Denominaciones

España

Los vinos de España tienen su origen en el litoral sudoccidental de Andalucía. Durante siglos, España sólo tuvo 2 regiones importantes: Jerez (la más antigua) y Rioja. Hoy en día la situación de los vinos ha cambiado totalmente siendo muy relevante tanto por su poder económico como su posición de liderazgo como 1er productor mundial de vino.

El cultivo de vinos de España y la incorporación de nuevas tecnologías en la elaboración de los vinos ha permitido a los vinos españoles incrementar su calidad a lo largo de los años. Gracias a climas y suelos diversos, España cuenta con las condiciones ideales para cultivar cepas autóctonas como el Albariño, el Tempranillo o la Garnacha de reconocido prestigio alrededor del mundo.
Y esto ha sido posible gracias al crecimiento y prestigio de grandes bodegas españolas como: Osborne, Enate, Grupo Pesquera, Vega Sicilia, Protos, Torres, Cune (C.V.N.E.) o Marqués de Cáceres. Finalmente, las denominaciones de origen han reafirmado su reconocimiento mundial como Rioja, Ribera del Duero o Priorat.

En España se cultivan 1,15 millones de hectáreas repartidas en las 17 Comunidades Autónomas en las cuales se producen vinos tintos, blancos, rosados, espumosos, licorosos o de aguja. España tiene además los viñedos más extensos que cualquier otro país en Europa.

España es sinónimo de vinos y de gastronomía.

Francia

La producción de vinos de Francia es una de las más variadas de todo el planeta, todo ello debido, principalmente, a la disparidad climática y geográfica que hay de unas regiones vinícolas a otras. La elaboración de vinos franceses se lleva a cabo en 8 zonas diferenciadas, estas son las de Champagne, Alsacia, Borgoña, Valle del Loira, Burdeos, el suroeste de Francia y las de influencia mediterránea.

Francia llega a elaborar unos 60 millones de hectolitros de vinos a partir de las 800.000 hectáreas de viñedo a lo largo de todo el país. La calidad de esos vinos viene marcada a partir de 2 aspectos muy importantes, el terruño y la denominación de origen controlada.

Las cepas cultivadas en Francia, originarias de esta tierra y luego expandidas a todo el mundo, son las Chardonnay, la Cabernet Sauvignon, la Syrah, la Pinot Noir o la Sauvignon Blanc. A día de hoy todas ellas se encuentran entre las más importantes en muchos de los viñedos de calidad.

Italia

Para los vinos de Italia, el viñedo italiano es uno de los más antiguos del mundo. Además, por supuesto, de ser uno de los líderes de producción vinícola con una amplia variedad de vinos brotando de su geografía excesivamente montañosa.

Las variedades de uva cultivadas y utilizadas en los vinos de Italia son casi innumerables, aunque destacan las cepas tradicionales con amplio calado en el país. Así entre las tintas tenemos la Zinfandel, la Dolcetto, la Nebbiolo, la Bonarda Piamontese, la Marcemino o la Pinot Nero. Dentro de las blancas, nombres como los de las cepas de Trebbiano, Cortese, Vernaccia di San Gimignano o la Riesling Itálico.

Se cuenta con 18 regiones productoras de vinos de Italia diferenciadas, todas ellas de gran renombre y reputación internacional, como las de Piamonte, Lombardía, Toscana, Lacio o la Campania.

Portugal

Los vinos de Portugal, que es el sexto país vinícola en el ranking de la producción mundial, ocupan el tercer puesto dentro de los vinos encabezados. Una de sus características fundamentales es la conducción de las cepas en porte alto, con el fin de evitar el riesgo del mildiu, sobre todo en el norte.

Los vinos de Portugal se dan en un clima ideal para el cultivo de la vid. En la mitad septentrional de la zona vinícola es lluvioso, con la única excepción del Alto Douro, donde el verano es largo, luminoso y tórrido.

Los vinos portugueses se clasifican de la siguiente manera, teniendo en cuenta la producción, los sistemas de elaboración y el tipo de caldo. Así tenemos el vino verde, con un aire joven fresco y ácido, el vino maduro, elaborado y envejecido por el sistema normal y actual, y, por último, el vino rosado.

Alemania

Para los vinos de Alemania, los viñedos alemanes se sitúan tan al norte como lo permite el periodo de maduración de la uva, en tierras inapropiadas para la agricultura normal. En el viñedo Alemán se mezclan las esencias de las uvas y las del suelo, formando vinos de baja graduación alcohólica y con poco cuerpo, con matices de sabor y envueltos en un intenso aroma.

