
  • Eventos de vinoVinos y bodegas 2010 Buenos Aires, del 22 al 25 de septiembre: Cruzamos el charco para conocer de cerca los vinos más atractivos de Sudamérica. Entre sus fines está el fomento del conocimiento y la cultura del vino desde sus diferentes vertientes, con gran variedad de charlas, degustaciones y visitas guiadas a diversas bodegas de la zona. Potencia tus vinos en tales países, descubre, conoce la competencia e investiga sobre nuevas formas de vender.
  • ProWein 2011 Dusseldorf, Alemania del 27 al 29 de marzo de 2011: Es uno de los mejores sitios para conocer las tendencias del sector a nivel mundial. Porque no sólo se dan a conocer aquellos vinos que más destacan en Europa sino de todos países, con visitantes de medio mundo que buscan caldos diferentes y de extrema calidad. Las degustaciones y los eventos son los protagonistas de estas jornadas. Apúntate y no te quedes atrás.
  • Fenavin, Feria Nacional del Vino, Ciudad Real, del 10 al 12 de mayo de 2011: Es la feria por excelencia del vino español. Da un importante impulso al sector con una promoción constante de este feria durante todo el año. Se ha especializado en el negocio exterior, una proyección internacional que permite que la oferta vinícola española pueda estar presente en los mercados más importantes. Por ello, la feria cuenta con delegaciones por todo el mundo. Y es que el vino español está en alza en EE.UU., Alemania o Bélgica.
  • 6º Salón Internacional del Vino y la Viña, Lisboa del 11 al 13 de noviembre: No te pierdas las tendencias y las últimas propuestas en el campo de la viticultura, la enología y el aceite de oliva más exclusivo en Portugal. Habrá diversos espacios diferenciados, como el INNOVIT, dedicado a la investigación y el desarrollos del vino a través de las tecnologías más avanzadas, o el DESIGN, donde se darán a conocer las últimas innovaciones en branding para el vino y el aceite.
  • Wine For Asia 2010, Singapur 28 y 29 de octubre: Descubre los mejores vinos de Asia en esta feria para hacer negocios. A la vez, puede ser una oportunidad única para presentar los vinos españoles en tales países, que siempre valoran las Denominaciones de Origen de calidad.

Vinos de Portugal

Ayer leí un comentario al post “Vino y marketing del vino” en el que Paul dice que Portugal tiene unos vinos excelentes y pocos reconocidos. Y como creo que tiene razón, hoy vamos a tratar de descubrir algo sobre los vinos de Portugal, el país vecino, tratando de no recurrir al Oporto, que merece tema aparte.

¿Existe vida más allá de Oporto?

El vino de Portugal es, sobre todo, heterogéneo. Nada tiene que ver el vinho verde con el del Alentejo, ni el alvarinho portugués con el gallego, ni el vino de Madeira con alguna otra cosa.

En el norte se producen, fundamentalmente, vinos blancos, en las riberas del Minho y el Douro (Miño y Duero), con reminiscencias a los vinos gallegos aunque sea en el clima y la forma de trabajar la uva. Las variedades de uva más reconocidas son la Verdelho, Avesso, Moscatel de Alejandría y la Alvarinho. Destacan el Vinho verde y el Alvarinho.

Vinhos verdesLa diferencia más importante entre ambos es el momento de recogida de la uva y la crianza. El vinho verde es de uva temprana (de ahí su nombre), buscando un menor grado de alcohol y una mayor concentración de carbónico natural, por lo que este vino suele tener algo de aguja, aunque no tanta como esos vinos con carbónico (añadido artificialmente) que tomamos en España como vinos verdes. Un ejemplo sería el Quinta do Ferro Avesso, una joya a bajo precio. El alvarinho, en cambio, suele proceder de uvas maduras y pasa por barrica, por lo general, lo que le da un tinte más dorado y un sabor menos meloso que el del albariño gallego.

En el centro de Portugal hay una zona que destaca sobremanera por la calidad de sus vinos tintos. Es la región del Alentejo. Se está dando a conocer cada vez más, en parte por la inversión que grandes bodegas mundiales han hecho en la zona (Chateâu Lafitte fueron los primeros, hace más de diez años), y en parte porque cada vez más Portugal se ha dado cuenta de que no todos los vinos son Oporto.

 

PortoUn productor de vinos en Oporto sabe que su única preocupación debe ser elaborar buen vino, porque no faltarán compradores que se acerquen hasta su dominio para comprar. Cuando los productores alentejanos se dieron cuenta de que para ellos no sería tan fácil, empezaron a mostrar sus vinos en mercados más abiertos, empezando por Lisboa y Londres, más receptivos, y ampliando mercados poco a poco. Existen vinos que han logrado entrar en las listas de imprescindibles, como Esporao, Quinta do Carmo o Marques do Barbo, pero en general cualquier vino alentejano está listo para sorprendernos muy gratamente. Las uvas más usuales son la Trincadeira y la Aragones, más conocida en España como Tempranillo, si bien produce aromas peculiares en esta región, más aromática, con más cuerpo, golosa, amplia.

Y queda el sur. Ese sur insular llamado Madeira. En Madeira se cultivan infinidad de cepas distintas, algunas exclusivas en todo el mundo, como la Negra Mole, la Boal, Malvasía, Verdelho, Sercial y la Terrantez. Son todos vinos encabezados, es decir, a los que se les ha añadido alcohol.

Esto se empezó a hacer durante la guerra de los 100 años, entre Francia y Reino Unido. En Inglaterra se quedaron sin el vinos procedente de la Borgoña, por culpa de la guerra, y se tuvo que encontrar alternativas, sobre todo en Jerez, Oporto y la misma Madeira. Para que el vino soportase el largo traslado en barco se decidió añadirle alcohol como conservante, y esa tradición es la que desembocó en los vinos especiales que son ahora.

También tienen un particular sabor tostado debido al uso del fuego para calentar las barricas en las que se crían. Aunque conocemos el vino para su uso en la elaboración de salsas, existe vinos de Madeira que sería sacrílego mezclar en una sartén. Destaquemos el espectacular Madeira H&H 15 años.

Y todo esto sin hablar de Oporto

 

Vinos y vida en León

León es tierra de vinos, de comida, de amigos, de paso de peregrinos, de gente abierta, de templarios, de historia, de noches, de paseos, de aromas, de turismo, de tantas cosas… Pero a veces lo que más nos gusta lo tenemos tan cerca que a veces ni siquiera lo apreciamos.

Catedral de LeónUna vez, recorriendo la ruta del Cares, por Asturias, comenté que cambiaría esa zona por mi Extremadura natal con los ojos cerrados. Un lugareño me oyó y dijo que él aceptaba el trueque, que estaba harto de vivir encajonado entre montañas, y soñaba con la vasta meseta extremeña, sus paisajes claros, abiertos. A partir de ese momento empecé a mirar a mi tierra con otros ojos.

Y eso es lo que he reconocido en las personas con la que he hablado en León durante mi último viaje allí, la semana pasada. Sabemos que vivimos una etapa de crisis global pero es a nivel local donde lo apreciamos cada día. Tiendas que cierran, negocios que no salen adelante, el paro en nuestro entorno, son las huellas de la crisis. La gente se cansa y se envidian otros momentos y otros lugares en los que no parece que vaya tan mal. El pasto del vecino crece más verde, dicen. Pero no es cierto.

A pesar del pesimismo local, común a casi toda España, León sigue siendo, hoy como ayer, una tierra maravillosa. Y con unos recursos excepcionales: la vega del Órbigo, con su remolacha, su lúpulo y su maíz. La zona de los Picos de Europa, cuna de productos como el chorizo leonés y la cecina. El área de la maragatería, con el botillo y las mantecadas astorganas como bandera. Y la zona del Bierzo, con las castañas y el vino.

Hablar del vino del Bierzo es hablar de la uva mencía. Pocas veces la característica peculiar de una uva tinta marca tanto la singularidad de una D.O. En blancos, sí hay zonas especiales como Rías Baixas con el AlbariñoHuelva y la Zalema, o Jerez y la Palomino. Pero en tinto, salvo las llamadas tinta de toro, tinto fino o ull de llebre, que son nombres singulares para la tempranillo, no hay una uva propia que marque tanto el carácter de una zona. Se puede pensar, acaso, en Jumilla y la Petit Verdot, pero se trata de una uva internacional.

PittacumEsta vez, como se trataba de un viaje de reencuentro con León, he repetido vino, en contra de mi costumbre. Y lo he hecho con el Pittacum Áurea 2006, un vino monovarietal de mencía que representa lo que esta uva es capaz de dar.

La cena fueron unas patatas estrelladas con huevo de avestruz, y unas tapas de jamón ibérico. Lo del huevo de avestruz no fue una buena idea, no estaba bien cuajado y realmente no gustó, así que todos los elogios fueron para este vino impresionante, el Pittacum Áurea. Complejo, saltan a la nariz las notas de frutos rojos del bosque y violetas de la mencía entrelazados con los propios de la larga crianza, toffee y cacao sobre todo. Potente y carnoso, con un postgusto largo que invita a la más profunda meditación entre trago y trago. La carnosidad del vino (y su graduación alcohólica) calentaba los estómagos agradecidos por lo frío de la noche, y la conversación nos recordaba que, a pesar de todo, en León siempre hay un sitio para los buenos momentos.

La producción de vinos en la Patagonia argentina

La región patagónica tiene todas las condiciones para producir uvas y vinos de la mayor calidad. En los próximos años, el sur americano puede convertirse en una verdadera “bodega del mundo“.

Patagonia argentina

Desde hace al menos una década, la Patagonia argentina ha cobrado un inusitado auge como una de las regiones turísticas más atractivas del mundo. Y no es para menos, ya que sus condiciones naturales de inmensidad y variedad geográfica la transforman en un lugar salvaje, inexplorado y bello; uno de los últimos rincones del planeta en donde el hombre sigue pareciendo pequeño e insignificante.

Pero, detrás de esa majestuosa belleza natural, se esconde otra faceta menos conocida que la vuelve apetecible a las inversiones locales y extranjeras: la de ser un oasis para el desarrollo de actividades agrícolas, especialmente el cultivo de árboles frutales y vides. Si a eso le sumamos un clima ideal para la implantación de las variedades de uva más finas, el resultado es un promisorio futuro vitivinícola.

A primera vista, el nombre Patagonia trae de inmediato la imagen de “árido, ventoso e inhóspito”, es decir, bien lejos de toda actividad agrícola tradicional. Sin embargo, en Argentina, todas las regiones del vino se sitúan en áreas similares, donde cualquier cosa verde que crezca del suelo lo hace a merced del riego y los cuidados del hombre. Una mirada más atenta puede descubrir algunas claves naturales basadas en una privilegiada situación ecológica:

  • La latitud, ubicada en la franja de los 39 a los 45 grados sur, que la convierte en la zona productora de vinos más austral del mundo.
  • El clima especial, en el que se alternan noches muy frías y días de sol intenso, con gran amplitud térmica que favorece la lenta maduración de las uvas (en la escala Winkler, pertenece a la región II). De este modo, los jugos llegan, al momento de la cosecha, con un equilibrio perfecto entre azúcar y acidez.
  • La ausencia de humedad ambiente y cualquier tipo de contaminación, que asegura la absoluta sanidad de la materia prima.
  • La enorme cantidad de terreno apto para el cultivo sin explotar y el bajo costo de la tierra, que vuelve a la Patagonia una región muy atractiva para las inversiones a mediano y largo plazo.
  • La interesantísima posibilidad de conjugar la actividad vitivinícola con una pujante y tradicional actividad turística.
  • La posibilidad concreta de establecer una denominación de origen o sistema de certificación geográfica similar.

Aprender a oler un vino

Oler el vinoUno de los sentidos presentes en la degustación de un vino es el olfato. Este sentido del olfato debe ser entrenado para que la fase olfativa de los vinos en la degustación sea satisfactoria, no es algo que se logre con tan sólo ser un aficionado y oler un par de vinos. Dado que la única forma de entrenarse es oliendo una y otra vez, es importante saber cuáles son los aromas que debemos tener en mente para practicar, y a partir de ello practicarlos una y otra vez.

La mayor parte de los olores que se deben experimentar están presentes en nuestra vida diaria, por lo que el entrenamiento no tiene por qué ser algo complicado, en realidad es muy fácil si se tiene constancia y concentración: solamente prestar atención a lo que podemos oler en casa, al aire libre y principalmente en la cocina.

No debemos olvidar que en una inspiración normal se sienten los aromas, pero muy diluidos, por esta razón lo más conveniente es realizar inspiraciones largas y profundas, y prestando mucha atención. Además es importante no repetirlas más de 2 ó 3 veces, para no fatigar el olfato. Les dejamos para comenzar con esta práctica guía de los diferentes olores que debemos poder reconocer. ¡Así que a entrenarse!

  • VinoLos olores esenciales: a este tipo de olor lo clasificaremos en químico, floral, frutal y vegetal en general, se deben incluir en estos últimos las hierbas y especies.
  • Los olores químicos: serán el ácido acético (vinagre), acetato de etilo (esmalte de uñas y quitaesmalte), diacetilo (aroma de la margarina, muy similar al de la manteca), anhídrido sulfuroso (se asemeja a huevos podridos), alcohol etílico o etanol.
  • Los olores florales: rosa, violeta, jazmín, geranio, azahares cítricos, bastante bien identificables entre sí.
  • Los olores frutales: manzana verde y roja, durazno, pera, limón, pomelo, ananá, frutilla, banana, uva, ciruela, cereza, todos ellos en la fruta fresca y luego de cocida.
  • Los olores vegetales: ajo, cebolla, pimiento rojo y verde, espárrago, aceitunas verdes y negras, hongos, pasto recién cortado y seco, eucaliptus.
  • Por último, los olores de hierbas y especias: canela, clavo de olor, pimienta, menta.

Buscamos un experto en PHP5

PHP Developer

Uvinum es una startup ubicada en Barcelona, fundada por 3 apasionados del vino provenientes de empresas punteras de Internet en España como Softonic o eDreams. Pretendemos democratizar el mundo del vino a través de nuestro site de compras y recomendaciones sociales, y liderar el sector vinos online en España a lo largo del próximo año. ¡Y lo vamos a conseguir con tu ayuda!

¿Qué buscamos?

Queremos incorporar un técnico experto en PHP5, con experiencia en orientación a objetos y patrones MVC, uso y optimización de bases de datos MySQL, así como una base sólida de Javascript & AJAX (si ya usas JQuery, punto extra). Valoraremos experiencia o nociones de: Subversion, Memcached, Sphinx, Apache, sistemas y algoritmos de filtrado colaborativo…

Buscamos a alguien acostumbrado a resolver problemas en el Mundo Real™, capaz de mantener la mente fría en situaciones de trabajo bajo presión, meticuloso y cuidadoso en los detalles, pero sobretodo: alguien que ame lo que hace, con muchas ganas de aprender, de investigar y de intercambiar conocimiento con el equipo. ¿Eres tú?

¿Qué ofrecemos?

Formar parte de un verdadero Equipo A de internet en los estadios iniciales de una compañía que pretende dar el Gran Salto a lo largo del 2011, ayudando a construir el site que va a revolucionar el mundo del vino a través del social shopping y las recomendaciones personalizadas, y en el futuro, liderar el equipo de programación como Lead Developer. Queremos que seas parte y causa de esta revolución.

Creemos firmemente que sólo podremos conseguirlo con un equipo humano excepcional, por eso cuidamos a nuestra gente: el horario es flexible de lunes a jueves y los viernes trabajamos hasta el mediodía, durante todo el año. Además, todos nuestros empleados pueden dedicar parte de su jornada laboral a proyectos de I+D propuestos por ellos mismos.

Responsabilidades

  • Programación de nuevas funcionalidades en la web y el backend.
  • Elaboración de juegos de pruebas (unit testing)
  • Documentación de código y procesos
  • Revisiones periódicas del rendimiento de la aplicación y análisis de posibles optimizaciones tanto a nivel de código como de base de datos.

Requisitos mínimos

  • Experiencia mínima de 2 años con PHP5 y MySQL
  • Programación OO y uso de patrones MVC
  • Conocimientos sólidos de Javascript & AJAX.
  • Capacidad analítica. Cuidado por los detalles.
  • Buenos hábitos en cuanto a la organización del tiempo y el trabajo en equipo.
  • Uvinum es un proyecto con vocación internacional. Como mínimo, deberías poder defenderte en inglés.

Puntos extra, para nota

  • Uso de la librería de Javascript JQuery
  • Haber trabajado con sistemas de control de versiones. Actualmente usamos Subversion, pero también valdrían Mercurial, Git…
  • Experiencia en programación de juegos de pruebas tanto en PHP como en Javascript.
  • Experiencia con motores de búsqueda fulltext como Sphinx o Lucene
  • Conocimientos de Memcached, Redis, MongoDB…
  • Experiencia con los Amazon Web Services: S3, EC2…
  • Experiencia con aplicaciones de e-commerce tipo Magento, osCommerce…
  • Haber trabajado con las API de Facebook, Twitter, Google (GData)…
  • Experiencia con algoritmos o sistemas de filtrado colaborativo
  • Conocimientos administración de servidores entorno LAMP, configuración sistemas de backup, servicios dns, etc.
  • ¡Que te guste el vino, por supuesto! 😉

Si has leído esto y crees que eres La Persona Adecuada, estamos deseando conocerte: Inscríbete en la oferta de Infojobs.

Una copa de vino al día y salud

VinoSe acostumbra en muchos países a beber vino todo los días en las comidas como algo normal, una costumbre que puede llegar a parecer hasta rara en algunas culturas, pero no en otras. En gran parte de Europa y América es algo que no sorprendería a nadie, beber una copa de vino al día es lo más normal del mundo, pero el punto que tratamos no es el cultural ni el social, ni mucho menos la virtud del vino y el placer que conlleva deleitarse con él.

Estudios realizados en muchas partes del mundo han concluido que el consumo de vino tinto moderado diariamente alarga la expectativa de vida de las personas en un 36% más que las personas que no acostumbran a beber; es decir que las personas que beben pequeñas dosis de vino al día (una copa) tiene aproximadamente 3.8 años más de vida de los que no beben.

Así mismo estas personas que beben una copa de vino tinto al día tiene 34% menos riesgo de tener problemas cardiacos, mal que aumenta el índice de mortalidad en las personas de las tercera edad.

Otras bondades del vino tinto

El vino además de hacernos vivir más posee otros dones que podrían lindar con lo medicinal tranquilamente. Como es sabido, el vino tinto ayuda considerablemente al sistema circulatorio. Pero los poderes del vino no quedan ahí, la Doctora Janet L. Stanford dijo que los hombres que beben entre 4 y 5 copas de vino tinto a la semana tendrán un 50% menos incidencia en el cáncer de próstata, además acotó que el vino es un poderoso antioxidante, un buen anti-inflamatorio y sirve de gran ayuda para eliminar células cancerígenas.

Según los estudios, el vino blanco, cerveza y otros licores no poseen el valor preventivo que posee el vino tinto.

Otra de las milagrosas bondades que se le atribuye al vino es la de ser un aliado para bajar de peso, esto se le atribuye a que el hígado suele procesar las calorías del vino tinto de manera distinta a otras, y a su vez son convertidas a energía y no en grasa.

Recomendar el consumo de alcohol con un fin medicinal puede resultar hasta arriesgado, pero han quedado claras las tantas bondades del vino y su consumo moderado, que sólo queda recalcar que, ya sea el vino u otro licor, su consumo debe ir acompañado de buen juicio y moderación.

Datos extraídos del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Wageningen (Holanda).

Si quieres ampliar la información, puedes ver el artículo sobre 8 beneficios del vino tinto para la salud.

Este verano, ¡playa en la Costa Brava y vinos DO Empordà!

¿Qué tendrá la Costa Brava que es la preferida por todos en la época estival? No es ningún secreto: playas de extrema calidad, reconocidas a nivel mundial, y pueblos pesqueros de impresionante belleza.

Tras un chapuzón y una larga jornada de sol, la mejor opción es comer al aire libre junto a una botella de vino. Si tenemos la suerte de estar en esta región de Girona, podremos saborear la rica gastronomía del lugar, protagonizada por la ternera del país, el “suquet” de pescado o el “trinxat”.

Y, cómo no, tales platos adquieren otra dimensión con los vinos de la tierra, que presentan unas características peculiares: sabor a mar, recuerdos de pescadores y noches mágicas por descubrir.

DO Empordà

Vino DO EmpordàLa zona de producción de la DO Empordà está situada en el extremo nororiental de Cataluña y engloba un total de 48 municipios distribuidos en dos comarcas: 35 municipios del Alt Empordà y 13 municipios del Baix Empordà.

Dentro de su clima, cabe resaltar el fuerte viento del norte, llamado la Tramontana, que presenta rachas que suelen superar los 120 kilómetros por hora. Este fuerte viento beneficia el cultivo del vino que se produce en esta rica zona.

Aunque parezca lo contrario, la DO Empordà está formada por un amplia gama de vinos, de elevada calidad, tanto de reserva como de crianza. Los blancos y rosados, preferidos durante la época estival, se realizan con variedad autóctonas y tienen aromas muy frescos. En los tintos, domina claramente la Garnatxa, un vino dulce natural que da un sabor exquisitos a los postres. Otras variedades, como el Moscatell o la mistela, también son típicos de esta región.

¿Qué vinos elegir?

  • Durante una comida al borde del mar, recomendamos sabores naturales. Mas Oller Mar Blanc 2009 es un blanco bastante nuevo, y como particularidad presume de ser valorado en 92 puntos en la Guía Peñín de 2010. Casi nada.
  • ¿Una ensalada con quesos azules y pescado de segundo? Ya olemos el plato. Para completar tales delicias nada mejor que Quinze Roures 2008, un vino blanco, envolvente por su madera, que desprende olores a frutas.
  • La noche llega y es hora de comer algo más contundente. La ternera será regada por un tinto ViDiví 2007, una garnacha mediterránea que desprende sabores contundentes.
  • Para complementar nuestro postre, el Anubis Moscatell de l’Empordà 0,50 L. es una buena opción para llenar nuestro paladar de vino dulce y maduro. Es, sin duda, la mejor forma de acabar una larga noche de verano.

Vino vs. Cerveza

Mucho se ha hecho referencia acerca de la diferenciación que se hace entre las distintas estaciones climáticas del año y cuáles son las bebidas a tomar según su temperatura. Según la historia reciente de la gastronomía, la cerveza es una excelente bebida para las actuales jornadas de calor, pero el vino, ¿es para todo el año? Aquí, entonces, la respuesta.

El vino, la cerveza y cuándo degustar una de ellas

Antes vale aclarar que la industria vitivinícola ha avanzado mucho de la mano de la tecnología en los últimos años, por lo cual los procesos de producción han evolucionado y han perfeccionado las bodegas de todo el mundo. Así como los cultivos ganaron con los avances, el producto final se ha refinado.

Fue precisamente ello que dio lugar a un renovado consumo de la bebida a base de uva y que permitió instalar la idea de que el vino ya no es sólo una bebida para acompañar una comida, sino para todo tipo de eventos. La historia afirma lo contrario: antes, se lo consumía por la noche, pero no en una fiesta, o en una comida no relacionada con la bebida.

Vino y cerveza

Pues bien, al recordar el crecimiento en los últimos tiempos, la discusión hoy difiere en cómo se instala la idea de qué consumir cuando hace calor y qué consumir en invierno. Queda claro que con 30 grados de temperatura, siempre dentro de las bebidas alcohólicas, la cerveza se posiciona como tal.

Pero quien gusta del vino también consume cerveza, pero al mismo tiempo puede pensar en un vino blanco, bien helado, dulce o seco, un espumante. La diferencia que la cerveza se la toma al pasar, en una tarde o bien antes de comer. El vino, en cambio, se lo asocia directamente al instante de comer.

Aquí entra en juego el papel de las agencias de publicidad, que transmiten con éxito un mensaje directo hacia los jóvenes. Las bodegas, en cambio, no logran insertar ese target juvenil. Además, en las comidas informales o al salir de tapas, la cerveza se instala como referente. El vino, en cambio, no.

Por tendencia de las bodegas en los principales países productores de vino, se lo consume cada vez más en todo momento del día y la circunstancia del caso, como una fiesta, una recepción o un evento determinado. Quien consume vino, también consume cerveza, en general. Quien consume cerveza, no siempre consume vino.

La comparación existe pero pierde fuerza con el paso del tiempo, porque mientras la bebida gaseosa amarilla respeta sus orígenes y apunta su mensaje a ello, el vino gana terreno. Se consume más tinto que blanco, pero cada día encuentra más adeptos a beber una copa, en cualquier horario, y en cualquier temporada.

La temperatura ideal para beber un vino

Temperatura del vinoLa temperatura del vino es un tema de larga data y de mucha controversia, como es de dominio popular el vino blanco se toma más frío que el vino tinto, pero ¿cuál es la temperatura exacta para poder disfrutar el vino en todo su esplendor?, trataremos de diluir este y otros interrogantes a continuación.

Usualmente los vinos son guardados en sótanos o sitios fríos de la casa, lugares que podrían llegar a los 11 grados centígrados, teniendo en cuenta que la temperatura ambiente normal fluctúa entre 18 a 25 grados centígrados. Estos detalles climatológicos aún complican más ya que todo dependerá de donde se encuentre y en que estación del año esté, el abanico de distintos climas se abre en un sinfín de alternativas que hacen imposible tener una temperatura exacta. De todas formas, siempre es recomendable usar termómetros de vino para comprobar la temperatura exacta.

La temperatura en los vinos tintos

Los vinos tintos se deben beber en lo que llaman temperatura ambiente, es decir, entre 16 a 18 grados centígrados, esta temperatura ayudará a guardar el sabor, aroma y cuerpo del vino.

Sin embargo:

  • Si el vino tinto en cuestión es joven la temperatura ideal será más baja, entre 12 a 15 grados centígrados, así podremos saborear su frescura, y algún matiz floral o frutal si lo tuviera.
  • Si el que tuviera en nuestras manos es un vino de crianza, la temperatura ideal deberá estar entre 16 a 18 grados centígrados, así apreciaremos su bouquet de la mejor manera.
  • Si el vino es de grandes añadas podría beberse hasta en 20 grados centígrados, aquí dependerá mucho el tipo de origen del vino.

La temperatura en los vinos blancos

Los vinos blancos definitivamente se disfrutan mejor fríos, más que los vinos tintos. Pero como en el caso de los vinos tintos, existen algunas variedades específicas de vinos blancos. Si el vino blanco que vamos a beber es un vino blanco joven, lo ideal es disfrutarlo por debajo de los 10 grados centígrados, hasta 7 u 8 grados es lo ideal, así resaltaremos sus aromas, sin llegar a desnudar su acidez o el sabor a alcohol.

Si el vino blanco es semiseco podríamos tomarlo hasta en 6 grados centígrados, destacaremos así su suave dulce y su sabor frutal. Los vinos blancos finos se disfrutan muy bien en 10 grados centígrados, entre ellos podríamos nombrar los vinos manzanillos.

Mención aparte reciben los vinos rosados, estos deben beberse preferiblemente por debajo de los 8 grados centígrados nunca menos de los 6 grados. Los cavas son recomendables beberlos entre 5 a 7 grados centígrados.