Los vinos de Alemania nacen del Rin y sus afluentes, en el vínculo de conexión entre las 11 regiones vinícolas del país. Los viñedos se extienden desde la frontera con Suiza, al sur, hasta Bonn en el norte del país, a través de Schloss Johannisberg, en la región de Rheingau. Los mejores viñedos están en la zona septentrional nunca a más de 160 metros sobre el nivel del mar.

Los vinos alemanes suelen ser equilibrados, su aroma depende del suelo, del viñedo y de la variedad de la uva. De ahí se deduce la importancia de la altura e inclinación de los viñedos, así como del drenaje que proporcionan las pizarras y la presencia de variedades muy aromáticas como la Riesling.

Estados Unidos

Los vinos de Estados Unidos se elaboran prácticamente en todos y cada uno de sus estados, ocupando el 4º lugar entre los principales productores vinícolas del mundo, tras Francia, Italia y España. De entre todos sus estados, California es el principal exponente de esta industria de vinos en el país, seguido por los de Washington, Oregon y Nueva York.

Los vinos de Estados Unidos se extienden en viñedos a lo largo de más de 4.500 km2 de superfície, siendo las principales regiones productoras, las de la Costa Oeste, la de Las Montañas Rocosas, el Suroeste del país, el Medio Oeste, la Costa Este y la Región de los Grandes Lagos.

Para los vinos de Estados Unidos se trabaja con 3 tipos de cepas, divididas por categorías de origen. Las vitis vinífera, de origen europeo, como la Zinfandel, Cabernet Sauvignon, Cariñena, Garnacha, Barbera o Merlot, entre las tintas, y las Colombard, Chardonnay o Sémillon para las blancas. El 2º grupo lo forman las cepas indígenas, como las Mission, Catawba o Vitis Labrusca. El 3º y último está formado por las nuevas variedades, producidas por cruces e injertos.

Sudáfrica

Los vinos de Sudáfrica se dan sobre unas tierras de condiciones casi perfectas para la viticultura. Los viñedos se desarrollan en paisajes de grandes contrastes, bajo montañas grises y azules que se adentran en valles de verde intenso en verano y rojo ardiente en otoño. Su clima en mediterráneo, con lluvias en invierno y largos y secos veranos, suavizados por las brisas marinas.

El abanico de vinos de Sudáfrica es muy amplio, yendo desde el tipo Oporto o Jerez, vinos dulces de postre, hasta los tintos robustos y ligeros o los blancos aromáticos jóvenes y con crianza, sin olvidarnos de los espumosos o los aguardientes.

El viñedo de Sudáfrica está dedicado en un 75% a variedades de uva blanca, como la Chenin, la Muscat, la Chardonnay, la Ugni Blanc, la Riesling del Rin o la South Africa Riesling. Las cepas tintas son, mayoritariamente, la Pinotage, la Cinsault, Syrah, la Alicante Bouschet o la Tinta Barroca.

Australia

Los vinos de Australia han vivido un espectacular desarrollo en los últimos años. En los últimos 15-20 años, sus exportaciones han crecido hasta los 350 millones de litros y el número de bodegas ha llegado a las 1.350. Además, Australia tiene como objetivo doblar estas cifras vinícolas en la próxima década.

La industria de los vinos de Australia busca sacar partido de las nuevas tecnologías y la flexibilidad. No existen las denominaciones de origen y las bodegas tienen la posibilidad de producir distintos vinos y variedades, manteniendo un único control geográfico sobre ellas.

Los vinos australianos se cultivan, principalmente, en el sureste de la isla, donde se da un clima similar al mediterráneo, pero con otoños algo más largos. Esto aumenta el periodo de maduración de la uva, dándole a los vinos más cuerpo y graduación alcohólica que a los vinos típicamente mediterráneos.

En Australia, el vino proviene de vides de variedades francesas con pie americano. Así entre las variedades blancas nos encontramos con Chardonnay, Moscatel, Semillon, Riesling y Sauvignon Blanc. Entre las tintas, más clásicos, con el Shiraz, Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir y Monastrell.

Chile

La producción de vinos de Chile goza de una larga tradición. Desde aquellos primeros días de fuerte influencia de las costumbres españolas, la producción de vinos chilena se ha consolidado, hasta alcanzar su lugar actual de referencia mundial entre los mejores vinos del Nuevo Mundo.

Los mejores vinos de Chile se dan, principalmente en los valles del centro del país. Los valles de Casablanca, del Maipo, del Maule, del Curicó, Rapel y del Colchagua, en los que se dan variedades de uvas francesas, pero con refinamientos tanto en los ensambles como de las técnicas de maduración.

Los vinos de Chile presumen de pertenecer al único lugar del mundo donde se da la variedad de uva Carménère, considerada extinta hasta 1990, cuando fue redescubierta. Entre los vinos tintos, ofrecen varietales de Cabernet Sauvignon, Merlot y Carménère, con uvas de Cabernet Franc, Syrah, Malbec y Pinot Noir. Si atendemos a los vinos blancos, los nombres de las varietales son de Chardonnay, Suavignon Blanc y Semillón, entre las uvas, las dominantes son la Colombard y la Chardonnay.

Argentina

Los vinos de Argentina y su historia tienen un corto recorrido en el país. La crianza del vino, tal y como la entendemos en estos días, no va más allá de los 10 años de antigüedad, pero el espectacular desarrollo que ha tenido hasta el momento permite a los viticultores estar muy orgullosos de lo conseguido y, sobre todo, por lo que el futuro promete.

Los vinos de Argentina se dan en una amplia región de más de 2.400 kilómetros que se extiende a los pies de los Andes, desde la Provincia de Salta hasta la de Río Negro, una zona con una combinación de días de gran amplitud climática y con sol que favorecen una buena maduración de la uva.

La variedad de vinos de Argentina cubre un amplio abanico. Nos encontramos variedades tintas, como la Cabernet Sauvignon, Malbec, Syrah, Tempranillo, Merlot y Pinot Noir, y entre las blancas, las de Chardonnay, Torrontés, Sauvignón Blanc, Semillón, Riesling y Viognier.

Nueva Zelanda

Los vinos de Nueva Zelanda protagonizan unos de los éxitos más importantes en el panorama vinícola internacional. Los viñedos son más numerosos en la Isla del Norte, pero es en la Isla del Sur donde se están produciendo grandes vinos blancos, de “vendimias tardías” con la variedad Riesling.

La producción de vinos de Nueva Zelanda, buscando su lugar en un mercado tan amplio como el del vino, ha intentado seguir la hoja de ruta marcada por su vecina Australia. Es decir, apostar por vinos suaves, de los más buscados hoy en día, apoyados en las nuevas tecnologías de producción y para las bodegas.

Las principales variedades de uva cultivadas para los vinos de Nueva Zelanda son las blancas de Breidecker, July Muscat, Planet, Chardonnay, Müller-Thurgau, Chenin Blanc, Riesling, Muscat, Sauvignon Blanc, Sémillon, Palomino y Gewürztraminer. Para los tintos se prefieren las variedades de Cabernet Sauvignon, Gamay, Pinot Noir, Merlot y Pinotage.

Grecia

Para los vinos de Grecia, los viñedos griegos tienen una larga tradición, datados muchos ellos entre los siglos XIII y XI antes de Cristo, cultivándose de manera muy parecida a la de hoy, con las cepas alineadas en filas paralelas. La poda se practica de formas diferentes, según las cepas, el suelo y la fuerza del viento.

Los viñedos más jóvenes se extienden sobre unas 8.000 hectáreas, en las que destaca la riqueza en cepas indígenas de calidad, subsistiendo hasta hoy bajo las mismas denominaciones. Estas variedades se han cultivado desde siempre al abrigo del clima mediterráneo mayoritario en Grecia, uno de los más adecuados para unos viñedos de calidad y con personalidad, como los que mantiene el país heleno.

Las variedades cultivadas para los vinos de Grecia llegan a más de 300, destacando, entre ellas las Liatiko, Fotsifali, Mavoudi, Amorgiano, Athiri, Negoska, Moscatel de Trani, Moscatel, Moscatel Blanco y de Alejandría, Limnio, Monemvassia y Aidani.

wine in moderationEl abuso de alcohol es peligroso. Consume con moderación.

  • Confianza online
  • Secured by GeoTrust
  • Visa, Mastercard, American Express, Paypal
902 732 123 9.30h - 19.30h

Otras marcas de Verticomm

Enviar a:
Moneda: